Miércoles, 25 de Noviembre de 2020

Otras localidades

Masai Mara

Poblado Masai en Tanzania

Poblado Masai en Tanzania / ANA MANSERGAS

Querido viajero,

La ruta "Memorias de África" arranca en el lago Naivasha, un lago precioso donde es lindo dar un paseo de buena mañana. Comenzamos atravesando unos árboles grises y secos, unos árboles con una estética a lo Tim Burton.

Un lago que te brinda la posibilidad de disfrutar de hipopótamos y de un desfile de aves maravilloso (cormorán, martín pescador, flamencos, pelícanos, águila bigardo, garza, cigüeña) y más animales como antilopes de agua, jirafa, ñus, gacelas de Thomson, impalas... Fue muy lindo. Un buen comienzo de Safari. Desde el lago pusimos rumbo a Masai Mara donde pasamos dios días deleitándonos con las maravillas que nos brinda la fauna africana.

Masai Mara es un parque perfecto para primerizos y para quienes quieran apostar por lo seguro. No fallas. No me detendré mucho tiempo en describir el Masai Mara pues se trata de un referente en el mundo de los safaris, en concreto, y en África, en general. Lo que sí me gustaría destacar es el alojamiento que Kananga tiene en este parque frente al afluente del río Mara, el Talek , es el Kananga River Camp, un alojamiento que destaca, que marca la diferencia y que hace disfrutar de un safari con todas las comodidades cuando llegas a un campamento. Un alojamiento que me hacía trasladarme al gran clásico cinematográfico de 1985, Memorias de África; quizá por ello Kananga Viajes de este nombre a su ruta, porque te hace sentir ser como Meryl Streep y Robert Redford, si le ponemos un poco de literatura romántica al asunto.

Sobrevolar el Masai en globo me encantó, es linda la sensación , las vistas, ver el parque desde la altura, etc. Estuvimos una hora volando, la hora del amanecer, y disfrutando de esta maravilla de la naturaleza además en un vuelo muy suave y relajante. Terminamos el vuelo y nos fuimos a desayunar frente al río Mara viendo los hipopótamos, cocodrilos y zebras. Un desayuno de película. Después de desayunar comenzamos el safari en 4x4. Hasta las 2 de la tarde que llegamos al campamento, vimos un montón de leones, búfalos, antílopes varios, zebras y conseguimos ver el rinoceronte negro que está en peligro de extinción. Vimos dos en concreto y fue satisfactorio. Estábamos cansados por el madrugón pero la excitación de ver tantos animales nos hacia estar más despiertos que nunca. Llegamos al campamento y seguíamos en una película; empezó a nublarse de repente y a llover, mucho, intensamente y la sensación de placer fue en aumento. Pasamos del calor al frescor de la lluvia en minuto y medio. Me sentía muy bien, muy satisfecha y con una sensación de placer especial. Después de comer seguía lloviendo, me metí en la tienda con la mosquitera bajada viendo como caía el agua , comencé a escribir y sólo quería que no dejara de llover. A pesar del la lluvia, salimos de safari por la tarde. Seguimos viendo animales mientras chispeaba, y el frescor de la lluvia rociaba mi cara cansada del día pero con una sensación de bienestar total. Me gustó ver cómo los animales se comportaban en su hábitat bajo la lluvia. Esa noche me fui a la cama con una sensación tan placentera que todavía la recuerdo.

De Masai Mara seguimos a Lago Victoria, uno de esos espacios que llama la atención. El viaje por carretera , de nuevo en camión, es espectacular. Es como estar viendo una película de cine por la ventana. Ver las carreteras llenas de vida y de alegría, los niños que saludan como sí les fuera la vida en ello, adultos que te observan, te miran, ni se inmutan , otros que rechazan ser fotografiados y todos ellos desbordantes de una amabilidad y una alegría admirable que contrasta en ocasiones con el contexto en el que viven. El paisaje fue cambiando y de una paisaje más seco, se fue transformando en un paisaje verde, frondoso y de tierra roja, lleno de plantaciones de te y de café que le da una aspecto tan lleno de vida, tan alegre y tan vital que recarga las pilas de cualquiera. El lago Victoria es, para algunos, el segundo lago más grande del mundo, dividido entre Tanzania, Uganda y Kenia, mide 70 mil kilómetros cuadrados. Navegar por sus aguas es maravilloso y, si es posible, visitar uno de sus pueblitos de pescadores es interesante, duro pero interesante. Nosotros visitamos un pueblito de pescadores Luo. Los Luos son una de las tribus mayoritaria en Kenia, y es que en Kenia existen un gran número de tribus, es el principal problema del país ya que existen muchos conflictos entre ellos. Las tribus se dividen en dos grandes grupos, los Bantúes (kikuyus) y los Niloticos (Luos).

El pueblito de pescadores, es pobre, tremendamente pobre, es uno de los pueblos con mas índice de SIDA en toda África. Los pescadores se marchan donde hay pescado y se quedan las mujeres solas con hijos y sin apenas recursos. Se han de prostituir y el uso del preservativo no esta extendido entre la población, aunque se reparta en muchos lugares, no se usa. En el pueblo los niños medio desnudos y sin zapatos se lanzaron hacia los "blancos" cuando llegamos. No paraban de cogernos de la mano, no querían soltarnos, fue una sensación demasiado forzada... Se notaba la falta de cariño y la dependencia que se había creado después de tantas visitas que previamente, en años anteriores, habían pasado por el poblado haciendo de "reyes magos", es decir, dándoles caramelos, lápices, dinero, etc... Justo lo que NO hay que hacer cuando se visita un lugar así para no crear relaciones de dependencia y evitar la imagen del "blanco" salvador de África. Dimos un paseo por el pueblo para saber cómo trabajaban el pescado que después de pescarlo, lo secaban al sol. También bordear la isla de los pájaros y la isla secreta y deleitarnos con sus aves y reptiles es imprescindible.

Desde el Lago Victoria, pasamos unas 8 horas en camión hasta que llegamos a Serengeti. Es el mismo Parque Nacional que Masai Mara sólo separado por una frontera política y administrativa que en su día hizo que el mismo parque perteneciera una parte a Kenya y otra a Tanzania.

El Serengeti , podría ser el hermano mayor de Masai Mara. El campamento de Kananga allí, es igual de espectacular que el de Kenya. Tiendas de lujo, en un lugar exclusivo, en el mismo centro del Serengeti, con vistas a la llanura infinita, sin campamentos alrededor y justo al lado del río Seronera. Sencillamente maravilloso, insultantemente bello.

Cuando recorres el parque del Serengeti, tienes la sensación del infinito, de ahí su nombre. Nunca termina... hasta que llegas al Gnorongoro. La parte que más me ha impresionado de toda esta ruta. Nunca imaginé un cráter con esas tonalidades, esas vistas y esos paisajes. Nunca. En cuestión de minutos cambia el paisaje, cuando vas descendiendo la frondosidad verde se transforma en una llanura de tonos suaves. Es muy especial. El paisaje es único y tan espectacular que podría eclipsar a la fauna, pero no importa. Se trata de uno de los lugares imprescindibles en África, uno de mis "Top 5". Y una de las cosas que más me gustó es que todavía a día de hoy los Masai pueden vivir en los alrededores, no les han expulsado como ocurre en otros parques como Serengeti. De hecho , visitar uno de sus poblados siempre puede resultar curioso.

A menos de dos horas se encuentra Arusha. El año pasado cuando entré en Arusha, me pareció una ciudad hostil, fea, sucia, caótica, etc. Una percepción que ahora he cambiado. La veo con más cariño y con otros ojos aunque siga siendo hostil, fea, sucia y caótica. Quizá sea porque ahora conozco que se trata de una ciudad "fácil" para vivir en ella si la comparamos con otras ciudades africanas muestra de ello son las sedes de algunas empresas occidentales asentadas aquí, algo que me genera más confianza inexplicablemente. También ayuda que ya estoy aprendiendo a no juzgar tras el primer impacto visual y, sobre todo, porque he llegado con una subida de energía después de las maravillas que he visitado y que, evidentemente, me hace ver la vida con otras gafas. Ahora desde Arusha, me paro a pensar, me gusta recrearme en todo lo lindo que he vivido.

Después de esta sobredosis de belleza, podemos empezar a bajar hacia Dar Er Salam. Una de las capitales africanas más caóticas y menos recomendable para visitar. Eso si, es el lugar perfecto para tomar un ferry y llegar a las playas de Zanzíbar, si evitas ir en vuelo. El recorrido en bus desde Arusha a Dar Es Salaam es largo, pesado pero interesante, una experiencia viajar al "african style".

Zanzíbar es un paraíso y su capital, Stone Town, un destino que no has de perderte. Allí tienes varias opciones, desde ir al Mercado de las Especies o entrar en la iglesia anglicana que es el antiguo mercado de esclavos donde se puede conocer mejor la historia de los esclavos en el este de África... También es recomendable acercarse al atardecer para disfrutar de la puesta de sol a los Jardines de Forodani y picar algo por la noche en el mercado de gastronomía local que se llena de vida y de gente. Además en Stone Town puedes ir a la Casa de las Maravillas, antiguo palacio sultán, o visitar la casa donde nació Fredy Mercury, y tomar una copa en los locales nocturnos Livingston y Mercury. Pero lo mejor de Stone Town es callejear y perderse por sus calles, detenerse en las puertas de sus casas, de estilo Swajili, y ver cómo trabajan los oficios históricos con la madera. Entrar en las tiendas y hacer compras también es interesante aunque puedas desgastarte con el regateo, lo que no se regatea es el precio de la tanzanita, piedra preciosa que sólo hay en Tanzania, es cara pero muy exclusiva.

Al margen de Ston Town, todas las playas de Zanzíbar tienen algo que merece la pena. Para bucear, la mejor zona es el norte, Nmemba y Tumbatu, pero el sur y el este son especiales, maravillosas y imprescindibles de recorrer. Mi experiencia en el sur con los delfines, mereció la pena. Si quieres salir de los circuitos de agencias de viajes, hoteles y demás para moverte por la isla, lo mas efectivo es contactar con los "Beach Boys" que rondan por las playas, ellos te lo consiguen todo, o casi todo, sin olvidar el margen de riesgo que puede haber. Marbella es uno de los " Beach Boys" más famoso en las playas del norte, sólo por su nombre, podemos deducir el contacto directo que tiene con los turistas españoles.

Tanzania. Ese país del este de visita recomendable. Tranquilo, seguro y bello.

Pues aquí me quedo, tumbada frente al mar... hasta la semana que viene!

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?