Últimas noticias Hemeroteca

, 29 de de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS CORONAVIRUS El Consejo de Ministros endurece las medidas del estado de alarma

El rugido chicano de Los Ángeles

The Bloodhounds son una de las últimas bandas del este de Los Ángeles en llamar la atención gracias a un poderoso debut editado por el sello Alive

El rugido chicano de Los Ángeles

El este de Los Ángeles siempre ha sido una zona marginal, una zona de mayoría latina, hijos o nietos de viejos inmigrantes mexicanos. También ha sido un barrio de gran riqueza musical, una franja de la ciudad que ha aportado mucho a la escena underground y punk de Los Ángeles. Allí surgió el rock chicano y de allí viene una de las últimas joyas de la ciudad del cine. Unos chicos latinos muy jóvenes que han debutado en noviembre con el fabuloso ‘Let loose’, uno de esos discos que han escapado del radar de las listas de lo mejor del 2014 y que, sin embargo, presenta todo el talento de The Bloodhounds, una banda que parte del blues y el folk para incorporar elementos de muchos más géneros dando como resultado un disco intenso repleto de composiciones interesantes y divertidas vestidas con guitarra, armónica, banjo, un bajo hecho con un cubo de fregar y un viejo fregadero que hace las veces de percusión.

Estos chicos de ascendencia latina son uno de los grandes nombres del 2014 en la ciudad. No son los únicos. En los últimos años varias bandas latinas han captado los focos con músicas que van desde el reggae limpio de The Delirians, hasta la locura rockabilly de Gamblers Mark pasando por el éxito de bandas como La Santa Cecilia o Chicano Batman.

El debut de The Bloodhounds viene de la mano de Alive Records, uno de los sellos más interesantes del panorama actual y que en sus veinte años de música ha destacado por editar los primeros álbumes de bandas tan potentes como The Black Keys, Radio Moscow, Hollis Brown o John The Conqueror. Bandas primerizas que han combinado con veteranos del blues más punk como Andre Williams o los últimos trabajos de T-Model Ford antes de su muerte en 2013. La gente del sello californiano no ha tenido que ir muy lejos para descubrir a su nueva apuesta. The Bloodhounds comenzaron a pocos kilómetros de la sede de Alive y el camino les llevó hasta su puerta. A pesar de todo, la casualidad tuvo mucho que ver. La banda compartió un bolo con Arthur Alexander, veterano músico de la escena de Los Ángeles. Alexander les vio en directo y vio algo diferente en ellos. “Después de aquello nos convertimos en buenos amigos, comenzamos a trabajar juntos y le aceptamos como nuestro mentor”, explica el cantante Aaron Piedraita en una entrevista. Alexander se convirtió en mentor y productor del debut de The Bloodhounds.

Arthur Alexander supo ver el potencial de la banda y entró con ellos al estudio. Tocaron en vivo, con rabia, de forma cruda y directa y dejando a las influencias fluir mezclando ska con pop, con un estilo vocal que recuerda a Dylan y una energía que remite a los primeros Stones. Todo ello asimilado y parido como algo propio en canciones como la potente ‘Indian Highway’ que abre el disco, la versión de Bo Diddley de ‘Crackin up’, los aullidos de ‘The wolf’ o la intensa ‘Olderbudwiser’.

El camino The Bloodhounds apenas ha comenzado, queda mucha carretera, mucho estudio, nuevos discos y canciones. Pero el camino ha empezado con un sólido debut que coloca a estos cuatro chicos en el mapa de Los Ángeles y del mundo. La primera piedra ya está puesta, el resto está por ver.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?