Jueves, 04 de Marzo de 2021

Otras localidades

¿Cómo prevenir intoxicaciones por el uso de estufas y braseros?

Once consejos que evitan la intoxicación por el monóxido de carbono que desprenden este tipo de aparatos

Imagen de una pequeña chimenea

Imagen de una pequeña chimenea / iStock

En invierno el uso de estufas, calderas, calefactores y cocinas de gas natural, así como el uso de leña o carbón para calentar los ambientes, son bastante frecuentes en el día a día de muchas casas españolas. Sin embargo, el mal funcionamiento o mal uso de este tipo de aparatos puede provocar muertes por la inhalación de monóxido de carbono, un gas que no se puede ver ni oler, pero que puede ser letal cuando se inhala en niveles elevados.

Este gas se produce por una combustión incompleta de los hidrocarburos que puede deberse a un mal funcionamiento de los motores de los automóviles, a una mala combustión de los calentadores de agua (ya sea de gas, propano o butano), al uso de hornillos o braseros, estufas, hogares de leña u otros sistemas de calefacción, incluso al empleo de barbacoas de madera o carbón y cocinas de gas.

Imagen de un brasero / Carlos García García (EFE)

El problema es que es totalmente inodoro, incoloro y no irritante, por lo que no se percibe. Se puede acumular en espacios cerrados y, al ser más denso que el aire, se deposita en las zonas más bajas de una estancia, originando una deficiencia de oxígeno.

En España, los servicios de urgencias atienden cada año a un mínimo de 2.000 personas intoxicadas por monóxido de carbono, especialmente en las épocas más frías. De ellas, fallecen entre 50 y 100, el 75% en el propio lugar del suceso, tal y como recogen datos de distintos estudios.

Además, la Organización Mundial de la Salud ha advertido en ocasiones del alto índice de niños fallecidos como consecuencia de intoxicaciones no intencionadas. Según datos de 2003, unos 50.000 niños de edades comprendidas entre cero y catorce años, murieron por este motivo.

Las cifras son alarmantes, por lo que sería conveniente tener en cuenta una serie de medidas preventivas.

¿Cómo prevenirlo?

  1. En primer lugar, se recomienda no hacer uso de hornillos ni hornos de cocina para calentar el ambiente.
  2. Conviene encender y apagar los braseros y estufas fuera de la casa.
  3. Hay que vigilar que la llama de los calentadores y cocinas sea de color azul uniforme.
  4. No se debe arrojar plásticos, gomas, ni metales al fuego.
  5. En conveniente controlar que las rejillas de ventilación estén libres.
  6. El tiraje de chimeneas y estufas no deben estar obstruidos o desconectados.
  7. Además, es necesario apagar las llamas y brasas de hogares de leña o braseros antes de irse a la cama.
  8. Una gran ayuda sería ventilar la casa al menos una vez al día.
  9. Si se utilizan estufas, braseros u otros aparatos generadores de calor, conviene que haya siempre una puerta o ventana entreabierta.
  10. Evitar poner recipientes con agua encima de las estufas.
  11. Es recomendable también no usar estufas en los cuartos de baño.

Fogón de butano / iStock

¿Cómo saber cuándo estamos ante una intoxicación por monóxido de carbono?

Los síntomas pueden variar dependiendo de la persona. Sí bien, los niños, la tercera edad, los fumadores, los que padecen enfermedades cardíacas o pulmonares y los residentes en zonas de gran altitud, son los que mayor riesgo de intoxicación poseen.

Los síntomas más comunes son el dolor de cabeza, la aparición de náuseas o vómitos, mareos que van acompañados de cansancio, la confusión y alteraciones visuales, convulsiones, desmayos o pérdidas de conocimiento, e incluso se puede llegar al estado de coma, o la muerte en los casos más graves.

Primeros auxilios ante una intoxicación de esta índole

Ante una situación así, en necesario alertar a los servicios de emergencias llamando al 112 o el 061, y además, evacuar a la víctima de la fuente generadora de monóxido de carbono, teniendo en cuenta las precauciones necesarias para no intoxicarse. Tras esto, si es necesario habría que aplicar al enfermo las medidas generales de soporte vital y reanimación cardiopulmonar. Todo ello debe realizarse en el mismo lugar del incidente.

Para una mayor información o consultas sobre qué hacer ante una intoxicación, existe una línea telefónica nacional y totalmente gratuita con atención al ciudadano las 24 horas: 0800-333-0160.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?