Notas de Cine
Cine y TV
DISCOTECA DE ORO

La banda sonora del "padre" de la música clásica americana

"El pony rojo", dirigida en 1948 por Lewis Mileston y protagonizada por Robert Mitchum, Myrna Loy y Louis Calhern ha pasado a la historia por su banda sonora compuesta por Aaron Copland.

Madrid

Aaron Copland fue una de las figuras musicales más importantes del siglo XX. Muchos le consideran el padre de la música clásica americana, el hombre que impulsó un sonido propio fusionando la música orquestal con las tradiciones musicales populares americanas. Sus obras de concierto y ballets como “Billy el Niño”, “Rodeo” o “Primavera en los Apalaches” describen los paisajes y la historia de su país.

Notas de Cine (15/03/2015)

59:59

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/cadenaser_notasdecine_20150315_050000_060000/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Su incursión en la música de cine fue breve; tan solo compuso ocho bandas sonoras a lo largo de su carrera. Aun así logró tres nominaciones al Oscar y ganó la estatuilla en 1949 con su partitura para “La heredera”, la película de William Wyler. A Copland no le gustaba cómo los directores trataban a menudo la música en las películas, cortando las melodías a su gusto o cambiándolas de lugar, de ahí que no abundara mucho más en el género. Sin embargo reconocía también que era un trabajo que le proporcionaba gran placer.

La banda sonora del &quot;padre&quot; de la música clásica americana

Copland ejerció una gran influencia en la música del western y en especial en el trabajo de compositores como Jerome Moross y Elmer Bernstein. También marcó una forma de hacer que otros muchos han imitado. El compositor prescindía de la estructura musical tradicional de los leitmotiv para centrarse en crear emociones concretas con su música. Con él la música no subrayaba lo que las imágenes mostraban sino que se centraba en mostrar los sentimientos de los personajes o en crear la atmósfera necesaria para una escena. Esto, que hoy en día es habitual en muchos compositores de cine, resultó muy novedoso en su día. De sus ocho bandas sonoras “El pony rojo” está considerada su obra maestra.

La banda sonora del &quot;padre&quot; de la música clásica americana

“El pony rojo” es una adaptación de una novela de John Steinbeck. Es la historia de un niño diez años que vive en una granja. Un día su padre decide hacerle un regalo, un pequeño pony de piel rojiza. A partir de ese momento el pony se convierte en el centro de su vida pero también deberá enfrentarse a nuevos problemas como educar al animal o aceptar que puede enfermar y morir. El tema de la película es la iniciación de un niño que despierta a la vida y tendrá que descubrir necesariamente lo que significa la responsabilidad, el dolor o la muerte. Es una película muy sencilla enfocada toda ella hacia los personajes, como el veterano cowboy al que da vida Robert Mitchum.

La banda sonora del &quot;padre&quot; de la música clásica americana

Aaron Copland crea para la película una partitura breve de tono alegre y armonías sencillas. De hecho una parte de las melodías provenían de un musical para niños que Copland había escrito un tiempo atrás y que no llegó a estrenarse. La estructura de la película permitió a Copland crear una serie de viñetas musicales sobre la vida cotidiana en el rancho. También ensayó algunos experimentos superponiendo músicas diferentes, como en la escena en la que el niño es enviado a alimentar a los pollos. La marcha que acompaña el caminar el niño poco a poco se va transformando en una música circense cuando éste empieza a imaginarse a los pollos como caballos que dan vueltas en una pista.

La banda sonora del &quot;padre&quot; de la música clásica americana

“El pony rojo” no tuvo mucho éxito en taquilla. Eso decepcionó bastante a Aaron Copland que sentía que su música no llegara al gran público. Por ello, pocos meses después del estreno, decidió convertirla en una suite de concierto. “Suite para niños” la tituló ya que toda la música está pensada desde el punto de vista de un niño. De paso Copland perseveraba en su empeño de ofrecer una música clásica que fuera más cercana al público norteamericano.

Una anécdota para terminar. Durante la Revolución cultural china, la esposa de Mao, Jiang Ping, encargada de dar las órdenes culturales, persiguió tanto el cine de Hollywood como la música clásica ya que los consideraba instrumentos capitalistas. Sin embargo promovió el estreno en China de “El poni rojo”, precisamente porque la banda sonora de Copland era una de sus piezas musicales favoritas.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad