Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 17 de Febrero de 2020

Otras localidades

Los discos que se ganaron la eternidad

‘OK Computer’ de Radiohead se cuela en la lista anual de 25 álbumes históricos que cada año selecciona la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

La Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos ha hecho mucho por la música. Desde que en los años 30 comenzó a recolectar el folclore musical con aquellos viajes de Alan Lomax, este organismo público ha tenido muy presente la importancia de la música como parte del legado del país. En 2002, la Biblioteca se encomendó una nueva tarea. Seleccionar 25 álbumes al año que sean cultural, histórica o estéticamente significativos. Una importante labor que busca preservar la esencia de la música.

Este año destaca por encima de todo la inclusión de ‘Ok Computer’, el álbum que Radiohead editó en 1997 y que fue considerado por su sello como un suicidio comercial. El tiempo ha terminado por consagrar aquel disco por su experimentación e impacto en aquellos años finales de los noventa.

Entre los álbumes seleccionados este año hay de todo. Joyas incuestionables como los discos debut de los Doors o Joan Baez y otros que provocan cierto recelo como ‘The Miseducation of Lauryn Hill’, un disco de gran éxito comercial pero que languidece en comparación con otras ausencias como las de Leonard Cohen, Neil Young o Tom Waits.

El proyecto, que comenzó en 2002, cuenta con más de 300 álbumes en su archivo. No todos son musicales, también hay recopilatorios de las canciones de Barrio Sésamo, discursos políticos como el mítico ‘I have a dream’ pronunciado en agosto de 1963 por Martin Luther King o grabaciones de momentos históricos como la narración radiofónica del desembarco de Normandía. A pesar de algunas ausencias destacadas, la lista se abrió con trabajos como el segundo álbum de estudio de Bob Dylan, discos de Tito Puente, Charlie Parker, Miles Davis o Louis Armstrong.

Entre las grandes estrellas del rock hay pocas ausencias, están los trabajos más populares de Elvis Presley, Bruce Springsteeen, U2, Nirvana o Janis Joplin. Hay grandes voces afroamericanas como el directo del Teatro Apolo de James Brown o la inolvidable ‘Strange Fruit’, la canción que cantó la gran Billie Holiday inspirada por un poema que hablaba de los linchamientos a los afroamericanos en los estados del sur.

Mirando la larga lista se descubren algunas sorpresas, pero la mayoría está ahí por méritos propios. Quizá falte una mirada más global y trabajos más allá de EEUU e Inglaterra, pero es el esfuerzo y el reconocimiento de un organismo público por la cultura y los artistas que pusieron banda sonora al último siglo, un tributo necesario que reconoce la labor de los músicos como parte de la cultura del país.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?