Miércoles, 25 de Noviembre de 2020

Otras localidades

'Insurgente'. Marca Blanca

Se estrena la secuela de Divergente, con Shailene Woodley, una heroína calcada de Los Juegos del hambre

Crítica de 'Divergente':'Insurgente': 'Insurgente'. Marca Blanca

El consumidor que busca Hollywood es un cliente duro de pelar: un joven aferrado a teléfono móvil y que alterna la mirada entre las pantallas de su smartphone y el ordenador. Esta persona es el espectador para el que trabajan día y noche las grandes productoras americanas, y para él/ella hacen una producto lo suficientemente espectacular (y complaciente) como para que vaya al cine y afloje los 9 euros de rigor. Vivimos tiempos de alienación digital a los que contribuyen historias revolucionarias como ‘Insurgente’, que paradójicamente carece de fondo y alma libertaria.

Si hablamos de revolución en el siglo XXI, sería lógico pensar que el gran héroe que afecta a la vida cotidiana de millones de jóvenes puede ser alguien con el perfil y la valentía de Snowden, que con sus filtraciones ha destapado las manipulaciones de los más poderosos y la vigilancia a la que todos podemos estar sometidos. Sin embargo, Hollywood nos propone una heroína clónica – mujer joven, cachas y carismática- que no tiene nada que ver con el siglo en el que vivimos. Las distopías de moda se ambientan en mundos apocalípticos y postbélicos en los que nuestra estrella zurra y vence solo con sus puños a dictadores feroces que someten a la sociedad a la esclavitud.

La pregunta sería: ¿Es suficiente representar una revolución maniquea y de resultados inverosímiles para alentar un espíritu crítico de la sociedad? A juzgar por la pasividad general parece que la respuesta es negativa. Los Juegos del Hambre’ y ‘Divergente’ son las dos sagas cinematográficas que compiten actualmente y que responden al patrón común que ha suplantado al héroe por la heroína, una suerte de Mesías, que lidera la revolución de desembocará en una sociedad justa, posiblemente espejo esquemático sueño americano.

Esta semana se estrena ‘Insurgente’, segunda parte de ‘Divergente’ (2014) basada en la trilogía de Veronica Roth y con Shailene Woodley como protagonista, una actriz criada frente a la cámara y que despuntó como hija de George Clooney en ‘Los Descendientes’ (2011). Se ve ‘Insurgente’ y se olvida casi al instante. Su estructura es un refrito de otras tantas historias distópicas con romance incluido. En este caso, el carisma de la líder no se corresponde con el de la actriz, que resulta una pálida réplica de Jennifer Lawrence en ‘Los Juegos del Hambre’. Tampoco impresiona ni da la talla Kate Winslet en su papel de villana con cara de institutriz avinagrada que solo vive para de amargarle la vida a la criatura.

 El reduccionismo de sentimientos y situaciones hacen de ‘Insurgente’ una película de carril, con una acción contada de manera solvente, pero que no aporta nada original al género.

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?