Viernes, 23 de Octubre de 2020

Otras localidades

Pablo Iglesias: "Sospecho que Garzón está de acuerdo conmigo"

El líder de Podemos afirma que Alberto Garzón comparte su visión acerca de algunos de los dirigentes de Izquierda Unida, a los que califica de conformistas, cenizos y amargados

Pablo Iglesias vaso de agua Cadena SER

Pablo Iglesias, en una fotografía de archivo durante una entrevista en la SER. / CADENA SER

Pablo Iglesias se reunía este miércoles con Alberto Garzón, candidato a La Moncloa de Izquierda Unida. Ambos dirigentes estudiaron las posibles fórmulas de concurrir a las elecciones generales que tiene la izquierda, realidad que ambas formaciones ven de manera contrapuesta. La candidatura de unidad popular propuesta por Izquierda Unida no satisface a Podemos. Iglesias lo ha dejado claro por activa y por pasiva: en las urnas de las generales habrá papeletas con el nombre y el logo de Podemos. Pero nunca había sido tan contundente con en la entrevista que ha concedido al diario ‘Público’. En dicha entrevista, el líder de Podemos calificaba de conformistas ("se conforman con el 5%") y "cenizos" a algunos dirigentes de la izquierda y les pide, textualmente, que se alejen de Podemos. Pablo Iglesias se explica en 'Hora 25'.

Escucha la entrevista completa

¿Usted le dijo todo esto ayer a Alberto Garzón?

No es verdad lo que estáis diciendo, Àngels.

Está publicado…

Ya sé que está publicado. Eso es evidente, pero no es verdad lo que estáis diciendo y lo tengo que explicar.

¿Qué es lo que no es verdad?

Es verdad lo que yo digo, pero no es verdad que me esté refiriendo a Izquierda Unida y que yo esté hablando de todas las gentes de Izquierda Unida. Yo estaba parodiando a un tipo de izquierdista que existe, y con ese tipo de izquierdista se pueden identificar muchas personas, algunas que pueden estar en Izquierda Unida y otras que no. En ningún caso yo me estoy refiriendo al conjunto de la organización o a la trayectoria de la organización. Creo que hacer esa interpretación de la entrevista es hacer un flaco favor al periodismo de calidad. Te lo digo a ti, una de las periodistas que más admiro en este país.

El que yo, de alguna manera, caricaturice la figura de un izquierdista aburrido es algo que puede no gustar, pero decir que yo, con eso, estoy señalando a una formación política, al conjunto de sus militantes o al conjunto de sus dirigentes es faltar a la verdad. He dicho hace mucho tiempo lo que pienso de ciertos estilos que proceden de la izquierda, pero al mismo tiempo siempre he manifestado mi admiración por muchos militantes de la izquierda. Yo provengo de ahí. Tengo grandes amigos en Izquierda Unida, algunos de mis padres intelectuales militan en Izquierda Unida, mi propio padre militó en Izquierda Unida y yo trabajé como asesor para ellos. El que yo haga determinadas críticas a ciertos comportamientos que proceden de la izquierda y a ciertos articulistas no lleva a decir que cuando yo critico a un articulista estoy criticando a Izquierda Unida. Creo que es una manera de presentar algo que hace un flaco favor al periodismo.

Estos viejos izquierdistas a los que usted se refiere y critica… ¿Dónde están? ¿Quiénes son?

Hay algunos de ellos que claro que están en Izquierda Unida, es verdad, y Alberto Garzón los conoce exactamente igual que yo.

¿Tienen nombres y apellidos y son dirigentes de Izquierda Unida?

Sí, claro que sí. Lo que pasa es que cuando se hace una caricatura general no siempre pretendes poner nombres y apellidos, pero yo no tengo problemas en poner nombres y apellidos.

Entonces déjeme que le diga una cosa. No me diga que yo hago una mala interpretación si usted se refiere a izquierdistas que están en Izquierda Unida, que tienen apellidos y nombre y forman parte de la dirección de Izquierda Unida.

Sí, pero eso no es referirse al conjunto de Izquierda Unida, ni que Pablo Iglesias ataque a Izquierda Unida, ni que Pablo Iglesias califique a Izquierda Unida en su conjunto. Podemos forzar el lenguaje. Yo puedo decir que hay periodistas que hacen bien su trabajo y periodistas que hacen mal su trabajo y eso no es referirme a nadie en concreto ni al conjunto del periodismo. Eso es decir algo que por otra parte es cierto. Cuando yo he criticado ciertas actitudes de sectores de la izquierda, algunos que están en Izquierda Unida pero no solo en Izquierda Unida, cuando decían que algunas cosas que nosotros hacíamos no tenían sentido, cuando decían que la cara en una papeleta era un error, que hablar de arriba y abajo era un error, que no tenía sentido lo que nosotros estábamos haciendo de primarias abiertas, que eso era una cosa americana, hacían críticas muy concretas. Hubo dirigentes de Izquierda Unida que dijeron que nosotros éramos un invento del IBEX 35. Pero al mismo tiempo que puedo criticar eso, puedo estar de acuerdo con muchísimos compañeros con los que comparto trayectoria y con los que me gustaría encontrarme en el futuro. Ayer, la conversación con Alberto fue positiva, nos entendemos en muchas cosas y le tengo mucho respeto. Cualquiera que lea la entrevista de arriba a abajo no sacará esas conclusiones que habéis sacado.

Insisto. No solo las hemos sacado nosotros, no solo las he sacado yo. Hay un párrafo entrecomillado que dice exactamente: “No quiero que cenizos políticos, que en 25 años han sido incapaces de hacer nada, no quiero que dirigentes políticos de Izquierda Unida, y yo trabajé para ellos, que son incapaces de leer la situación política del país, se acerquen a nosotros”. ¿Está hablando usted o no está hablando usted de Izquierda Unida?

Estoy hablando de algunos dirigentes políticos de Izquierda Unida, de otros no. Hay dirigentes políticos de Izquierda Unida a los que admiro y con los que me he entendido perfectamente siempre, y les pongo nombres: con Manolo Monereo, con Yolanda Díaz, con don Julio Anguita, con ellos me entiendo de maravilla.

¿Y con quién no se entiende Pablo Iglesias?

Es evidente que con Cayo Lara no me entiendo. No me entiendo yo y no se entienden otros dirigentes de Izquierda Unida. Con aquellos dirigentes de IU que había en Madrid, como el señor Moral Santín, como el señor Ángel Pérez, vinculados a las tarjetas black y a la trama de lo que algunos llaman el ‘marxismo ladrillismo’, con esos no me entiendo. Claro que no. Pero que nadie se confunda. Criticar las actitudes de algunos dirigentes de la izquierda no es tirar al niño agua sucia. En ningún caso. Tengo un enorme respeto y amistad con muchos dirigentes con los que además comparto hipótesis teóricas de lo que se podría hacer en este país.

En política hay que aceptar que puede haber críticas a uno mismo, y no hay que ponerse detrás del escudo o detrás de las siglas. Si yo digo que en este país ha habido dirigentes de izquierdas que no han entendido nada, si yo digo que en este país ha habido dirigentes de izquierdas que no han querido aspirar a más del 10%, que no han querido ganar, si yo digo que en este país ha habido dirigentes de izquierdas que han puesto por delante los símbolos por delante de la necesidad de construir, con símbolos más abiertos, una mayoría social, si yo digo que en este país ha habido dirigentes de izquierdas cenizos que no creían en la posibilidad de ganar, no estoy insultando a una organización. Yo estoy expresando una opinión, que puede ser compartida o no.

No son palabras duras contra una organización que respeto mucho. Mi padre y mi madre militaron en Izquierda Unida, y mi padre hasta hace bien poco. No pongan ustedes en mi boca cosas que no digo. Yo soy muy duro criticando lo que políticamente no comparto, pero en ningún caso meto en el mismo saco a todo el mundo. La conversación con Alberto fue positiva y, además, fíjese lo que le digo, sospecho que Alberto estaba de acuerdo conmigo en buena parte de las cosas que yo digo en ese artículo. Ahora bien, si las cosas se sacan de contexto y se quiere hacer daño, permíteme que me defienda.

Ahora acaba de meter en un lío a Alberto Garzón si dice que está de acuerdo con algunas de las cosas que usted dice de algunos de los dirigentes de Izquierda Unida que se sientan con él en las mesas de reuniones. Pero eso se lo preguntaré a él en cualquier caso. Dígame una cosa, al leer la entrevista, ¿Usted se gusta en la dureza de la que se expresa?

Reconozco que estoy duro, muy duro, mucho más duro de lo que a mí me habría gustado. La verdad es que no me sentí muy a gusto en la entrevista y se lo expresé a Marià –uno de los autores de la entrevista en Público–, que es amigo mío y una de las personas que me entrevistaron. Le dije que no me ha gustado el tono del otro compañero, sentía que me había entrevistado un dirigente de Izquierda Unida. Supongo que eso hizo de lo que debía ser una entrevista normal, una discusión. Claro, cuando una discusión entre dos personas que piensan políticamente diferente se convierte en una entrevista de uno al otro en la que, además, buena parte de las cosas de las que dice el entrevistador no aparecen, pues tenemos un resultado que puede confundir.

Reconozco que en ese tono no me encuentro cómodo y no es habitual en mí. Ojalá en el futuro sea capaz de seleccionar mejor que entrevistas concedo.

Seleccionar que entrevistas concede o, a lo mejor, responder a las entrevistas de otra manera, ¿no? Cuando uno se dedica a la política, tendrá que entender que le entreviste todo tipo de gente, de ideologías y medios diferentes. No siempre uno va a conceder entrevistas a los amigos.

Hombre, está claro, y creo que tú y yo no somos amigos…

No, no nos hemos visto nunca además.

Por eso, y te estoy concediendo una entrevista encantado de la vida. En ningún caso es excusa. Es verdad que incluso cuando uno se siente ofendido y siente que no está siendo entrevistado sino que se está produciendo una discusión política, uno tiene que tener las tablas suficientes para poner el piloto automático y responder en ese tono. La respuesta es sí, me gustaría haber utilizado en un tono más suave. Eso no cambia el hecho de que se ha manipulado notablemente el contenido.

Pues ya que nos conocemos, al menos a través de la ondas, un día nos sentamos juntos y hacemos una entrevista de verdad.

Será un placer.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?