Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 18 de Febrero de 2020

Otras localidades

LA VENTANA LA VENTANA Entrevista al actor Quim Gutiérrez, protagonista de 'El vecino'

Los políticos nunca dejan el 'cole'

Después de años de crisis, los políticos -principalmente, los jóvenes- tratan de recuperar la credibilidad perdida a través de una mejor formación. Ya no sólo se trata de completar cursos de telegenia o de retórica. Ahora, buscan clases que les permitan obtener las herramientas necesarias para gestionar lo público.

Hacer política no sólo implica tener buena percha para los mítines y más o menos palabrería. La política en mayúsculas -la que también se hace en pequeños ayuntamientos- supone enfrentarse a memorias económicas, a marañas legislativas y a un sinfín de estudios de viabilidad sobre los proyectos puestos sobre la mesa. Deusto Business School ofrece a nuestros políticos un curso orientado al emprendimiento. Ante la falta de información, la mayoría ha accedido a ellos a través del boca a oído. "Me apetecía formarme porque hay muchos temas sobre los que legislar y necesitaba ampliar mis conocimientos", asegura la senadora del PNV por Gipuzkoa María Eugenia Iparraguirre.

Comparte clase con otros dos senadores socialistas. Ander Gil comparte su opinión: "Tenemos la responsabilidad de legislar y aunque es verdad que tenemos que venir con la lección aprendida, no queremos dejar de formarnos". Para Miriam Andrés, es lo que demandan los ciudadanos. "Los tiempos en los que el político era el de la patada para arriba se han acabado. El perfil del representante público tiende a ser más ambicioso para ganar una credibilidad y un respeto muy perdido por parte de la sociedad".

No es el primer curso dedicado a los políticos, pero sí el primero dedicado al emprendimiento. Las clases les permiten salir de la burbuja de lo público y entrar en contacto directamente con el sector privado. "Es importante el contacto entre ambos porque nuestras leyes les afectan a ellos y a sus trabajadores. A veces ponemos trabas sin quererlo y muchos empresarios nos han tirado de las orejas", confiesa Andrés que hace un balance muy positivo de este curso que ahora termina. "Nos ha permitido conocer nuevas realidades y oportunidades para dar respuesta al drama del desempleo", asegura Gil.

El curso cuesta unos 2.000 euros que salen de sus propios bolsillos, aunque también existen unas becas de ayuda. El mayor problema es el de cuadrar las agendas en un año cargado de citas electorales. A pesar de todo, Ander Gil -que vive a caballo entre Burgos y Madrid- reconoce que "ha merecido la pena estar un día menos en casa para ayudar a formarte".

Todo termina con la presentación de un proyecto práctico que debe ser viable y que examina hasta el último detalle el jurado ante el que lo exponen. Muchos de estos proyectos acaban aplicándose en la administración pública. La senadora Miriam Andrés resume: "Al final, el curso nos viene bien a nosotros personalmente, a las siglas que representamos, pero también a los ciudadanos porque son los que se sirven del capital humano de unos políticos bien formados".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?