Últimas noticias Hemeroteca

“No te puedes desvincular de tu personaje y de quien tú eres en realidad”

El cantante habla del buen momento que vive, tanto en lo profesional como en lo personal.

Falete habla sin tapujos sobre él y su vida. /

En un momento muy bueno de su vida nos recibe el señor Ojeda, Rafael Ojeda, o mejor dicho Falete, quien no oye su nombre real desde el colegio, algo que le hacia sentirse muy importante, pero que con los años, explica que "se da cuenta de que el título de señor, según venga, te interesa o no", afirma el cantante. En los primeros minutos con él, nos muestra su carácter optimista y su manera de ser tan directo y sincero.

En lo profesional, Falete no ha parado de trabajar, a pesar de confesar que "en este sector se nota también la crisis porque los ayuntamientos no tienen dinero para contratar". Esto no ha hecho que este artista se rinda, porque como ha expresado en varias ocasiones, "sino cantó no como", y cuenta con 3 espectáculos: para diferentes precios y diversos espacios. El cante flamenco, que se vincula con la tristeza y el desagarro, choca mucho con su situación actual, pero Falete declara que para él es "fácil cantar flamenco", porque como ha explicado: "hago lo que me gusta: cantar e interpretar".

A pesar de que esa música pueda recordarle lo malo que le ha ocurrido años anteriores, Falete muestra una gran fuerza interior, la cual le ha hecho darse cuenta que "esas cosas que te marcan hay que sacarle la cosa positiva, lo bueno del desamor es la experiencia". Él, por el contrario, puede presumir de sentirse respetado y muy querido por su gente y por su público porque "quien no le respeta no le interesa", y añade que "vive alejado de todo lo nefasto".

Un tema muy comentado sobre él, es la ambigüedad en su forma de vida, sobre lo que firma tajantemente que "no necesita cambiarse de sexo para sentirse mujer". Sobre esto ha contado una historia peculiar que tuvo con un periodista americano que le preguntó sobre cómo debía tratarle, y él solo dijo: "me da igual porque tengo suficiente capacidad intelectual para contestarte de las dos maneras, como él o como ella". A pesar de que no puede hablar de Tu cara me suena, programa en el que participará en su próxima temporada, se muestra encantado de participar en él, además cree de seguro que se van a inclinar más por darle cantantes masculinos que femeninos.

Falete se ha convertido en los últimos años en un verdadero showman, pero ha confesado que "jamás estaría en Gran Hermano o en Superviviente", algo que ya le han pedido. Sin perder su sinceridad tan característica, afirma tranquilamente que "no le da miedo que el personaje se adueñe del artista", porque explica que "siempre ha sido así, no es un producto creado, ni un personaje". Jesús Quintero, quien le llevó a la televisión, ya lo dijo "Falete y el artista es una misma persona" y asegura que "con el tiempo te das cuenta que tú no te puedes desvincular de tu personaje y de quien tú eres en realidad"

A pesar de haber perdido 40 kilos, siguen siendo trending topic por las bromas que se publican en Twitter sobre él y su peso. "Me río muchísimo con las cosas que leo" asegura, mientras confiesa que le encanta la frase de "tiene más peligro que Falete en un buffet libre". Aunque ha desvelado que lo que sí le fastidia es el daño que sienten aquellas personas con problemas de peso. Él, por el contrario, es una persona directa y contundente, con un carácter y una mentalidad muy fuerte y sin complejos, además valora mucho el respeto, por lo que "no le gusta reirse de nadie y, menos, que se rían de él". Pero no todas las bromas son así, hay algunas bonitas y simpáticas como la de: "te quiero un falete".

En lo personal, se ha casado recientemente y tiene un pequeño cachorro, Kinjou, que le vuelve loco, pero sin dejar de lado a su famoso loro Taranto. Falete siente un gran cariño por este y dice que se parecen porque "cuando se enfada tiene su misma boca". Una de las personas fundamentales para él es su madre, con la que se lleva solo 15 años, y que le calificado como un "ser prodigioso". De su infancia se acuerda de ser un niño muy gordo y simpático al que le encantaba cantar y disfrazarse. Aunque como todo niño, le ha dado algún dolor de cabeza a su madre, se define como un niño amigo de sus amigos y muy conformista. "No se debe consentir nunca que maleduquemos a nuestros hijos y, por no oirlos, le damos muchas veces hasta lo que no tenemos" declara.

En esta entrevista ha habido tiempo para muchas confidencias, entre las que está su sueño incumplido de cantar con Lola Flores. Pero le hemos preguntado, por cómo se ve de mayor, y claramente ha asegurado que "no tiene miedo a envejecer", pero sí utilizaría peluca porque no quiere perder el pelo. Además ha dicho que "no entiende a la gente que sufre por aparentar esa juventud eterna que no existe", porque, según él, "si el espíritu se mantiene joven, lo demás no importa".

A pesar de estar enfermo, durante la entrevista, Falete nos regala su voz antes de despedirnos. Su manera de cantar Ay pena, penita, pena nos hace ver como más allá del personaje, está la figura de coplista.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?