Miércoles, 15 de Julio de 2020

Otras localidades

En Gran Bretaña solo quieren inmigrantes con trabajo

La ministra del Interior, Theresa May, culpa al tratado de Schengen de ser responsable de la actual crisis migratoria al haber creado una Europa sin fronteras internas y con unas fronteras externas que permiten el libre tráfico de inmigrantes una vez dentro del territorio comunitario

KOS, GREECE - AUGUST 30: A Syrian woman embraces a child after arriving on Kos in an inflatable dinghy on August 30, 2015 in Kos, Greece. Migrants from many parts of the Middle East and African nations continue to flood into Europe before heading from Athens, north to the Macedonian border. Since the beginning of 2015 the number of migrants using the so-called 'Balkans route' has exploded with migrants arriving in Greece from Turkey and then travelling on through Macedonia and Serbia before entering the EU via Hungary. The number of people leaving their homes in war torn countries such as Syria, marks the largest migration of people since World War II. (Photo by Dan Kitwood/Getty Images)

Dan Kitwood (Getty Images)

Para la titular del Interior británica, que ayer asistió en París a la cumbre con sus colegas europeos, la actual crisis migratoria debería de servir de llamada de alerta para los líderes europeos. Y culpa directamente a la libertad de movimientos de personas en el seno de la Unión Europea como la causa que ha exacerbado la crisis migratoria de Europa durante todo estos meses. "Llegan a cualquier país de la UE con accesos y desde allí se desplazan por el resto de Europa sin mayores dificultades. Y ¿dónde van? Pues a países como el nuestro donde hay beneficios sociales, educación gratuita y otras muchas facilidades . Si queremos controlar la inmigración y reducir las cifras de llegadas, debemos tomar decisiones importantes, que molestarán a algunos, pero que reinstalarán el principio original de controlar el libre movimiento de personas en el seno de la Unión Europea”, explica May. "Las consecuencias de la inmigración incontrolada repercute en salarios, trabajos, cohesión social, y sanidad de los países de destino. En las economías y sociedades del resto de los estados y en la vida y bienestar de aquellos que deciden venir aquí", añade la ministra inglesa.

A principios de esta semana, las cifras mostraban que la migración neta en Gran Bretaña había llegado a una cifra récord de 330.000 solo hasta marzo, y que la cifra era inmanejable.

En un artículo que escribe en el dominical Sunday Times, la titular de Interior dice que el gobierno de David Cameron debería dejar entrar en el país solo a los inmigrantes que tengan una oferta de trabajo concreta o a los especialistas necesarios para un sector determinado.

Reducir la inmigración en el seno de la Unión Europea no significa minar el principio del libre movimiento. "Cuando fue diseñado, esta libertad de movimientos iba destinada a facilitar los traslados por trabajo, circulación, pero en ningún caso para que cruzaran las fronteras buscando trabajo en otros países o solicitando ayudas sociales en esos países", concluye May.

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?