Hablar por HablarHablar por Hablar
Sociedad
LA VUELTA AL COLE

Un estudio de la Universidad de Kingston revela que hacer la cama todos los días es malo para la salud

Un estudio de la Universidad de Kingston revela que hacer la cama todos los días es malo para la sal

Un estudio de la Universidad de Kingston revela que hacer la cama todos los días es malo para la sal

06:10

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/000WB0885020150915044737/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

Este lunes hemos hablado de los estudios científicos más sorprendentes. De esas conclusiones realizadas por prestigiosas universidades que no nos dejan indiferentes. 

La primera de ellas proviene de la Universidad de Kingston y afirma que hacer la cama todos los días podría ser malo para la salud. Su argumento se centra en que la presencia de ácaros de polvo entre las sábanas puede ocasionar enfermedades como el asma y que estos bichos, que se alimentan de piel humana, sobreviven mejor en camas recién hechas que en camas deshechas.

Stephen Pretlove, el investigador de la teoría, explica: "Algo tan simple como dejar la cama deshecha durante todo un día puede eliminar la humedad de las sábanas y el colchón y conseguir que los ácaros se deshidraten y finalmente mueran".

Tras unas horas de descanso, lo correcto es ir a desayunar pero... ¿qué pasa si no desayunamos? Tiene la fama de ser la comida más importante del día, pero las rutinas diarias y los malos hábitos provocan que, en la mayoría de los casos, nos conformemos con un simple café. Numerosos estudios advierten de que las consecuencias de este gesto son muy negativas, desde incrementar el riesgo de sufrir diabetes hasta la posibilidad de tener trastornos cardiovasculares.

Además, una investigación de la Universidad de Tel Aviv añade que tomar desayunos abundantes y rico en proteínas adelgaza, mejora de forma sustancial el control del apetito y permite un mayor rendimiento en términos de memoria, atención y habilidad para resolver problemas. 

Por último, un estudio realizado por la Universidad Charles de Praga revela que los ojos marrones inspiran más confianza que los claros. De hecho, los hombres con caras redondeadas, boca grande y barbilla prominente incrementaban la imagen de confianza, aunque en el caso de las mujeres, la forma del rostro no resultaba determinante.

 

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad