Directo

CRISIS DIPLOMÁTICA Albares comparece en el Congreso en plena crisis diplomática con Israel

Play FútbolPlay Fútbol
Fútbol

Mihajlovic marca el ritmo

Tras cinco jornadas disputadas en el Serie A, el AC Milan ha conseguido tres victorias y ha lavado la pobre imagen presentada en Florencia en la fecha inicial

El técnico del Milan Sinisa Mihajlovic da instrucciones a Mario Balotelli. / STEFANO RELLANDINI Reuters

Que el Milan necesitaba un cambio en todos los estamentos era algo que poca gente dudaba en los últimos años. Tras dos temporadas a un pobre nivel, muy por debajo de la historia del club, y sin alcanzar posiciones europeas, llegó un crítico punto de inflexión. Desde una cúpula directiva sin muchos cambios, el objetivo de volver a crear un Milan competitivo, renovado y ganador pasaba por hacer un esfuerzo económico e invertir. Tras más de 85 euros gastados el pasado verano, ‘Il Diavolo’ vuelve a carburar.

El modelo de juego

Dirigidos por un técnico con carácter (ganador), el equipo ha ido mostrando su mejor versión paulatinamente. Sinisa Mihajlovic ha implantado un 4-3-1-2 que cuenta con el beneplácito de la directiva y que aún está acabando de cuajarse. Los dos principales problemas del Milan en las últimas campañas eran graves: baja creación de juego y problemas defensivos. Bajo la permanente premisa de dar el máximo y aportar siempre intensidad, el sistema de Mihajlovic permite al equipo resguardarse en bloque, facilitando las ayudas en bandas y tapando el centro. Pese a que la cifra de goles encajados aún no es la ideal, se han apreciado mejoras en el planteamiento defensivo colectivo. La apuesta del club por el joven central Alessio Romagnoli (25 millones de euros) habla positivamente de la construcción de un bloque seguro al que la llegada de Kucka y la renovación de Nigel de Jong aportan músculo y equilibrio.

En el aspecto creativo siguen faltando piezas. El entorno milanista demandó con insistencia la llegada de otro mediocentro con capacidad de llevar el peso del juego y dominar con la pelota, pero las posiciones reforzadas fueron otras. Lo más similar sería la llegada de Andrea Bertolacci, talentosos jugador cuya posición parece ser la de interior. Por lo tanto, la batuta seguirá siendo del capitán Riccardo Montolivo. Del cerebro italiano se han criticado muchas cosas con respecto a su intermitencia y su escasa regularidad, pero su inicio de temporada es esperanzador. Ante el Inter se vio a un Montolivo más maduro, pidiendo la pelota constantemente y otorgando al Milan el punto de calidad que ningún otro futbolista puede dar. Tras cinco jornadas, la figura de Riccardo tanto dentro, como fuera del campo, parecer ser la del ansiado capitán. Figura que exige la afición milanista desde la retirada de Paolo Maldini.

Sobre el césped

Sabedor de las carencias de su equipo, Mihajlovic ha hecho del Milan un equipo de transiciones, pero que no sufre teniendo la pelota. Las principales armas del equipo son sus delanteros. Tras varias temporadas de problemas en el área rival, la chequera de Berlusconi ha llevado a Carlos Bacca y Luiz Adriano a Milán, además del retorno de Mario Balotelli en calidad de cedido. Van cinco jornadas y ya han marcado los tres. Pero, sobre todo, la aparición de Bacca ha sido mayúscula en San Siro. El delantero ha marcado tres goles y ha dado muestra de un recital de dotes técnicas y tácticas que han despertado admiración en Italia.

Bacca es un excelente rematador, lo que el equipo agradece al contar con muchos jugadores de desborde por fuera y centro al área, donde gobierna el colombiano. Sus movimientos tanto dentro como fuera del cajón son muy inteligentes, encontrando siempre el espacio y asociándose a la perfección con un Luiz Adriano más trabajador, encargándose de los apoyos, de descargar balones de espaldas, de chocar y de servir huecos a Bacca. El impacto de la pareja de delanteros ha sido la mejor noticia para el Milan, y Mihajlovic llegó a declarar tras la primera victoria contra el Empoli que si no hubiese sido por ellos, el equipo habría perdido.

El pasado miércoles, ‘Il Diavolo’ ganó en Udine y Carlos Bacca, por primera vez en la temporada, encontró un nuevo socio: Mario Balotelli. La relación entre ambos sobre el césped no fue tan estrecha como con el brasileño. Mario no descarga, ni choca entre centrales, pero desarrolló un trabajo que le dio la victoria a su equipo. Siempre envuelto entre polémicas, el Milan marcó unas estrictas normas para que el palermitano dejara de ser noticia fuera del campo y lo fuera dentro de él, donde todos coinciden en que es un gran jugador.

En Udine abrió el marcador con un imparable lanzamiento de falta y se dedicó a aguantar la pelota, dar apoyos y provocar muchas faltas fuera del área. El trabajo de Balotelli fue alabado por todos sus compañeros y por Mihajlovic. Se vio a un Mario mucho más calmado y profesional, recorriendo muchos kilómetros para dar a su equipo alas en ataque en diferentes perfiles, y ayudando en defensa con y sin balón. Según Riccardo Montolivo: “habrá que esperar a diciembre para saber si ha cambiado o no”, pero los indicios son muy positivos.

El 4-3-1-2 es un sistema que siempre han defendido desde la directiva ‘rossonera’. La figura del ‘trequartista’ en Italia y en el Milan siempre ha sido muy importante y en el club siempre han abogado por mantenerla. Tras su búsqueda anda Mihajlovic, quien no parece tener muy clara su identidad. En los últimos partidos ha sido Keisuke Honda quien ha actuado por detrás de los dos puntas, pero su rendimiento anda lejos de su mejor nivel. La calidad del japonés no se discute, pero su implicación en los partidos resta bastante del resto de compañeros y acumula varios partidos estando desacertado con balón, errando pases simples y aportando poco al juego colectivo. Tras la recuperación de Ménez, uno de los mejores jugadores la pasada temporada, todo invita a pensar en que será él quien ocupe esa posición. Pese a su excesivo afán de tener la pelota, su explosividad en transiciones, sus apoyos en la creación del juego y su indudable calidad le convierten en una pieza muy apetitosa para Mihajlovic.

Sin balón

Uno de los comportamientos prioritarios a trabajar para el entrenador era el del equipo cuando perdía la pelota. En años anteriores se veía a un Milan desdibujado, sin orden, que dejaba muchos huecos al equipo rival. Mihajlovic se ha propuesto mejorar eso y en cinco jornadas ya se aprecian sus frutos. Si el equipo pierde en campo contrario, activa una intensa presión para robar alto y seguir atacando.

Es algo que los dos interiores tienen muy asumido y ejecutan con intensidad, en una presión que inician los dos delanteros, con un trabajo de desgaste desde la más temprana salida de balón. Con jugadores como Kucka, Bonaventura, Ménez o Cerci este trabajo permite rápidas transiciones hasta el área que han acabado con varios goles.

En la defensa, mientras que los centrales son más fijos en su posición, existen varios tipos de lateral en la plantilla según las alturas del campo en las que se mueven. Entre ellos, destaca especialmente la aparición del joven Davide Calabria (18 años). El canterano milanista tuvo que debutar en San Siro ante el Palermo por la lesión de Abate y repitió, de titular, ante el Udinese. La primera impresión fue fulgurante: a los cuatro minutos de debutar en San Siro, puso el centro que se convirtió en el primer gol de Bacca. Las sensaciones fueron en aumento a partir de ahí, descubriendo a un lateral muy largo, con buen pie en los centros, con inteligencia táctica y sin miedo a ir a la presión alta. Con solo dos partidos jugados ya ha sido destacado por su entrenador y se perfila como habitual en el equipo.

En la vigente temporada, la final de la UEFA Champions League se jugará en Milán, pero ninguno de los equipos de la ciudad podrá opositar a ella. Parece haber sido un revés demasiado duro para ellos y se han puesto rápido las pilas. El Inter, igualando su mejor arranque desde 1966, es líder con pleno de victorias. El Milan, con un ritmo más pausado pero con las ideas claras, ha demostrado que quiere volver a estar entre los más grandes. El tiempo lo dirá.

@RafaelEscrig

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00