Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 14 de Noviembre de 2019

Otras localidades

El largo viaje de la guitarra Gibson

La marca de Nashville fabrica dos guitarras con maderas de las bodegas Osborne

La guitarra Gibson Custom SG Osborne /

La madera que rodea nuestras vidas esconde historias fascinantes, relatos de cómo estos troncos de árboles centenarios han viajado, cruzando mares, hasta terminar convertidos en esos objetos cotidianos que nos rodean, que guardan nuestra ropa o cobijan nuestros libros.

Nos todos los árboles corren la misma suerte, algunos tienen escrito un destino distinto, especial. Ese es el caso de los troncos de roble de las cordilleras de los Apalaches, en EEUU. Parte de esa madera se usó para mantener el equilibrio de los barcos que regresaban a España cargados de materias primas y mercancías desde Norteamérica. Esos troncos llegaron a Cádiz, al Puerto de Santa María, y allí quedaban abandonados. Pero algunos de ellos, los mejores, se utilizaron para construir las barricas de las bodegas locales. Durante los siguientes cien o ciento cincuenta años ese roble dio sabor y color al vino del Puerto de Santa María.

Allí podría haber quedado la historia de aquellos troncos americanos que terminaron sus días dando su toque al fino de Osborne, pero para algunas de esas maderas quedaba mucha historia por delante, una historia que comienza en el Festival Monkey Week de 2014. En el festival gaditano comenzó una de esas conversaciones que acaban convirtiéndose en proyectos imposibles. Allí, al fresco de las bodegas, surgió la pregunta que daría una nueva vida a ese roble. “¿Y lo bien que sonaría una guitarra con estas maderas?” Esa pregunta se convirtió en una misión: darle forma de guitarra a ese roble centenario y con olor a vino. Se buscó una barrica adecuada, se desmontó y se mandó a Nashville, de vuelta al hogar, a la cuna de las guitarras Gibson, la herramienta favorita de guitarristas como Eric Clapton, Santana o Angus Young.

El reto que recibieron los lutieres estadounidenses fue enorme. Conseguir dar forma y sonido a un roble curvado y anciano. Un año después se ha presentado en Madrid la Gibson Custom SG Osborne, una de las dos guitarras fabricadas con esta histórica madera estadounidense. Una guitarra plana, poco pesada, recubierta de caoba y con incrustaciones bañadas en oro, y una guitarra que suena profunda y con historia. La guitarra que El Twanguero estrenó en Madrid no tendrá mucho recorrido musical, el ejemplar se alojará en el museo del Puerto de Santa María, su hermana se ha quedado en la fábrica de Gibson en Nashville. “Nos gustaría que la guitarra fuese usada y aunque estará en el museo estará disponible para actuaciones especiales”, explicó la gente de Gibson durante la presentación de la guitarra, una guitarra con cuernos de toro, color a tinto y un visible toro negro, ese mismo toro que los músicos que recorren España se cruzan en tantas ocasiones.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?