Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 18 de Agosto de 2019

Otras localidades

Realidades sociales y culturales que giran en torno a la menstruación

Hay lugares del mundo en el que no tienen agua ni productos higiénicos, lo cual afecta a la dignidad de las mujeres

María Jesús Girona es la presidenta de la Federación de Mujeres Jóvenes, una organización que trabaja por la igualdad y el estudio de la realidad que viven las mujeres en España. "Observé que en los problemas alimentarios había una falta de creencia identitaria de feminidad. Muchas jóvenes rechazaban la menstruación por los cambios físicos que implicaba" explica María Jesús.

Todo ello provocado, según afirma María Jesús, por la fobia menstrual existente entre la sociedad: "Es por una parte la represión de la sociedad hacia el cuerpo de las mujeres, dominándolas a través del silenciamiento de un estado fisiológico natural y por otro lado, la hipermedicación que imponen los corporativismos médicos".

Y, para normalizar la situación, propone dos soluciones: garantizar el acceso a los productos higiénicos mediante la sanidad pública y que dentro de las agendas políticas se considere la menstruación como un derecho a la salud.

Y si salimos de nuestras fronteras, la realidad es todavía más sorprendente. En muchos países, ni siquiera tienen infraestructuras para poder tener intimidad o higiene personal. "Uno de los grandes retos es que las niñas no abandonen la escuela por falta de medios. En muchos casos no tienen privacidad, agua corriente o baños en condiciones adecuadas" argumenta Blanca Carazo, responsable de programas y emergencias de UNICEF.

Además, en muchos lugares, no tienen acceso a los productos de aseo necesarios. Lo cual altera las rutinas diarias de las jóvenes, provoca más molestias de las necesarias y, en ciertas ocasiones, promueve la aparición de infecciones.

Uno de los factores promueve este tipo de situaciones es la falta de recursos económicos, pero en otros casos son los mitos culturales los que impiden avanzar a la sociedad. En muchos países, las chicas cortan trozos de colchón o usan hojas a modo de compresa, en algunas partes de Nepal, cuando las chicas menstrúan se las aísla en habitaciones sin luz, en algunas partes de la India se dice a las mujeres que sus menstruaciones pueden estropear la comida o en Afganistán se enseña a las mujeres que si se duchan durante la menstruación quedarán infértiles, con el añadido de la pérdida social de la dignidad.

Concluimos con una frase del investigador Calum Wilson-Smith, presente en las últimas jornadas de la Sociedad para la Investigación del Ciclo Menstrual, que dice: "Cada persona que menstrúa tiene derecho a tener todo el conocimiento y todo el material que le asegure que va a menstruar con dignidad. La menstruación necesita ser considerada como un derecho debido al al impacto que tiene en la salud, la educación, el empleo y la no discriminación por función de género".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?