Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 11 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Lou Reed y la carta de la niña que quiso acabar con la Guerra Fría

La Banda Sonora del Mundo se detiene en 1983 y en la historia de la niña estadounidense que escribió al líder soviético pidiendo la paz en plena Guerra Fría

Samantha Smith (1972 - 1985) agasajada a su llegada al aeropuerto de Crimea el 9 de julio de 1983 /

Samantha Smith tenía 10 años en 1982 cuando escribió una carta al nuevo secretario general de la URSS, Yuri Andrópov. La niña estaba asustada. Tenía razones para estarlo. La prensa occidental había escrito algunas de las cosas que Andrópov había hecho como líder de la KGB. Cosas como exterminar las protestas húngaras de 1956 o la primavera de Praga de 1968.

Samantha estaba aterrada por las cosas que oía en la televisión y su carta era la de una niña llena de miedos ante la amenaza nuclear que se ceñía sobre el mundo. Aquella carta sencilla y directa cambió la vida de aquella chica de Maine. La carta fue publicada en Pravda, el principal diario soviético, pero Samantha no estaba satisfecha con ello, quería una respuesta.

Esa respuesta llegó meses después con una sorpresa. Una invitación de Andrópov para pasar el verano en la URSS. El gobierno de Reagan no quiso dejar pasar esa oportunidad tras el incremento de las tensiones por la invasión de Afganistán de dos años antes y nombró a la niña embajadora de la Paz. En el verano de 1983, Samantha viajó a Moscú donde fue recibida y agasajada por los niños soviéticos de la época. Andrópov estaba enfermo de cáncer y no recibió a la niña. A pesar de ello, la experiencia fue un éxito y la pequeña comprobó que había una cosa que todos los niños tenían en común: el miedo a morir en una guerra nuclear.

A su regreso a casa, Samantha fue recibida con honores. Quizá había sido manipulada, pero con su inocente carta y su viaje había hecho más por la paz en la Guerra Fría que todos los diplomáticos juntos. Se convirtió en una celebridad, dio entrevistas, contó su viaje e incluso tuvo su propio programa en Disney Channel antes de viajar a Japón en otra misión por la paz.

Unas semanas antes de que Samantha viajase a la URSS llegó llegado a las tiendas ‘Legendary Hearts’, el decimosegundo álbum de Lou Reed tras la disolución de la Velvet Underground. Aquel disco, bien tratado por los años, no consiguió el éxito de su predecesor, el fabuloso ‘The Blue Mask’, pero contiene una canción especial, ‘Home of the brave’, una canción que bien podría ser la banda sonora del viaje de aquella niña de 10 años con coraje y valor suficiente para preguntarle al gran enemigo de América si pretendía acabar con el mundo. El gesto valiente de Samantha y su viaje a tierra hostil quizá sirvió de algo, aunque ese algo fuese mostrar a los niños de su edad que no eran tan diferentes fuesen soviéticos u estadounidenses y que sus temores a no tener futuro eran compartidos a ambos lados del telón de acero. Samantha nunca conoció a Andrópov. El líder de la URSS, ya enfermo entonces, falleció 15 meses después de acceder al cargo. Samantha le acompañó poco después. Murió con 13 años en un accidente de avión. A ambos les sobrevivió Lou Reed que siguió grabando discos y escribiendo canciones hasta una mañana de octubre de 2013. El tiempo olvidó a aquella niña de Maine, pero aquella carta infantil pasó a la historia y demostró que las situaciones más complejas a veces se solucionan con las preguntas más sencillas. La de Samantha fue directa, "¿Por qué quiere conquistar el mundo, o al menos mi país, señor Andrópov?". Cosas de niños, cosas de valientes.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?