Domingo, 28 de Noviembre de 2021

Otras localidades

LA BANDA SONORA DEL MUNDO

El asesinato, la canción y la fotografía

Los afroamericanos recordarán siempre 1968 por un asesinato, una fotografía y una canción

Tommie Smith y John Carlos a su llegada a meta en la final de los 200 metros en la Olimpiadas de México en 1968

Tommie Smith y John Carlos a su llegada a meta en la final de los 200 metros en la Olimpiadas de México en 1968 / GETTY

Aquellos que vivieron los días de lucha por los derechos civiles no olvidarán la mañana de abril de 1968 en la que Martin Luther King fue asesinado en un hotel de Memphis, ni el dolor y las revueltas que lo siguieron, pero tampoco aquella fotografía de Tommie Smith y John Carlos en lo alto del podio olímpico de México 68 con el puño en alto y la cabeza agachada reclamando el Black Power mientras sonaba el himno estadounidense, como tampoco se quitarán de la cabeza la canción que puso banda sonora a aquel agitado año.

En el verano de 1968, James Brown editó 'Say it loud Im Black and Im Proud', una canción sencilla y directa que captó la esencia de aquellos días, una queja, un lamento, pero también una muestra de orgullo. “Dilo alto, soy negro y estoy orgulloso”.

Mientras que el asesinato de Doctor King pasó a la historia y la canción de James Brown se convirtió en un gran éxito, el gesto de Tommie Smith y John Carlos, aquella inmortal instantánea del deporte, no trajo más que problemas a esos dos grandes atletas. También al australiano que los apoyó desde el segundo cajón del podio. Por ese gesto provocativo se pidió la expulsión de Smith y Carlos de la Villa Olímpica. Aunque la organización se opuso a ello. La carrera de aquellos dos campeones se vio afectada por aquella muestra de orgullo. "Si gano soy estadounidense, si pierdo soy un negro", llegó a decir Smith. Sus vidas se complicaron y sus carreras no volvieron a ser las mismas hasta que una vez terminada la lucha y apagado el racismo en los EEUU se volvió a reclamar su gesto y su victoria en aquella carrera de 200 metros. Una carrera histórica por aquel momento en el podio en el que esos dos hombres se unieron a la lucha de Martin Luther King con el grito de James Brown. Su imagen con las medallas al cuello, el puño al cielo cubierto en un guante negro resumió la lucha de King y la canción de Brown.

Aquellos dos hombres gritaron más alto que nadie ese soy negro y estoy orgulloso de ello. Aquella fotografía captó uno de los gestos más poderosos del deporte de aquel triste año marcado por un político asesinado, un cantante enrabietado y dos atletas orgullosos del color de su piel.

Consulta otras entregas de La BSO del Mundo.

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?