Últimas noticias Hemeroteca

Historias de quienes vais a representar

Un joven optimista, la dignidad de los ancianos y taxistas solidarios

El día antes de las elecciones se destina a la reflexión. Pues a eso vamos a dedicar los primeros minutos del programa. Vamos a ayudar a que reflexionen quienes se presentan a estas elecciones, para que no olviden a quienes representan y el ejemplo que suponen algunas actitudes o iniciativas de esa "gente" a la que van a representar. Quizás les motive para estar en todo momento a su altura.

LA FORTALEZA: PEQUEÑOS PLACERES ECHA EL CIERRE  POR LA BUROCRACIA

Hace 3 años contamos la experiencia de Carlos Coronil. Es periodista, se quedó en paro y montó un negocio: Un bar, Pequeños Placeres,  tan optimista que llamaba la atención con la frase "El mundo necesita a gente que ame lo que hace" pues el mundo parece haberle dado la espalda. Ahora Carlos, este mismo sábado tiene que cerrar. El bar va bien, además de él y su pareja han contratado a otra persona. 3 jóvenes se quedan en paro por culpa de la burocracia en el Ayuntamiento de Madrid. Una indignidad a la que Carlos responde con una sonrisa y ese optimismo que sigue intacto

LA DIGNIDAD: AUNQUE PIERDAS LA CAPACIDAD DE DEFENDERLA.

Ana Urrutia es geriatra, y como casi en todo el mundo en España, pensaba que la única salida para evitar caídas de ancianos con demencias y otras enfermedades era atarlos a la cama el resto de su vida. Gracias a escuchar a un compañero ha cambiado por completo el método. Simplemente tenía que cambiar el punto de vista. No cuidar pensando en nosotros sino en la persona cuidada. Parece sencillo pero no lo es. Es una revolución que evitar tratar a los ancianos como objetos y vulnerar sus derechos y su dignidad. Desde su "Fundación Cuidados Dignos" intenta que se implemente su metodología en cada vez más centros. Esta Fundación ha sido elegida como uno de los Emprendedores Sociales de ASHOKA este año.

LA SOLIDARIDAD: TAXISTAS SOLIDARIOS PARA NIÑOS ENFERMOS.

Angel Turrillo llevó a una familia en una grave situación económica, que además dejaba a un hijo muy enfermo ingresado. Pensó en la injusticia de la vida y se ofreció voluntario en el Hospital Infantil Sant Joan de Déu en Barcelona. En su día libre empezó a llevar a niños y a sus familias a las revisiones y tratamientos, de forma completamente gratuita. Empezó a captar compañeros y ahora son más de 45 los que, coordinados por el departamento de voluntariado del hospital, dan este servicio que los recortes habían dejado en el aire.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?