Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 21 de Enero de 2020

Otras localidades

Dar la talla

"Me dispongo a vivir el final de este partido apasionante que tiene un valor añadido enorme, la posibilidad de medir la auténtica talla de nuestros representantes políticos"

¡Esto se está poniendo muy emocionante! Como en un partido de baloncesto….a medida que se acercan los momentos decisivos hay que poner en juego todos los recursos; e incluso jugadores lesionados que se arriesgan a sufrir un daño mayor, saltan a la pista. Hoy es la traca final de las entrevistas del Rey, con turno para Mariano Rajoy dentro de una hora, pero la mecha ya se ha ocupado de encenderla esta mañana Pablo Iglesias con esa sorprendente oferta al PSOE para un gobierno de coalición con él como vicepresidente.

Pedro Sánchez, a quien se ve cada día más convencido de coronar el Everest, se lo ha tomado con filosofía, al menos en su comparecencia ante la prensa, pero está claro que Podemos figura en la lista de los que intentan achicarle el espacio al líder socialista. Lo malo para él es que algunos, incluso en su propio partido, no se contentarían con eso sino que querría cortarle las alas o incluso romperle la crisma. Dicho sin acritud, claro….

Y ahí surge la pregunta obvia: ¿no tiene derecho Pedro Sánchez a intentarlo? ¿Qué hacemos si Rajoy va a la investidura y se quema, como parece más que probable? ¿Tiene que continuar sí o sí el Partido Popular en el poder, con la fórmula que sea,…o igual España necesita que la derecha descanse un tiempo, se depure y después ya veremos?

Porque esto al final son números: siete millones de personas han votado a Rajoy y más de once a partidos de izquierda; incluso la suma PP-Ciudadanos queda por debajo de esa cifra. Entonces, ¿cuál es el problema?

¡Ah, sí se me olvidaba!: el problema teóricamente es España, la unidad, Cataluña, el referéndum, las naciones dentro de un Estado….todo eso que hace tanto tiempo que se arrastra y que se complica. Bueno, pues a lo mejor es una oportunidad para plantear algo distinto. ¿O quizás es que el tema territorial se utiliza como excusa y como arma arrojadiza? Yo dejo la pregunta en el aire y me dispongo a vivir el final de este partido apasionante que tiene un valor añadido enorme: la posibilidad de medir la auténtica talla de nuestros representantes políticos. Pronto sabremos si tenemos equipo de baloncesto o nos tenemos que conformar con los bomberos toreros

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?