Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 23 de Julio de 2019

Otras localidades

“Es difícil detectar el miedo en los adolescentes porque son muy inestables”

La escritora publica 'Maldita Verdad', una novela que arranca con el suicidio de un joven de 17 años atormentado por unas notas misteriosas que le dejan en la taquilla del colegio

Empar Fernández, autora de la novela 'Maldita verdad' /

La semana pasada conocíamos la carta de suicidio de Diego, un niño de 11 años que decidió tirarse por la ventana del quinto piso de su vivienda porque no soportaba ir al colegio. “Ya no aguanto ir al colegio y no hay otra manera de no ir”, dejó escrito a sus padres momentos antes de quitarse la vida. Aunque puede parecer un argumento de una película, se trata de un caso real y no aislado. Por ello, esta mañana en Hoy por Hoy con Gemma Nierga hemos querido tratar el acoso escolar con la escritora y docente Empar Fernández, que acaba de publicar ‘Maldita Verdad’, una novela que arranca con el suicidio de un joven de 17 años atormentado por unas notas misteriosas que le dejan en la taquilla del colegio. “Me cuesta imaginar una situación más terrible que descubrir que tu hijo muere por voluntad propia”, ha asegurado la novelista.

“Nadie está preparado para perder a un hijo, pero ¿cómo se entiende que prefiera morir a quedarse contigo, que tanto le quieres?”, se pregunta Fernández. La escritora ha aclarado que el motivo del suicidio de su protagonista no es el bullying, pues se trata de la tercera parte de una trilogía sobre la culpa, pero le gusta “construir novelas conmovedoras” y “apurar los sentimientos”.

Fernández, que lleva 20 años rodeada de adolescentes porque es profesora en un instituto de Barcelona, ha considerado que no es apropiado achacar este tipo de acoso solo a la escuela, aunque sea el ámbito donde se genere, y se ha referido a otros factores como las redes sociales, los videojuegos, las familias, etc. “En el deporte infantil a veces son los propios padres los que crean un clima de un enfrentamiento feroz”, ha añadido.

Sobre las redes sociales, la escritora ha asegurado que se añade una dificultad mayor y que un mal uso de estas tecnologías conlleva un verdadero peligro: “Hay una especie de realidad subterránea a la que –los padres– no tenemos acceso y que todavía nos lo complica más”.

Fernández ha defendido los valores que se imparten en las escuelas, aunque ha reconocido que sí se pueden mejorar algunas cosas, como implantar protocolos de rápida actuación. Además, ha considerado que trasladar a la víctima del centro no siempre es la mejor solución porque la imagen que queda es que “quien estorba es la víctima”.

La docente ha hecho hincapié en la dificultad de detectar el miedo o la tristeza en los adolescentes, pues son individuos muy inestables. “Tan pronto están contentísimos y eufóricos o callan y no dicen absolutamente nada y atraviesan etapas de un hermetismo absoluto. ¿Cómo distingues si ese hermetismo es propio de una etapa que está pasando o si se trata de un problema verdaderamente grave?”. Esta es una de las incógnitas que tienen muchos padres de niños que sufren esta situación, como lo hace Olga, la madre del protagonista de su historia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?