Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 09 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Fernández Ordóñez: “No podremos evitar una nueva crisis, pero sí reducir el coste para los contribuyentes”

El exgobernador del Banco de España considera que la fragmentación en el Parlamento es “una oportunidad” para cambiar la forma en la que se hacen políticas económicas

Miguel Ángel Fernández Ordóñez, gobernador del Banco de España entre 2006 y 2012, asegura que la crisis ha dejado unas lecciones que la clase política debe asumir. Aboga por una legislación “más intervencionista” con las entidades financieras para evitar que al final paguen los contribuyentes: “No creo que se pueda evitar una crisis, pero sí reducir el coste”.

En una entrevista en ‘Hoy por Hoy’, Fernández Ordóñez ha presentado las claves de su libro ‘Economistas, políticos y otros animales’, con el que rompe su silencio tras cuatro años.

En el texto pide “cambiar la forma de elaborar las políticas”, como ocurre en otros países europeos, donde el partido en el gobierno escucha y discute las propuestas de los partidos en la oposición. “El problema en España”, dice, “es que las mayorías han sido absolutas o apoyadas en muy pocos partidos. Y una vez conseguida, se ignora al Parlamento”.

Por eso considera que la fragmentación política surgida de las elecciones del 20-D es “una oportunidad” para discutir medidas y llevarlas a cabo.

El ex gobernador del Banco de España ha sido crítico con la política de los excesos del pasado y cree que hay que valorar mejor los costes de una infraestructura y sus beneficios sociales: “Hay economistas que calculan que si se hiciera el  túnel del AVE ya proyectado a una región española se podría pagar durante 60 años a todos sus habitantes sus viajes de ida y vuelta a Madrid”.

Fernández Ordóñez ha sido especialmente crítico con el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, por su gestión de la crisis de Bankia. Cree que si hubiera dejado trabajar a los supervisores del Banco de España se podría haber evitado la pérdida de confianza de los mercados y, por tanto, la subida de la prima de riesgo.

Ha defendido su gestión como presidente del Banco de España porque aplicó "la regulación prudencial" que existía en todo el mundo para controlar a los bancos y cajas, aunque finalmente se demostró que fue insuficiente.  No se ha querido pronunciar sobre el control en la venta de preferentes, que podía haber regulado desde su cargo, porque es un asunto que todavía se dirime en los tribunales y "hay que respetar la labor de los jueces".

Sí ha reconocido que el gobierno de Zapatero, del que él formó parte como secretario de Estado de Hacienda, cometió un error muy grave al no reducir más la deuda que entonces existía. "Es una barbaridad que gastáramos en impuestos para ayudar a comprar viviendas que habían subido de precio" durante la burbuja inmobiliaria.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?