Martes, 24 de Noviembre de 2020

Otras localidades

Hipotecas nunca vistas, ¿las veremos?

Unos pocos privilegiados podrían acabar cobrando por haber pedido dinero a préstamo. La duda ahora es si contratar a interés fijo o variable

Los consumidores muy pendientes del interés de las hipotecas.

Los consumidores muy pendientes del interés de las hipotecas. / GETTY

En Euribor a un año del mes de febrero lleva días cerrando en negativo. El viernes se movía en -0,009% y empieza la semana en la misma trayectoria descendiente. Es muy probable que la media del mes de Febrero acabe bajo cero, situación inédita desde que el Euribor a un año responde como referencial hipotecario oficial.

Esta situación no implica que automáticamente el tipo de interés que pagamos sea negativo, ya que hay que sumar el diferencial. Solo cerrando el Euribor en un valor negativo superior al diferencial, el tipo aplicable lo sería también. En otras palabras, los que contrataron la hipoteca con el diferencial más bajo de la historia, la Hipoteca Rompedora de Deutsche Bank a Euribor + 0,17% tienen posibilidades de experimentar un tipo negativo. El común de los hipotecados, con diferenciales cercanos a la unidad, no comprobará en sus carnes el efecto de pagar una hipoteca así.

Si el resultado de sumar al Euribor el diferencial arrojase un valor negativo, el préstamo hipotecario sufriría un golpe de desconocidas consecuencias. Algunos juristas defienden que el banco pagaría al cliente en aplicación de la fórmula pactada y otros que la cuota sería cero, al considerar que un préstamo hipotecario no puede, jurídicamente, transformarse en un depósito.

Dado que los bancos entre sí pagan por prestar dinero, la tesis de que se obligan a hacer lo mismo con el cliente no parece disparatada. Sería posible, para unos pocos privilegiados, acabar cobrando por haber pedido dinero a préstamo.

Si estás pensando en contratar un préstamo hipotecario a tipo variable, la mala noticia es que con toda probabilidad estipulará una cláusula suelo del 0%, para curarse en salud la entidad prestataria. Sin embargo, hay una forma indirecta de beneficiarse de los tiempos que vivimos: solicitar una hipoteca a tipo fijo o mixto que nos asegure una cuota constante a décadas vista. Las entidades financieras quieren rentabilizar sus créditos y los tipos negativos no son, precisamente, un escenario propicio para ello. Conceden a los mejores clientes hipotecas con un tipo fijo por debajo del 2%, asumiendo poca ganancia y el riesgo de la subida de tipos futura.

Contratar un tipo fijo por debajo del 2-3% no es una mala decisión financiera. Haz números y busca el asesoramiento de un experto independiente: hay mucho dinero en juego.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?