Sábado, 28 de Noviembre de 2020

Otras localidades

ROAD TO MILAN VIII

Guardiola contra Guardiola

En el capítulo VIII analizamos hasta qué punto el técnico catalán es responsable de lo bueno y lo malo que le pasó al Bayern en Turín

Guardiola contra Guardiola

GIORGIO PEROTTINO (REUTERS)

"Seguramente es la tarde en que me puedo sentir más satisfecho como técnico en mi carrera". Esa perla dejó el técnico del Bayern Múnich durante la rueda de prensa posterior al empate a dos de su equipo ante la Juventus, en Turín. Sin necesidad de pararnos a recordar cada uno de los partidos de la carrera de Guardiola como técnico, seguramente pueda tener parte de razón. El partido, en lo táctico, fue un auténtico baño del Bayern al subcampeón de Europa: hasta el minuto 62, el Bayern estaba asaltando Turín. Y estaban bailando a una Juve que, hasta hace nada, había acumulado 15 partidos seguidos ganando. Casi machacando a una Vecchia Signora que encadenaba 9 partidos seguidos sin encajar un solo gol.

El planteamiento era casi perfecto: los bávaros estaban perfectamente colocados en el campo, habilitando contínuamente líneas de pase para sus compañeros y robando como hienas cada vez que perdían el balón. Douglas Costa y Robben desbordaban, Lewandowski iba al remate y Müller a por el rebote. El fútbol de posición de Guardiola adaptado a las características de e sus jugadores en Alemania. Más físicos, más voraces. Hasta ahí, mérito absoluto del entrenador de Santpedor. Baño táctico.

¿Qué ocurrió? ¿Por qué pasó el Bayern de dominarlo todo a verse casi a merced de la Juventus? Pues bien, en el minuto 62 el joven Joshua Kimmich cometió un error (el primero del Bayern en todo el partido) que permitió a Paulo Dybala marcar el 1-2. Hasta ahí, todo normal: los futbolistas cometen errores. Y todavía es más normal si, como es el caso de Kimmich, se da la circunstancia de que no jugaba en su posición y cuenta con tan solo 21 años. Debido a las bajas en el eje de la defensa del Bayern, Kimmich lleva varias semanas actuando como central derecho, cuando él es centrocampista. Pero es que, además, su compañero en la zaga era Alaba. El austríaco es rapidísimo y se puede considerar que tiene entre sus virtudes el quite. Pero tampoco es central. Y sin una pareja de centrales potente, no se puede ganar la Copa de Europa. Los nervios se apoderaron de la joven defensa bávara, el ánimo pasó a tener color bianconero y llegó el 2-2. Pero lo cierto es que no jugaron ahí Kimmich y Alaba por capricho. No fue una idea de bombero.

Guardiola ha ido viendo como, en las últimas semanas, se le iban lesionando Boateng primero, Javi Martínez después, y Badstuber al final, para acabar de rematar la faena. Uniéndose estos a Benatia, que ya llevaba cierto tiempo en la enfermería. Por tanto, hasta cierto punto es mala suerte. Pero, ¿ha sido la planificación respecto a los centrales la adecuada? ¿No tiene ninguna responsabilidad en esto Pep? Las respuestas seguramente sean no y sí, respectivamente.

Contando que tiene tres porteros, el Bayern tiene una plantilla de 24 futbolistas profesionales y Pep, además, ha ido repartiendo minutos entre algún joven jugador del filial. No parece una plantilla excesivamente corta. Pero si focalizamos nuestra mirada en el eje de la zaga, en agosto alguien en el Bayern decidió que se podía afrontar la temporada con Badstuber, Boateng, Benatia y Javi Martínez para ocupar la zona central de la defensa. Para empezar, seguramente no son nombres que nos hagan pensar en la zaga bávara como la más potente de Europa. Para seguir, son conocidos los problemas físicos continuos de varios de varios de esos integrantes (de hecho, Badstuber y Javi Martínez arrancaban la temporada lesionados). Y para rematarlo todo, Benatia no parece haberse acabado de adaptar a lo que el juego del Bayern requiere de los centrales.

El martes por la noche, en Turín, chocaron la genialidad táctica de Pep con una planificación seguramente mejorable en lo que a la parcela defensiva se refiere. El Bayern repatrió a Tasci en el mercado de enero para que volviera de Rusia a echar un cable en esa zona. Pero ahora, Guardiola debe estar rezando para que Boateng y Javi Martínez se recuperen cuanto antes. Si quiere ganar la Champions, seguramente no será con Kimmich y Alaba como centrales.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?