Domingo, 09 de Mayo de 2021

Otras localidades

UNIVERSOS PARALELOS

"Al fin y al cabo somos todas mujeres con problemas similares y ¡tenemos que estar unidas!"

Amparo Sánchez, presidenta de la Plataforma contra la Islamofobia, reivindica la unión de los mujeres; y Manal Kaddouri nos habla de su religión y el movimiento feminismo islámico

Amparo Sánchez, presidenta de la Plataforma contra la Islamofobia, reivindica la unión de los mujeres; y Manal Kaddouri nos habla de su religión y el movimiento feminismo islámico.

Esta semana, el pasado 8 de marzo, hemos celebrado el Día Internacional de la Mujer. La primera vez que se celebró fue en 1911. El 19 de marzo.

Después de 105 años, esta conmemoración sigue siendo una cita obligada para reflejar en las calles que millones de mujeres alrededor del mundo trabajan día a día, incansables, para que la igualdad entre hombres y mujeres sea una realidad.

El papel de las mujeres a lo largo de la historia ha sido silenciado por quien la contaban: los hombres. La historia oficial nos dice que la mujer siempre ha sido tratada con inferioridad con respecto al hombre, en desigualdad y con la función reproductora y cuidadora por excelencia. A pesar de esto, hay autoras como Esteban De Prado que aseguran que en la historia de la Edad Media la mujer era libre y estaba al mismo nivel que el varón. El cambio ocurrió con el nacimiento del estado patriarcal.

Teniendo como referente la obra de teatroLisístrata, de Aristófanes, en 2003 una asociación de mujeres de Liberia decidió protestar contra la guerra civil que ya duraba 14 años y organizó una protesta no violenta que incluía la huelga sexual. A causa de ello o no, lo cierto es que se logró la paz y, poco después, la primera mujer en la historia de Liberia consiguió llegar al gobierno: Ellen Jonh Sirleaf. En 2011 recibió el Premio Nobel de la Paz junto a Leymah Gbowee.

La Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana es el texto fundamental de la revolución francesa, redactado en 1791, y en el que citaron prácticamente los artículos de la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano promulgada dos años antes. La introducción de la mujer en el ámbito laboral se entiendió como un gran paso por la emancipación económica que significaba.

Amparo Sánchez es la presidenta de la Plataforma Contra la Islamofobia, y ella indica la importancia de la celebración de este día internacional de la mujer.

Amparo Sánchez además deja una cosa muy clara: el machismo no lo marca la religión, sino la cultura. "El machismo es una cuestión cultural, y educacional patriarcal, como  la del no musulman".

Y ella no misma nos introduce un nuevo término: Islamofobia de género.

Y además nos transmite la preocupación que tienen desde la Plataformar contra la Islamofobia debido al aumento de esta discriminación.

Pero no sólo las feministas islámicas sufren el rechazo por los hombres, también se encuentran con otras barreras que les hacen el camino mas complicado.

Una de las luchas de las mujeres más perseguidas es la que están llevando a cabo las mujeres musulmanas. El Islam y su libro sagrado, el Corán, ha sido objeto de críticas y prejuicios en Occidente por el trato que reciben las mujeres, el uso del velo... Manal Kaddouri tiene 18 años, nació en Cartagena, Murcia, aunque sus raíces son bereber. A pesar de su juventud, tiene claro cuál es el objetivo del llamado feminismo islámico.

El feminismo islámico con el que se identifica Manal reivindica el papel de las mujeres en el Islam, resaltando las enseñanzas de igualdad propias del Corán y criticando las interpretaciones patriarcales del libro sagrado. Manal, que quiere cursar estudios árabes e islámicos, nos habla de su idioma para entender aún más su religión.

Esa riqueza de la que nos habla se refleja en la polisemia de las palabras. Manal nos pone un ejemplo de las interpretaciones patriarcales.

Nos explica también que el Corán en otros capítulos pide el respeto al prójimo incluso cuando hay tensión.

Para despedirnos, le preguntamos por el siempre polémico velo que llevan puesto algunas mujeres musulmanas. Dice la historia que el velo, al contrario de lo que se cree en occidente, simboliza la liberación de la mujer musulmana, puesto que previamente al Islam, la mujer eran pertenencia de los hombres. Cuando llegó la religión, las mujeres se rebelaron y decidieron ponerse el velo como símbolo de liberación. En la actualidad es una decisión personal entre la creyente y su Dios.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?