Lunes, 30 de Noviembre de 2020

Otras localidades

LENGUA ESPAÑOLA

El postureo no existe

…oficialmente, porque ese término aún no está registrado en el Diccionario de la Real Academia Española, pero ya están trabajando en ello. Descubra cómo viajan las nuevas palabras del vocabulario coloquial al acervo cultural.

Vivimos tiempos de auténtica explosión cultural. La irrupción de internet en la vida diaria, la evolución de las nuevas tecnologías y la sensación de vivir en un mundo ultraconectado han puesto al alcance de la mano un universo de información francamente abrumador. La velocidad de los acontecimientos afecta a todas las áreas. Hoy por hoy es imposible saberlo todo y admitir lo contrario sería un auténtico postureo por nuestra parte.

Como ejemplo de estos nuevos tiempos, valga el final de este primer párrafo, de perfecta comprensión, a sabiendas de que hemos utilizado un término de reciente creación, muy coloquial, pero que aparece subrayado, según el procesador de texto que utilice o el corrector ortográfico seleccionado, porque es una palabra que aún no está registrada en el diccionario. Tomamos, por tanto, postureo como germen de un nuevo término para saber cómo trabaja en su inclusión la Real Academia Española.

La edición más reciente del Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) es la número 23 y vio la luz el 16 de octubre de 2014. Tiene 2.376 páginas, incluye 93.111 términos y no incluye la palabra postureo. Si no tienen a mano este voluminoso tomo, pueden comprobarlo en su edición digital. “Para que una palabra entre en el diccionario primero hay que usarla mucho y durante mucho tiempo”, no explica Elena Zamora, directora del Instituto de Lexicografía de la RAE, encargado de la dirección técnica del DRAE.

Pantallazo de rae.es tras buscar la palabra 'postureo'

“La Academia tiene que ser vigilante de la pureza del idioma. Es una institución viva y eso es bueno, pero hay que distinguir qué palabras son una moda; expresiones que, aunque parezcan muy comunes, son flor de un día que no arraigan en el idioma”. Todo esto no quiere decir que esté mal escrito o dicho, añade Elena Zamora: “una cosa son las incorrecciones y otra cómo incorporamos los neologismos”.

Zamora nos confirma que la primera vía de entrada para el estudio de nuevas palabras es el portal de internet de la RAE. En primer lugar, la Unidad Interactiva del Diccionario (UNIDRAE), una página en la que proponer y argumentar la palabra que uno echa de menos completando un sencillo formulario de propuestas. El equipo de lexicógrafos de la RAE estudia cada propuesta, así como las consultas lingüísticas que se registran a diario también a través del portal y vía Twitter.

Nuestra propuesta es postureo. El equipo de Lexicografía se pone manos a la obra y este es el resultado oficial del estudio en firme que está elaborando para su inclusión en la próxima edición, la 24ª.

El nacimiento de una palabra

Lo primero es confirmar que la palabra no figura oficialmente en ningún diccionario de uso habitual en lengua castellana. Los consultados en primer término son el Diccionario del Español Actual de Manuel Seco, Olimpia Andrés y Gabino Ramos, el Diccionario del uso del español de María Moliner y el diccionario Clave de uso del español actual. Por último, la RAE consulta una herramienta interna denominada ARU, que recopila el contenido de la mayor parte de los diccionarios latinoamericanos.

A golpe de clic, los lexicógrafos confirman que postureo no está registrada en ninguno de estos trabajos. Tampoco en sus dos principales bancos de datos, el Corpus del Español del Siglo XXI (CORPES XXI) y el Corpus de Referencia del Español Actual (CREA), con textos de todo tipo y procedencia que, debido a su gran tamaño, sólo existen en soporte electrónico. Y en ambos, oficialmente, tampoco está todavía registrada la palabra postureo.

La primera referencia “de peso” que la RAE da por válida e incluye en su estudio es la definición que hace de postureo la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA), un organismo creado a partir de un organismo de origen periodístico, el Departamento de Español Urgente de la agencia de noticias EFE en colaboración con la citada entidad bancaria.

FUNDEU

El sustantivo postureo y el verbo posturear, con los que se alude a la adopción de ciertos hábitos, poses y actitudes más por apariencia que por convicción, son neologismos bien formados que siguen el paradigma de ningunear/ninguneo, flirtear/flirteo, menear/meneo y muchos otros.

La expresión postureo surge en el ámbito de las redes sociales para calificar actitudes impostadas, con un sentido que puede ir de lo irónico a lo despectivo, y se ha extendido ya en el español de España a otros ámbitos.

Así, aparece con frecuencia en los medios de comunicación en frases como “La campaña de moda: ¿solidaridad o postureo?”, “El postureo político se ha adueñado de la escena municipal” o “No eres triatleta aún, pero vamos a ayudarte a hacerte pasar por tal, a posturear en la línea de salida”.

Desde el punto de vista del significado está emparentada con postura y sobre todo con pose (‘postura poco natural, y, por extensión, afectación en la manera de hablar y comportarse’), de modo que en los ejemplos anteriores puede considerarse adecuado el uso de esa palabra.

De la Fundéu deriva una web para compartir información práctica y normativa sobre el idioma español. Según esta Wikilengua

WIKILENGUA

El término postureo es un neologismo acuñado recientemente y usado especialmente en el contexto de la redes sociales y las nuevas tecnologías, para expresar formas de comportamiento y de pose, más por imagen o por las apariencias que por una verdadera motivación. No tiene todavía registro en los diccionarios.

También se usa el verbo posturear, con el significado de ‘actuar con postureo’.

Por ejemplo:

En España somos más dados al postureo, la imagen, coquetear con las niñas, vender humo.

El postureo se practica en una plaza pública, lo que implica que se trata de que te vean el mayor número de personas posibles.

Suele tener valor despectivo.

En inglés, se usa la palabra poser para la persona que actúa con postureo. La voz española tal vez tenga su origen en la inglesa.

Google como referencia

Como decíamos al principio, es imposible saberlo todo y admitir lo contrario sería un auténtico postureo, así que a los lexicógrafos de la RAE también consultan una de las mayores y más vivas bases de datos del momento: Google. Utilizan principalmente tres de las opciones de búsqueda que ofrece la herramienta (sin filtro, con filtro ‘España’ y Google Libros) y añaden los resultados a la documentación sobre la nueva palabra en estudio.

GOOGLE LIBROS

Afina bien ese alambre y hácele buen postureo, por verte menear "los deo" en ese guitarrón grande. Chicha en cacho con “laranja”, recopilación folklórica (Rubén Sáez Durán, 1900)

Al literato mejor / con mi versito lo enreo / por tener tan buen empleo, / le digo a mi coña ingrata: / tomo copa i gano plata / haciendo mi postureo. (Anales de la Universidad de Chile,1919)

De esta última búsqueda se extrae, por ejemplo, que en Chile los acordes (conjunto de tres o más sonidos diferentes combinados armónicamente) se llaman posturas. El postureo sería la acción de crear los acordes o posturas de la guitarra. He aquí dos ejemplos: 

[...] tiesa y oscura de los señorones de tierra fría que, congestionados por el bochorno, maldicen la hora en que se les ocurrió salir! Damas de noble gesto y no menos esbeltas del interior y las religiosas, mantienen el tono con su aire de reposo y actitud mesurada. Con afán de hacerse notar, entre los empujones, pululan pléyades empalagosas de "alas" y "alitas", (pollitos y pollitas snob), que nuestro amigo los encuentra supremamente ridículos por su afectación en el léxico y en el postureo!

La primera referencia española data del año 1968: Miguel Fornaguera, autor y pedagogo español afincado en Colombia fue un librepensador que se marchó a este país latinoamericano huyendo de la dictadura de Primo de Rivera. Luego volvió a España cuando supo que triunfó la República y volvió a exilarse con el triunfo de Franco. Fornaguera escribió Aguafuertes colombianos: visiones de Colombia (1914-1934).

El futuro está en la red

Sirva este estudio inacabado de postureo como mero ejemplo. Al cierre de este reportaje, la RAE está trabajando con 12.156 fichas así. No son sólo palabras nuevas, también hay añadidos, enmiendas a las ya publicadas, muchas internas y, sobre todo, cuestiones técnicas. Elena Zamora nos explica que la nueva edición del diccionario aún está en fase embrionaria.

“Las comisiones y los plenos que acabarán estudiando toda esta documentación ahora se encuentran en una fase de reflexión. Las academias de la lengua española, sumando las 22 de América y la recién aprobada de Guinea, han decidido que la próxima edición sea innovadora. Todas las anteriores ediciones siempre fueron en papel hasta que se comenzaron a mostrar en internet en 2001. Lo lógico es que la siguiente edición se piense primero para el formato digital y también se publique en papel. El espacio ya no será un límite”.

Con todo, y aun siendo pronto, esta es la primera propuesta de la RAE para registrar en el diccionario la palabra postureo:

postureo

m. Esp. Actitud estudiada o afectada en el modo de hablar o de comportarse para intentar agradar.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?