El LargueroEl Larguero
Deportes
Rugby

Alhambra Nievas, ingeniera y árbitra de rugby

Con tan solo dos temporadas en la élite internacional, Alhambra se ha convertido en uno de los tres mejores árbitros del mundo y sueña con estar en los Juegos de Río

Alhambra Nievas, ingeniera y árbitra de rugby

Alhambra Nievas, ingeniera y árbitra de rugby

09:21

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/001RD010000004071133/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Conoció el rugby como muchos otros aficionados, en la universidad. Alhambra Nievas estudiaba en Málaga Ingeniería de Telecomunicaciones cuando dio sus primeros pasos en este deporte. Un deporte que engancha y que una vez que pruebas, no puedes dejar porque como dice la propia Alhambra, el rugby no es solo un deporte, es una forma de vida, una cantidad de valores y una filosofía.

Jugó en la élite española durante 11 temporadas, llegando a disputar el 6 Naciones de 2006 con la Selección, pero dejó de ser parte para convertirse en juez. Lleva tan solo dos años con contrato internacional y ya está entre los tres mejores árbitros del mundo. Normalmente ejerce en la División de Honor masculina y en las Series Mundiales femenina. Será árbitro principal en el preolímpico femenino de rugby 7, donde España tiene muchas opciones de clasificarse para los Juegos, así como árbitro asistente en el masculino. Y si nada se tuerce, estará en Río 2016, uno de sus grandes sueños.

Alhambra si siente una privilegiada por ser una profesional del arbitraje, por ganarse la vida como árbitra de rugby. No se cambiaría nunca por un colegiado de fútbol y espera seguir disfrutando de su deporte tanto dentro como fuera del campo, porque en el “tercer tiempo” también se invita al árbitro.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad