Lunes, 24 de Enero de 2022

Otras localidades

'LA SCRIPT' | SERIES DE TELEVISIÓN

10 razones para amar a Shonda Rhimes, la reina de la televisión americana

Muchos la habrán conocido tras la muerte de algún personaje o al ser diagnosticado en un maratón, pero Shonda Rhimes es mucho más que la legitimadora de los guilty pleasure

Las actrices Viola Davis y Kerry Washington (a la izquierda), junto a Shonda Rhimes y la protagonista de 'Anatomía de Grey', Ellen Pompeo (a la derecha)

Las actrices Viola Davis y Kerry Washington (a la izquierda), junto a Shonda Rhimes y la protagonista de 'Anatomía de Grey', Ellen Pompeo (a la derecha) / Frederick M. Brown / Getty Images

Escucha la sección de televisión de 'La Script'

Guionista, directora y productora. Es la 'showrunner' más poderosa de la televisión americana. Y aunque a estas alturas no deberíamos destacarlo, también es mujer, negra y con 46 años. Shonda Rhimes ha logrado crear un imperio con sus series de televisión. Mujeres protagonistas, repartos diversos y una mezcla de géneros es, simplificándola, su fórmula mágica. Culebrones adictivos que los espectadores devoran semana tras semana para asombro de la crítica, que ha acabado rendida a ella, una marca de éxito.

Razones para amar a Shonda Rhimes, la reina de la televisión americana / Tráiler promocional de 'The Catch' / CANAL PLUS SERIES

Acaba de estrenar 'The Catch', un thriller frenético de tacones imposibles.  Mireille Enos, a los que muchos recordaran por 'The Killing', interpreta a una ambiciosa investigadora privada capaz de resolver de forma sigilosa los problemas de clientes muy poderosos. Acostumbrada a no fallar en su caza, todo cambia cuando un misterioso 'señor X' pone en jaque su paciencia.  Un estafador profesional que además es su prometido. El vínculo sentimental de Shonda para iniciar un juego de gatón y ratón que promete entretenernos durante mucho tiempo. Pero más allá del entretenimiento, hay un buen puñado de razones para defender y reivindicar a Shonda. A continuación exponemos unas cuantas: 

1.- Cuatro series en emisión

Tiene tres series en el prime time de un canal americano, la ABC. Llena toda la noche del jueves con sus placeres culpables: la imbatible ‘Anatomía de Grey’, la adictiva ‘Scandal’, la ya consolidada ‘Cómo defender a un asesino’ y ahora la última en llegar, ‘The Catch’. Treinta segundos de publicidad en un corte puede llegar a costar 200.000 euros. Pero hay más cifras mareantes en su vida:

2.- Una creadora de equipos

Shonda está detrás del proceso creativo de ‘Anatomía de Grey’ y ‘Scandal’, y, a pesar de no estar presente en el guion de ‘Cómo defender a un asesino’, ésta sigue las mismas reglas que encumbraron a las anteriores. Si en algo es experta es en rodearse de un grupo muy bien formado que ejecuta a la perfección lo que ella les ha enseñado. Todos dicen que es una mujer muy fiel a su equipo, y que desde el principio planteó su productora, Shondaland, como una vía para dotar de más oportunidades a sus compañeros de trabajo. En su estudio, situado en pleno Hollywood, hay guardería y coches compartidos para llevar y recoger a los niños al colegio. Cuando recogió el Globo de Oro por ‘Anatomía de Grey’ se desvivió en dar las gracias a su equipo.

Es una creadora que ha logrado construir un universo propio pero se aleja de la visión que tenemos de la autoría televisiva en otras series. Como explica Conchi Cascajosa en ‘La cultura de las series’, hay que mirarla como una autora porque todas sus series, más allá del petardeo y la locura, comparten rasgos, como un reparto amplio y multicultural, mujeres al frente y una mestizaje genérico, thriller, drama y culebrón donde la vida profesional y personal siempre se cruza.

3.- Tibio reconocimiento de la crítica

Shonda Rhimes ha sabido perfectamente construir un imperio sin el beneplácito de los críticos más exigentes. El año que ‘Anatomía de Grey’ se alzó con el Globo de Oro por delante de otras como ‘Perdidos’ o ‘24’, los más puristas criticaron ese galardón a una serie que llevaba la etiqueta de placer culpable. Por muchos artículos que dedican a sus ficciones-fenómeno, siguen sin tomarla en serio. Quizá no lo merezca y tampoco lo necesite.  Sin embargo, la audiencia está rendida a sus pies y algunas personalidades como Michelle Obama o Oprah Winfrey se han declarado fans de su forma de contar historias.

4.- La leyenda dice que mata a los personajes si los actores le caen mal

No es un rumor, está comprobado que no le tiembla el pulso, ni siquiera con los más queridos. En la pasada temporada de ‘Anatomía de Grey’, todos los fans se conmocionaron con la muerte inesperada de Derek Shepherd. De hecho, hay una petición en Change.org para resucitarlo con más de 100.000 firmas. La lista es interminable y mucho se ha hablado de la marcha de la serie de Patrick Dempsey, y aunque la productora alegó motivos de guion, parece ser que los motivos fueron otros. No extraña, porque la propia showrunner admitió medio en broma en ‘The Nightly Show que ‘se cargaba’ a los que le caían mal.

5.- Mujeres al poder

El patrón que más se repite en sus series es el de las mujeres protagonistas. Son fuertes y seguras de sí mismas sin importar su posición. Da igual que sean médicos, abogadas, asesoras presidenciales o investigadoras, buscan conseguir todo lo que se proponen. La propia Shonda Rhimes reconoce que en todas ellas está impreso su carácter. 

6.- Premios para dos actrices negras

Las series de Shonda han hecho que dos actrices negras ganen premios importantes y que Kerry Washington fuese la primera intérprete de color nominada en 20 años a los Emmy. En esta última edición de los premios de la Academia de la Televisión, Viola Davis fue la afortunada por su papel de abogada tan implacable como vulnerable en 'Cómo defender un asesino' y pronunció un discurso muy reivindicativo

Antes de ella fue el turno de otra actriz afroamericana. El primer gran proyecto de Shonda ya da muchas pistas del enfoque de su carrera: el guion de la TV movie ‘Dorothy Dandridge’, la historia de la primera actriz negra nominada al Oscar como protagonista, papel que le valió el Globo de Oro a Halle Berry 

7.- Abre debates de temas controvertidos

No sólo ha contribuido con la visibilidad de los negros, sino que además, también toca asuntos sensibles siendo consciente de que puede influir en la opinión pública a través de las series. El caso más claro es el del aborto, tratado en un capítulo de ‘Scandal’ en el que Olivia Pope acude sola a una clínica para someterse a uno. Todo ello, además, sucede paralelamente a otra trama en la que la primera dama, Mellie Grant, se opone con éxito en el Senado a una medida que dejaría sin fondos a los centros de planificación familiar.

Justo después de su emisión, la organización sanitaria Planned Parenthood, citada en el capítulo como la gran damnificada de los recortes, emitió un comunicado agradeciendo la labor de difusión de la situación de muchas mujeres. Por su parte, Shonda se defendió de las críticas aludiendo que toda la trama se basaba en la realidad más fiel y que aún no sabe porqué el tema no se trata en la ficción con la naturalidad que merece. "Es un tema candente y hay que hablar de ello", setenció la 'showrunner'.

8.- 'Flashback' para llorar

Si no tiene reparo en matar a personajes, de jugar con nuestras emociones ni hablamos. Le encanta usar los flashback con una música de fondo para hacernos llorar. Ñoñería y azúcar en vena y si suena 'How to save a life', siempre mucho mejor

9.- Tacones y Twitter

Que no hablen muy bien de tus series, no significa que no dediquen portadas a tu pequeña revolución. Es un fenómeno sin fecha de caducidad. Sus actrices y ella ocupan portadas de revistas, los blogs de moda siguen los modelos de cada capítulo y, al final, genera mucho ruido... A estas alturas también resulta curioso el intenso uso de las redes sociales de algunas de las actrices. Kerry Washington se ha convertido casi en su jefa de comunicación, tuitea durante el episodio, retuitea las otras series, mantiene informado a los fans... El marketing no se les da nada mal

10.- Y tiene tiempo para escribir un libro 

Le propusieron decir siempre 'sí' a cualquier proyecto o invitación durante todo un año. Ella aceptó el reto y de ahí nació 'Year of yes', que le ayudó a vencer muchos de sus miedos, por ejemplo hablar en público o atreverse con la interpretación. Una experiencia que, dice, le ha cambiado la vida y despertó mucha expectación: la reina de la televisión necesitaba cuestionarse. La última bofetada de una mujer que no se pone límites. 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?