Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 03 de Abril de 2020

Otras localidades

ENCICLOPEDIA CURIOSA DEL CINE

Mi querido monstruito

La película "Víctor Frankenstein” nos trae de nuevo a las pantallas a un mito del terror: El monstruo de Frankenstein. Es, tras Sherlock Holmes, el segundo personaje de ficción que más veces ha sido llevado al cine.

Mi querido monstruito

Víctor Frankenstein

El monstruo de Frankenstein nació de imaginación de la escritora Mary Shelley un atardecer del verano de 1816. Cinco amigos ingleses entre los que se encontraba Lord Byron, el poeta Shelley y su mujer Mary pasaban unos días a orillas del lago Lemans en Suiza. Alguien propuso para entretenerse competir entre ellos escribiendo el relato más terrorífico que pudieran imaginar. Polidori, secretario de Lord Byron, escribió “El vampiro”, antecedente de Drácula, pero la ganadora de la apuesta fue Mary Shelley. La escritora, que sólo tenía dieciocho años entonces, imaginó un relato sobre un científico que conseguía dar vida al cuerpo de un hombre formado con restos de cadáveres. Shelly animó a su mujer a que ampliara aquella idea y dos años más tarde Mary publicó “Frankenstein o el moderno Prometeo”. La novela no tardó en convertirse en un éxito. Una historia que se hacía interesantes planteamientos metafísicos: la ciencia como sustituto de Dios o los límites que ha de tener ésta. El monstruo era, por su parte, un ser solitario y sufriente que exigía que su creador le rindiera cuentas.

Pero vayamos a sus inicios cinematográficos. El cinco de diciembre de 1931 cientos de personas hacían cola ante un cine de Nueva York. La hilera daba la vuelta a la manzana y es que los rumores hablaban de una cinta absolutamente terrorífica. La película se titulaba “El doctor Frankenstein”. En el cine mudo ya se había rodado una versión de la novela de Mary Shelly que pasó desapercibida. Aquella película de 1931 fue la que de verdad hizo que el monstruo viviera en la pantalla.

En un principio el protagonista iba a ser Bela Lugosi, que por entonces era la gran estrella del cine de terror gracias a “Drácula”. Lugosi hizo una prueba pero al final rechazó el papel alegando que el maquillaje iba a hacerle irreconocible para sus admiradores. Pero el director James Whale pronto le encontró un sustituto. Un día se había fijado en el comedor de los estudios Universal en un oscuro actor secundario de aspecto inquietante llamado Boris Karloff que en las malas rachas trabajaba de camionero. Al director le había fascinado el rostro alargado de Karloff y en especial su penetrante mirada así que le propuso hacer una prueba. Tras pasar por las manos del maquillador Jack Pierce el inquietante Boris se transformó definitivamente en un monstruo terrorífico. Whale ideó también la forma de gruñir y de andar del personaje. Las piernas del actor se enfundaron en tubos de metal para reducir su movilidad y debía vestir un traje con doble relleno y alzas en los zapatos.

Boris Karloff dio al monstruo la mezcla necesaria de horror y de ternura. Cinco años más tarde, en 1936, el monstruo hizo una petición: “Quiero una mujer como yo”. “La novia de Frankenstein” tuvo tanto o más éxito que la primera película y hoy en día está considerada en los estudios críticos como una obra todavía mejor. En el siguiente reportaje de vídeo os contamos todo sobre esta película.

En los años 40 la Universal siguió produciendo películas sobre el monstruo, pero cada una de ellas iba perdiendo en interés y creatividad. Pero a finales de los 50, en Inglaterra, la criatura volvió a revivir con fuerza. Una pequeña productora llamada Hammer decidió producir una nueva serie de películas sobre el mito. Siete largometrajes en total en los que el monstruo perdía protagonismo para dárselo al científico. El doctor ya no era un ser atormentado al ver lo que había creado, sino un hombre arrogante y ambicioso que interpretaba con mirada penetrante el actor Peter Cushing.

Películas sobre el monstruo de Frankenstein las ha habido para todos los gustos. Algunos títulos lo dicen todo: “Las experiencias eróticas de Frankenstein”, “Jesse James se encuentra con el hijo de Frankenstein”... Ha habido monstruos de serie B y también paródicos como el de “El jovencito Frankenstein”.

El monstruo de Frankenstein es uno de los personajes de más éxito en la historia del cine. Es, tras Sherlock Holmes, el segundo entre los de ficción que más veces ha sido llevado a la pantalla. Su secreto tal vez sea que en él se mezclan los instintos más bajos y los más altos, lo monstruoso y lo tierno, una contradicción que permite mil y una posibilidades y todo tipo de reflexiones sobre la responsabilidad del creador. Ahora la película “Víctor Frankenstein” nos trae de nuevo a las pantallas a los personajes del doctor y su criatura.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?