Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 22 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Cinco claves para entender la sanción de la FIBA a España

Intentar explicar fácil y rápido el conflicto entre FIBA y Euroliga con las Federaciones nacionales de por medio es más o menos como si mi sobrino intenta explicar el Big Bang en tres palabras...

Scariolo hace indicaciones a sus jugadores en un partido del pasado Eurobasket de Francia /

El titular "FIBA excluye a España y a otras trece federaciones del Eurobasket de 2017" es suficientemente impactante como para intentarlo. Hecha esta premisa vamos a hacer un intento al más puro estilo juicio rápido.

Antecedentes de hecho: La FIBA decide un buen día del año pasado convertirse en la UEFA. Es decir, intentar controlar todo lo que genere el baloncesto a nivel europeo. Las selecciones ya las controla, pero quiere extender su poder a las competiciones de clubes. El problema es que esas competiciones las dirige desde el año 2000 un ente privado que organiza la Euroliga y la Eurocup que en ese momento no interesaban un pimiento a la citada FIBA.

Precedentes cercanos: FIBA y Euroliga se reúnen a principios de año sin llegar a un acuerdo para crear una competición común. Ninguna quiere ceder poder ante la otra. La Euroliga propone a sus equipos (los más potentes de Europa) una subida en los ingresos espectacular y una participación casi a dedo (la Euroliga decide que equipos jugaran su competición no teniendo en cuenta en la mayoría de los casos sus méritos deportivos en el año dentro de su liga doméstica). FIBA, consciente de que no puede ofrecer tanto dinero, lo que hace es poner a las ligas nacionales el caramelo de que en su Champions se participa por méritos deportivos, los ganadores de los campeonatos domésticos si entrarían directamente en su competición.

Problema español: En España la liga profesional de baloncesto no depende de la Federación. La organiza un organismo llamado ACB que tiene independencia total para tomar decisiones con respecto a reglas y participación. De hecho los clubes que proceden de la liga federativa (LEB) y quieren ingresar en la ACB tienen que pagar un canon de tres millones de euros para tomar parte en la competición. Bajo esta premisa, la Federación no tiene potestad siquiera para pedir y mucho menos para obligar, a que los equipos de la ACB jueguen lo que quiera la FIBA. La ACB ya decidió hace un mes que sus equipos jugaran la Euroliga y sus competiciones satélites (Eurocup) dejando la opción a los equipos españoles que no se clasificaran para esas competiciones a jugar la nueva Champions FIBA.

Futuro cercano: La FIBA da a la Federación Española la opción de recurrir hasta el 20 de este mes. La FEB lo hará pero se encuentra con el problema añadido de que estamos sin presidente (José Luis Sáez ha dimitido y no se presenta a la reelección) con lo que el descabezamiento federativo complica más las cosas.

Futuro a medio plazo: Si no se ponen de acuerdo FIBA y Euroliga será el TAD en Suiza quien tenga que tomar una decisión. La citada decisión podría generar la suspensión cautelar de la sanción y que todos los equipos jugaran el Eurobasket 2017.

Y tras el intento de explicarlo todo un poco de opinión. ¿ Imaginan a los Warriors sancionando a Curry sin jugar en su propio equipo por no haber asisitido a la fiesta de cumpleaños del entrenador? Pues eso me pasa a mí. Sancionar a federaciones como España sin Eurobasket es dejar a la FIBA sin su mejor equipo en su mejor escaparate. Pero como la sanción se extiende además a equipos nacionales como Serbia, Rusia o Grecia FIBA comete un error de bulto.

FIBA saca la mayor parte de sus ingresos por derechos de televisión y marketing derivados de los campeonatos nacionales. ¿Me puede alguien decir qué televisiones y qué sponsores van a querer un Eurobasket con selecciones del calado del Vaticano, Mónaco o Luxemburgo? O por no exagerar...¿Que tirón deportivo, televisivo o de marketing podrían tener unas semifinales Francia-Belgica y Letonia-Irlanda?

En definitiva, a la espera de mejores ocurrencias, a FIBA y tambien a Euroliga habría que explicarles la diferencia entre ordeñar una oveja y hacerlo con una abeja. Suenan parecido pero las consecuencias son distintas. Mientras ordeñar una oveja es posible, hacerlo con una abeja solo te puede traer como efecto un buen picotazo que te deje dolorido durante un tiempo. Yo tengo la impresión de que tratar de ordeñar más aún el baloncesto es como ordeñar una abeja, en vez de dejarla dar miel vamos a tener un dolor que nos va a durar una buena temporada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?