Viernes, 07 de Agosto de 2020

Otras localidades

Ciudad Juárez, un feminicidio latente y olvidado, marcado por la impunidad

"Asesinaron a mi hija, y yo recibí cinco balazos y una cuchillada en el cuello"

Lilia Alejandra tenía 17 años cuando desapareció. Hoy su madre, que ha sufrido ya dos atentados, nos relata qué ha sido del feminicido más atroz de América. También recordamos el caso 'Campo Algondero', una sentencia histórica por la que México fue condenado por feminicidio

Desde el caso de 'Campo Algodonero', cada cruz rosa recuerda a las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez

Desde el caso de 'Campo Algodonero', cada cruz rosa recuerda a las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez / Agencias

Esta semana nos hemos propuesto rescatar de las entrañas un fenómeno que parece que ha caído como el plomo, muy poco o nada se ha vuelto a escuchar del feminicidio de Ciudad Juárez, pero ni mucho menos se ha resuelto esta pesadilla.

Escucha el programa:

Nadie en Ciudad Juárez puede olvidar lo que ocurrió el 6 de noviembre de 2001. Ese día se encontraron ocho cuerpos tirados en el suelo, los cuerpos de ocho mujeres, varias de ellas menores, asesinadas y torturadas. Fueron encontradas en un campo donde se cultivaba el algodón, por eso aquel caso, que dio la vuelta al mundo, se conoció como el caso ‘Campo Algondonero’. Esa masacre destapó el feminicidio más brutal de América Latina. Desde entonces, en esta ciudad mexicana se han clavado muchísimas cruces, demasiadas, todas de madera, cada una de un tamaño, algunas torcidas, y todas de color rosa. Cada una esas cruces recuerda el asesinato de una mujer en Ciudad Juárez.

La lista es interminable, una macabra lista en la que se encuentra Lilia Alejandra. “Lo último que recuerdo de ella es a Alejandra entregándome a sus bebés a las 6 de la mañana, y pidiéndome dinero para el transporte, para ir a trabajar”, esa fue la última vez que su madre, Norma Andrade habló con su hija, según ha relatado en Punto de Fuga. De ese momento han pasado ya 15 años. Ese es el tiempo que esta madre lleva luchando para conseguir su gran objetivo, “que los asesinos de mi hija acaben en prisión”. Pero esa incansable batalla le ha llevado a sufrir dos atentados, primero en Juárez, “cuando me dispararon cinco balazos”, eso la empujó a huir al sur de México, pero allí, solo unos meses después “me encajaron un cuchillo en el cuello que me llegó hasta la mejilla”, por suerte no llegó a la yugular, eso le salvó la vida.

Norma Andrade sujetando la foto de su hija, Lilia Alejandra

Hoy Norma recuerda con dolor el sufrimiento, el miedo y las secuelas que deja en una mujer esta violencia extrema, “es un dolor que no acaba nunca, el dolor por querer vengar a una hija. Pero también el miedo a salir a las calles, a que salgan tus hijos, el no saber si van a regresar…”

 

Esta tortuosa lacra aún se respira por las calles de esta ciudad mexicana. Durante 2015 murieron asesinadas 46 mujeres en Ciudad Juárez, según el programa de monitoreo de la Red Mesa de Mujeres de Ciudad Juárez. Su responsable alerta que este feminicidio “no ha acabado”, según Itzel González, “hemos regresado a los mismos niveles de violencia que teníamos antes de que se implementara la llamada guerra contra el narcotráfico”.

La palabra ‘impunidad’ es un término que está siempre presente cada vez que se habla del feminicidio de Ciudad Juárez. La torpeza, la desidia y la implicación de las autoridades mexicanas en el caso de ‘Campo Algodonero’ llevó a que la Corte Interamericana de Derechos Humanos dictase una condena histórica. Fue en 2009. Por primera vez en su historia, México fue condenado por feminicidio. Pero casi años después de aquella resolución, México no ha reparado aún todo el daño que no supo o no quiso evitar. “Aún no ha cumplido íntegramente esa sentencia, me gustaría decir que sí, pero no es así”, según explica a Punto de Fuga una de las abogadas que logró esta sentencia histórica, Karla Micheel. Por ejemplo, México no ha cumplido su obligación de investigar y sancionar a los funcionarios acusados de irregularidades en estas muertes, y la explicación asusta, “no lo ha hecho, según el propio Gobierno, porque esas personas, o bien han sido asesinadas, o porque los delitos han prescrito”.

Si no se ha vuelto a escuchar algo sobre el feminicidio de Ciudad Juárez es porque "el Gobierno emprendió una campaña mediática contra nosotras, decía que manchábamos la imagen de Ciudad Juárez, esa campaña es la que ha frenado la presencia de los feminicidios en los medios", según alerta Norma Andrade.

Pero en el recuerdo todavía queda lo que ocurrió en 2010, el año en el que se produjo la mayor masacre de Ciudad Juárez con 304 mujeres asesinadas, ese fue el año más sangriento, que ahora queda empañado por el olvido de un feminicidio que continúa latente.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?