Domingo, 09 de Mayo de 2021

Otras localidades

UNIVERSOS PARALELOS

Dime en qué barrio vives y te digo si hay gorriones

El modo de vida de los humanos es la principal causa del descenso de población de estos pajarillos, que nos acompañan desde, por lo menos, la Edad de Bronce

Aunque la banda sonora del Piratas del Caribe nos lleve a la mitad de un océano, hoy nos quedamos en la ciudad.

-Caballeros, mi lady. Siempre recordareis este día como el día que casi capturais al capitán Jack Sparrow.

Eeehhh... bueno, no pretendíamos capturar a nadie... pero sí nos centraremos en su apellido.

-¿Cuál es tu nombre?

-Y si os doy tres chelines, y olvidamos mi nombre...

No, capitán Sparrow. O también podría decir, Capitán Gorrión. Esta noche no admitimos sobornos, porque esto es muy serio. Nos centraremos en su apellido porque los gorriones están disminuyendo considerablemente su población.

FICHA TÉCNICA

Nombre: Passer domesticus o gorrión común.

Hábitat: Todos los continentes, con la excepción de la Antártida.

Alimento: Omnívoros, pero sobre todo grano e insectos.

Nidada: Entre dos y cuatro puestas por temporada de entre 1 y 8 huevos.

Caminando por un parque, por la calle, en la terraza de un bar... Estamos acostumbrados a tener cerca a estos pequeños pajarillos de alrededor de 15 cm, a nuestros pies o sobre nuestras cabezas. Sin embargo, cada vez hay menos.

Sí, los expertos comienzan a percibir una declive poblacional en España, aunque afortunadamente aún lejos de la reducción que se constata a nivel europeo donde llega a ser del 64%, comparando los datos oficiales que se tienen desde el año 80. Y solo en Londres ha caído un 90%.

Para conocer las causas de esta preocupante situación, hemos hablado con Nicolás López, Doctor en Biología y responsable de especies amenazadas de SEO/BirdLife. ¿Qué está pasando?

Y es que estas aves comunes se consideran un bioindicador de la calidad de vida, y su desaparición augura problemas que también afectan a los seres humanos. Entre las causas que se barajan para este detrimento de la población del gorrión, destaca la ley del más fuerte: es decir, la competencia por los alimentos con aves como las palomas, y la depredación de otros animales como son los gatos callejeros y las cotorras que se ha observado que puntualmente atacan a los nidos.

Pero no solo los animales con los que comparte ecosistema, sino también el ser humano ha sido y sigue siendo un enemigo. En 1958 durante el gobierno de Mao Zedon, China comenzó la campaña de las cuatro plagas, dentro de un proyecto de desarrollo indultrial. Calcularon que cada gorrión comía al año 4 kilos y medio de grano, por lo que matando a un millón de gorriones se podría alimentar a 60.000 personas más. Los modos de acabar con estas aves fueron diversas, y finalmente casi consiguieron extinguirlas. Desde el punto de vista de los gorriones... ¿somos nosotros una plaga?

En general, los gorriones son gregarios y se asientan en zonas donde no perciban demasiadas amenazas. Nicolás López nos explica que el humano, que siempre ha estado al lado del gorrión, desde la Edad de Bronce, según algún restos encontrado en Suecia, comienza a ser una amenaza para este pajarillo. Sí, nuestra supuesta mejora de la calidad de vida, les afecta negativamente. Una de ellas: las nuevas construcciones sin orificios ni bajocubiertas de teja.

Aunque para nosotros sea necesaria la limpieza en las calles, cuando esta es extrema perjudica a otros seres vivos. Y si no, escuchen el dato que nos da este doctor de biología. Dígame en qué barrio vive, y le digo si hay gorriones.

Y otro de los factores que afectan son, sin duda, el tratamiento químico de las zonas verdes: el uso de herbicidas y plaguicidas, puesto que se encargan de aniquilar todo alimento vivo para los gorriones y su prole, que son los que necesitan doble ración de proteína. Si esta cantidad no es suficiente, afecta al desarrollo de los pollos.

Menudo rapapolvo nos está cayendo a los humanos, pero es bueno que seamos conscientes de que hay consecuencias de nuestro modo de viada. La contaminación atmosférica afecta a la fertilidad y defensas de estos pajarillos. De hecho han comparado la sangre del gorrión común de ciudad con el rural, y han comprobado que la sangre del urbanita contiene altos niveles de metales como plomo, cobre, cadmio y cinc. Y a día de hoy también se está investigando cómo afectan las antenas emisoras de telefonía móvil puesto que parece que podría haber cierta correlación entre la escasa población de gorriones en zonas donde hay gran densidad de antenas electromagnéticas.

Para evitar la desaparición paulatina de gorriones, nosotros, los humanos, podemos tener pequeños gestos de cariño con nuestros compañeros los gorriones. De hecho, en los próximos días SEO/BirdLife organiza en Madrid unos talleres para fabricar cajas nido con materiales recilados y comederos y bebederos para aves de pequeño tamaño, sobre todo para mantenerlos en la época invernal, que es cuando hay más falta de alimentos.

Y para homenajear al gorrión y concienciar por la protección de los gorriones, desde la India, se proclamó el día mundial del gorrión: el 20 de marzo, y es que hay una cosa que está clara: el passer domesticus es un bioindicador por una razón:

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?