Lunes, 28 de Septiembre de 2020

Otras localidades

INCENDIOS FORESTALES

Prevenir antes de tener que apagar

La extinción de un incendio forestal comienza por la prevención y se puede apagar sin agua, evitando imprudencias y cuidando el monte. En ello se empeñan los más de 500 agentes de las BRIF durante todo el año y, sobre todo, antes de que empiece la campaña de verano

Prevenir antes de tener que apagar

Labores de prevención de las BRIF

Las Brigadas de Refuerzo en Incendios Forestales (BRIF) son unidades especialmente entrenadas y formadas para el combate de los grandes incendios forestales. Son fuegos denominados de nivel 2 y que superan las 500 hectáreas. Sus bases se ubican en zonas de alto riesgo de incendio o de elevada riqueza forestal.

En 1992, el desaparecido Instituto para la Conservación de la Naturaleza (ICONA) creó las dos primeras BRIF. Actualmente hay servicio 10 durante las campañas de verano, distribuidas por todo el país, y cinco de menor tamaño durante la campaña de invierno-primavera, en el norte y oeste de la Península, que son las que se dedican a las labores de prevención. En total trabajan 540 personas distribuidas por todo el país.

Brigadas de Labores Preventivas

El servicio de Brigadas de Labores Preventivas (BLP) está formado por personal de las BRIF que trabaja fuera de las campañas de extinción, generalmente entre mediados de octubre y finales de mayo. Su trabajo consiste en la reducción y control de combustibles forestales, haciendo más resistentes los montes al inicio y propagación del fuego, y facilitando la extinción en caso de producirse un incendio.

El control del combustible se consigue por la ruptura de la continuidad espacial de vegetación, mediante desbroces, podas, aclareos, etc., en zonas en las que la maquinaria pesada no puede acceder. En concreto, se dedican a la elaboración de:

  • Fajas auxiliares. Suelen estar construidas en paralelo a una pista forestal o a una carretera, con unas anchuras que oscilan entre los 5 y los 50 metros. Se realiza una limpieza profunda de arbustos pero no se retira toda la vegetación para que el suelo no se degrade.
  • Cortafuegos. Son líneas limpias de vegetación que podemos ver cuando vamos por carretera, generalmente en el punto más alto de lomas y montañas. Es el punto de apoyo básico a la hora de controlar un incendio y también sirven de acceso para los medios terrestres de extinción. Tienen unos 25-30 metros de anchura y son cuidados cada año.

Las BLP trabajan con podadoras, desbrozadoras y motosierras, pero también llevan material de extinción. Carlos Martín, representante de Personal de las BRIF, explica que acaban quemando los restos, “por eso nos llevamos mochilas extintoras, como las que se usan en la fumigación, para controlar nuestro propio fuego y enfriar la zona cuando nos vamos”.

Durante el servicio también se realizan actividades específicas de formación (seguridad, labores de extinción, maniobras de autoprotección, etc.) que junto con la preparación física continuada contribuyen a la profesionalización de los trabajadores.

DECÁLOGO BÁSico

  1. No arroje colillas al suelo.
  2. En épocas de peligro, no encienda fuego en el monte.
  3. Si va a hacer una quema, pida autorización y extreme todos los cuidados durante su ejecución.
  4. En época de peligro, no utilice maquinaria agrícola o forestal que pueda generar incendios.
  5. Cumpla las restricciones de acceso a zonas forestales en épocas de alto riesgo.
  6. Si emplea fuego, extreme todos los cuidados.
  7. Si se ve en un incendio, llame al 112.
  8. Recuerde que la seguridad es lo más importante, nunca trabaje solo.
  9. En épocas de peligro, no utilice herramientas que puedan generar chispas.
  10. No debe basuras en el monte.

Fuente: Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente

Equipos de Prevención

En 1998 se crearon los Equipos de Prevención Integral de Incendios Forestales (EPRIF) para intervenir sobre las causas que generan los incendios forestales. En zonas del norte y noroeste peninsular son importantes las quemas, siempre a demanda de la población rural y los servicios de prevención de incendios, buscando que sean compatibles la protección de los montes y su aprovechamiento. Estas quemas sirven para mejorar los pastos y facilitar los accesos a los montes.

En otras zonas, los EPRIF se dedican al asesoramiento sobre planes de prevención a los municipios. Se pretende así que los colectivos rurales sean conscientes de las consecuencias negativas de las malas prácticas, como el empleo indebido del fuego, y cómo debemos cuidar mejor el patrimonio natural.

“Estamos muy pendientes de los denominados Interfaces Urbanos Forestales. Cada vez nos encontramos más urbanizaciones de reciente construcción con el bosque prácticamente en la puerta. Cuando se produce un incendio, hay que evacuar a todo el mundo. También nos ocurre con el abandono rural. Antes, las huertas rodeaban los pequeños pueblos y los ganaderos estaban pendientes”. Ahora, cada vez menos.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?