Viernes, 18 de Septiembre de 2020

Otras localidades

Proceso paz Colombia

Gabo y la paz, más presentes que nunca

Tanto el presidente Juan Manuel Santos como el número uno de las FARC, Rodrigo Londoño, recordaron a Gabriel García Márquez en sus discursos durante la firma del acuerdo de paz en Cartagena y su empeño por ver a una Colombia en paz

Gabriel García Marquez.

Gabriel García Marquez. / REUTERS

Los que le conocieron aseguran que García Márquez siempre batalló por la reconciliación de los colombianos. Y para conseguirlo el Nobel se implicó directa y discretamente en los procesos de paz, empezando por el que inició el expresidente Belisario Betancur a principios de los 80

En una charla en el Festival de Periodismo Gabriel García Márquez en Medellín, organizado por la fundación que él creó, la FNPI, Betancur cuenta cómo "no había límite para los servicios silenciosos" que le solicitaba al nobel para mediar en las negociaciones de paz. "A Gabo no le gustaba el poder, le gustaban los alrededores del poder y esos gustos por estar cerca de los poderosos los aplicamos con mucha frecuencia en los procesos de paz que comenzaron en el gobierno de este servidor", recuerda. El expresidente, periodista como el Nobel, le describe como alguien muy tierno "que se estremecía con la idea de vivir en un país en paz y ésa era "una ternura de patria también". García Márquez medió, en medio del sigilo y la discreción, durante tres décadas en procesos de paz con la guerrilla de las FARC, con el ELN, y con el M19, estos últimos ya desmovilizados.

El director general de la FNPI, Jaime Abello, dice que García Márquez le dedicó tanto tiempo y empeño a hacer "estos mandados de hacer gestiones discretas y servir de intermediario" porque era un convencido de que el único camino para la paz es el de la reconciliación y el cese de la violencia. Este sentimiento conciliador "era una faceta suya" y no sólo se ceñía al conflicto colombiano. "Gabo ayudó a centenares de personas a salir de la cárcel en varios países, pero especialmente en Cuba", donde también consiguió permisos de salida a muchas personas a las que se lo habían negado.

Santos dijo en su discurso en Cartagena que Gabo era "el gran ausente de ese día". Al final, el escritor de Aracataca no vivió para contarla, para contar la paz, pero está más presente que nunca en estos días en los que Colombia está a punto de tener, como soñó él, una segunda oportunidad sobre la tierra.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?