Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 14 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Cinco escritoras de cine

Atormentadas, enamoradas e inferiores a sus homólogos masculinos, este es el retrato que el cine ha hecho de las grandes escritores

Fotograma de 'Las horas', película sobre VIrginia Woold, en el Día de las escritoras /

Dicen que el cine es un reflejo de la sociedad que lo crea. Quizá esa sea la explicación de por qué hay tan pocas películas sobre escritoras y tantas de escritores. Solo dos datos: si recuerdan, ninguna mujer sonaba en las quinielas del Nobel de Literatura, recientemente concedido a Bob Dylan; o pónganse a contar las escritoras que salen en los libros de texto de los colegios e institutos.

Entre las escritoras que han logrado una película sobre sus vidas se encuentran sobre todo las anglosajonas. Por ejemplo, Virginia Woolf en Las Horas (2002), de Stephen Daldry. Nicole Kidman, con una considerable prótesis, interpretaba a la escritora en la época en la que escribía Mrs. Dalloway y luchaba contra una incipiente bipolaridad y problemas en su matrimonio. 

Las vidas de las hermanas Brönte han sido las más llevadas al cine. André Techiné, con Isabel Huppert e Isabel Adjani, dirigió en 1979 Las hermanas Brontë. Unas décadas antes, en Predilección, veíamos cómo estas hermanas, autoras de Cumbres borrascosas o Jane Eyre, luchaban por el amor de un mismo hombre.

Jane Austen, interpretada por Anne Hataway en La Joven Austen (2007), donde el director Julian Jarrold nos mostraba la apasionada vida sentimental de juventud de la escritora. Todo un clásico lo de mostrarnos los amoríos de las creadoras y la superioridad intelectual de los hombres con los que se cruzan, como vemos en este fragmento:

Tratadas como inferiores a los escritores, como intrusas en un mundo de hombres. Como Sylvia Plath, siempre subordinada a su marido en la cinta Sylvia (2002). Gwyneth Paltrow interpretaba a esta inteligente y depresiva mujer que se casó con el laureado poeta inglés Edward Hughes, Daniel Craig. 

Además del perfil de sufridoras y enfermizas, tenemos el de libertinas y desastres. Mujeres metidas en profesiones de hombres copiando los vicios de ellos y renunciando a una vida familiar, como le ocurría Dorothy Parker en La señora Parker y el círculo vicioso. Este drama de época, protagonizado por Jennifer Jason Leight, recrea las fiestas de los años 20 y los espectáculos de Brodway alrededor de los cuales surgieron varios círculos literarios y artísticos donde brillaba esta escritora, una mujer con problemas con la bebida y con relaciones sentimentales diferentes. Aquí la vemos luchar contra las desventajas del periodismo freelance:

En España, casi todas las vidas de escritoras se han reservado para la televisión pública: Emila Pardo Bazán en La condesa rebelde, donde el machismo rancio español se volvió contra esta escritora que quería la igualdad. La actriz Elvira Mínguez se convirtió en Clara Campoamor, en La mujer olvidada, abogada, escritora y una de las artífices de que en la Segunda República votasen las mujeres. Blanca Portillo ha sido Concepción Arenal en La visitadora de cárcel, otra producción de RTVE, sobre la mujer que reformó el sistema penitenciario español.

De Teresa de Jesús encontramos tres películas. Una para televisión, Teresa de Jesús, de 1984, dirigida por Josefina Molina y escrita por Carmen Martín Gaite; y la de 1961, dirigida por Juan de Orduña. Años más tarde, en 2007, Ray Loriga estrenó Teresa, el cuerpo de Cristo, con Paz Vega. Además, gracias al documental Las Sinsombrero, también de producción de RTVE, conocimos a escritoras olvidadas como María Teresa León, Ernestina de Champourcín, Concha Méndez, Rosa Chacel o Josefina de la Torre. Mujeres o a la sombra de un marido o compañero escritor, o bien atormentadas y silenciadas; o calladas por el régimen franquista que llegó cuando su obra estaba en pleno apogeo.

Por tanto, tenemos un cine que nos ha ayudado a conocer a escritoras, aunque el retrato de ellas haya sido, y continúe siendo, uniforme. La última cinta sobre una creadora, Historia de una pasión, de Terence Davis, película que todavía está en cartelera, vuelve a centrarse en los tormentos y en el desamor de una escritora, la poeta Emily Dickinson. "Una mujer adelantada a su tiempo", es la frase que usa la crítica para definir a todas estas escritoras que, más bien, vivieron en un mundo atrasado a su tiempo.

Sin embargo, enfrente, tenemos el retrato de los escritores como un relato mucho más variado, incluso los hay de otras clases sociales. Es cierto que los hay atormentados, enamoradizos y algunos que no han conocido el éxito hasta después de su muerte. Pero alrededor de ellos aparece el éxito, de una u otra manera, su condición de artista no se juzga, ni tampoco su autoridad como creadoras y, mucho menos, su vida íntima interfiere en su obra. Probablemente el cine solo retrate una sociedad no igualitaria, o quizá tenga que ver con que la mayoría de los directores de cine también son hombres.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?