Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 09 de Abril de 2020

Otras localidades

ÓPERA SIN MIEDO

Ramón Gener analiza la segunda parte de Bohemian Rhapsody

Nuestro experto cuenta la historia presente en la parte final de la canción de Freddie Mercury

Freddie Mercury, en un concierto el 1 de enero de 1986 en Londres

Freddie Mercury, en un concierto el 1 de enero de 1986 en Londres / GETTY IMAGES

Han sido diez días de espera para que Ramón Gener regrese con la segunda parte de su análisis de Bohemian Rhapsody, del genio musical Freddie Mercury. Aprendimos el significado del título de la canción y nos adentramos en la historia que esconde la canción y sus personajes.

La cuarta sección, que se llama 'ópera', es la que se encuentra a mitad de camino. En esta parte, considerada por nuestro experto como la más "juguetona", vemos cómo el personaje que va de camino al infierno por asesinar a un hombre, irá encontrándose con diferentes personas.

El primero con el que se encuentra es Scaramouche, que responde a una pieza operística de Darius Milhaud, una ópera para saxofón y orquesta. Después a nuestro personaje se le plantea si va a bailar el fandango. Ese fandango es lo que suena al final del tercer acto de Las Bodas de Fígaro de Mozart.

El siguiente personaje es Galileo, que no es Galileo Galilei, el astrónomo, sino su padre, Vincenzo Galilei, quien es considerado el inventor de la ópera. Tras este personaje, llega Fígaro, que hace referencia a una de las arias más famosas en la ópera.

Después se menciona a otra pieza: Magnificat, de Bach, que en la canción se desdobla en cinco voces, al igual que en la pieza del coro de la pieza clásica. Y llega Bismilllah, que es la forma más tradicional de nombrar a Dios, la cual es invocada por el personaje para que le salve del infierno.

La quinta sección es el desenlace, que comienza con el sonido del diablo con un ritmo de lo más roquero a través de la guitarra eléctrica. Tras este momento, un coro de ángeles da el paso a la coda, y poco a poco retorna el mi bemol en el piano que estaba al principio de la canción. Con este punto de partida, el mi asciende hasta el fa, al igual que el personaje asciende a los cielos y es rescatado del infierno que culmina con el sonido del gong.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?