Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 12 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Los dos psicópatas

Fotograma de la película "Frenesí" (1972) de Alfred Hitchcock. /

La semana pasada, en nuestro programa #24, te presentamos nuestra nueva serie especial de otoño: ‘El crimen real contra la ficción’, cuyo primer capítulo llevaba por título ‘La realidad y la invención’. Ahora te presentamos el segundo capítulo: ‘Los dos psicópatas’.

El prestigioso criminólogo y escritor Vicente Garrido –coautor junto a Nieves Abarca de la saga de novelas protagonizada por la detective Valentina Negro, que va por su cuarta entrega, Los muertos viajan deprisa­– es el experto que derribará mitos sobre los asesinos que la ficción ha levantado y consolidado en el imaginario popular.

¿Qué rasgos definen a un psicópata? ¿Quién se nos viene a la mente cuando pensamos en uno? Probablemente sea Hannibal Lecter, el famoso asesino caníbal que se dio a conocer en la novela El dragón rojo (1981) de Thomas Harris.

Posteriormente fue inmortalizado por el actor Anthony Hopkins en el clásico del cine El silencio de los corderos, adaptación de la segunda novela perteneciente a la trilogía sobre este singular villano, considerado como uno de los más icónicos de la Historia del Cine.

La ficción nos ayuda a definir aquello que no comprendemos, que nos fascina o que nos asusta de los criminales. Creamos estereotipos que pocas veces coinciden con la complejidad de un individuo de carne y hueso.

Lo cierto es que en la historia de la criminología no se ha descubierto a nadie con un magnetismo semejante al de Lecter. De hecho, los psicópatas reales poco tienen que ver con esta invención salida de la mente de un escritor.

Muchos errores vienen de la confusión de ciertos conceptos básicos: no es lo mismo un psicópata que un asesino en serie. La psicopatía es un trastorno de la personalidad. El individuo que, a grandes rasgos, es incapaz de sentir empatía por sus semejantes o algún tipo de remordimiento.

Son personas con una gran capacidad para la manipulación que necesitan controlar el ambiente en el que se mueven. Los sujetos con estos rasgos no tienen por qué ser asesinos en serie, pero un gran porcentaje de ellos tienen estas características.

El crimen, sin embargo, suele ser el resultado de un ataque de ira incontrolable, de una pasión que carcome el raciocinio. Un acto que puede cometer cualquiera.

En la ficción, sobre todo en el cine, habitualmente se confunden a los enfermos mentales con los psicópatas. Norman Bates, el memorable malvado de Psicosis (1960) es un enfermo mental que distorsiona la realidad. Es un psicótico, no un psicópata.

Alfred Hitchcock es uno uno de los grandes cineastas que supo retratar a los psicópatas. Una buena muestra de ello son películas como La soga (1948), Extraños en un tren (1951) o una de las últimas, Frenesí (1972).

Por supuesto, existen los asesinos en serie psicópatas, aunque no suelen ser tan atractivos como Hannibal Lecter. Aunque siempre hay excepciones, como Ted Bundy, de quien nos ocupamos en nuestro programa #19.

Hay una idea que es fundamental e incuestionable: La mayor parte de los crímenes los cometen las personas normales. Personas normales como tú.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?