Domingo, 07 de Marzo de 2021

Otras localidades

Centro Internamiento Extranjeros

Los CIE por dentro: "Es peor que una cárcel. No parece que sea España"

En nuestro país hay siete centros, pero llegó a haber 17. Las condiciones, estructurales y sanitarias, han sido criticadas por diversas ONGs.

Un inmigrante saca una toalla desde su celda en las protestas del CIE de Aluche el 19 de octubre.

Un inmigrante saca una toalla desde su celda en las protestas del CIE de Aluche el 19 de octubre. / Pablo Blazquez Dominguez (Getty Images)

Yerro Gai, nacido en Gambia hace 26 años, buscó la suerte el Día de San Valentín de 2009. Cruzó el océano Atlántico desde Mauritania hasta Tenerife, pero la felicidad duró 15 minutos. La Policía detuvo a todo el grupo al cuarto de hora de pisar tierra, los llevó a la Comisaría y después al Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Tenerife: "Son las mejores instalaciones en las que he estado, no había Policía". Pero a los dos días lo llevaron al CIE de El Matorral en Fuerteventura, un complejo que recuerda a una cárcel. "Es peor que una prisión", dice Gai, que le sorprende que estos recintos sigan existiendo en España. Tras el motín en el CIE de Aluche, en Madrid, ha sido muchas las voces que se han alzado en contra de los centros, pero ¿Cómo son los CIE por dentro?

El centro El Matorral, el segundo que visitó Gai, tiene un baño por cada celda, cada una con una veintena de literas. "Había mucha gente", relata Gai, "unos 400". En el informe 'La situación de los Centros de Internamiento de Extranjeros en España y su adecuación al marco legal', encargado por Pueblos Unidos, se enumera que en esta instalación no hay iluminación nocturna y tampoco asistencia sanitaria permanente. Según el mismo documento, a los internos no se les dice nunca que van a ser expulsados, sino que se les dice que serán trasladados a la península para evitar reacciones violentas. Gai afirma que en este centro nunca tuvo acceso a médico.

Capacidad

Álvaro Rodiño

CIE de Aluche. Su capacidad inicial era de 160 personas, aproximadamente. No obstante, tras varias reformas, actualmente su capacidad se ha ampliado a 280 personas, de las cuales 40 plazas, ubicadas en la planta baja, serían para mujeres.

CIE de la Piñera. Las instalaciones de Algeciras tienen una capacidad para 190 personas.

CIE Murcia. No hay datos totales. Existen módulos diferentes para hombre y mujeres, si bien actualmente los internos son varones, pero no se dispone de alojamientos diferentes para los extranjeros ingresados por encontrarse en situación irregular y aquellos que provienen de prisión, lo que plantea graves problemas de convivencia

CIE Tenerife. En total, cuenta con 350 plazas, de las cuales alrededor de 25 serían para mujeres.

CIE Valencia. En primer lugar, se ha de destacar como buena práctica respecto de lo que sucede en otros centros el hecho de que, en Zapadores, la media diaria de ocupación no supere el 60 % de su capacidad, no existiendo una situación de masificación en el mismo.

CIE de Barcelona. En primer lugar, se ha de destacar que durante el año 2014 la ocupación media anual fue del 47,5 % de las 226 plazas con las que cuenta.

CIE de Las Palmas (Barranco Seco). Los escasos datos que se tienen reflejan un número de 5 o 6 personas por habitación y las quejas que se planteaban se referían esencialmente a la mala calidad de la comida y al reducido consumo de agua de una botella por día

CIE de Fuerteventura (El Matorral). Antiguo cuartel militar de la Legión. El centro está cerrado, en suspensión temporal, debido a su bajo uso. En 2010, por ejemplo, solo había 119 internos. En 2011 solo llegó a estar en funcionamiento durante 5 meses.

A Gai le vuelven a cambiar de centro, al de Aluche, en Madrid, donde esta semana medio centenar de internos iniciaron un motín en el edificio. Todos ellos se trasladaron a la terraza del edificio, desde la que lanzaron distintos objetos y destrozaron varios elementos del mobiliario. En este CIE, que se asemeja a una cárcel por su disposición arquitectónica, ha habido reiteradas quejas sobre la calidad y el estado de la comida. Los baños no están en las celdas, por lo cual, de noche, cuando Gai tenía ganas de ir al aseo tenía que confiar en la amabilidad del policía que estuviese vigilando para que le abriese la celda: "Un día tenía muchas ganas de ir al baño y no me dejaron ir hasta el día siguiente".

Betty Roca, portavoz de la campaña por el cierre de los CIE en España, denuncia que estas instalaciones quedan muy lejos de ser centros de acogida: "Pedimos que se cierre porque es una vulneración de los Derechos Humanos". Roca enumera que estos recintos no tienen las condiciones necesarias de habitabilidad o que no existen los mínimos equipos sanitarios. José Miguel Sánchez, profesor de Derecho Penal de la Universidad Rey Juan Carlos y miembro de la plataforma Inmigrapenal, describe la estructura de los recintos: "La mayoría están hechos en antiguas cárceles, que además fueron abandonadas porque ya no tenían las características técnicas mínimas para ser utiIizados".

La falta de condiciones médicas mínimas es un asunto que se extiende a todos los centros. Uno de los casos más polémicos es el de la joven congoleña Samba Martine, que falleció a los 34 años el 19 de diciembre de 2011 cuando estaba retenida en el CIE de Madrid. Solicitó asistencia médica en hasta diez ocasiones, pero los médicos descartaron la gravedad de los dolores de los que se quejaba.

Nadie fue capaz de cotejar los datos previos de los análisis de Martine a los que había sito sometida en el CETI (centro de estancia temporal de Inmigrantes de Melilla) donde ya había sido diagnosticada de VIH, entre otras dolencias. "La muerte de Samba se podría haber evitado, no solo si los médicos y las enfermeras hubieran hecho mejor su trabajo, sobre todo si la organización del servicio médico del CIE hubiera estado mejor planificada" denunció, en declaraciones a la SER, Margarita Martínez Escamilla, catedrática de Derecho Penal de la Universidad Complutense de Madrid.

En el caso del CIE de Zapadores, en Valencia, Roca, portavoz de la campaña por el cierre de los CIE en España, denunció hace dos años una plaga de chinches, y este año de garrapatas. En invierno el agua de las duchas está fría y en verano caliente y las celdas no tienen apertura automática, por lo que en caso de emergencia el funcionario tiene que ir abriendo una a una con llave todos los departamentos. Según el informe mencionado 'La situación de los Centros de Internamiento de Extranjeros en España y su adecuación al marco legal' la calefacción es intermitente y no hay atención psicológica.

Los otros centros son el CIE de la Piñera, en Algeciras, que necesita profundas reformas, muchas de ellas estructurales. Además, según el documento de Pueblos Unidos, no se adoptan medidas especiales para el caso de mujeres embarazadas. En el CIE de Barcelona no hay módulos diferenciados entre internos y el espacio de la enfermería se reduce a una camilla en una sala de la consulta. En este centro se han producido suicidios y agresiones. Y en el CIE de Murcia no existe un protocolo de actuación para enfermedades infecciosas.

La solución para Yerro Gai es cerrar los centros: "La mayoría de la gente que está encerrada en los CIE no tienen que estar ahí". Yerro, que pasó por varios de ellos, consiguió trabajo nada más salir a la calle: "Solo necesitamos ser legales".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?