Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 26 de Enero de 2020

Otras localidades

Klopp y Simeone pusieron la semilla

La denominada 'revolución de los modestos' es ya un hecho en el fútbol mundial

Gerrit Nauber (d), Nico Neidhart (c) y Benedikt Fernandez (i) de Lotte celebran su victoria hoy, martes 25 de octubre de 2016, durante un partido entre Sportfreunde Lotte y Bayer Leverkusen de la copa DFB alemana que se disputa en Lotte (Alemania) ATENCIÓN: La Liga alemana prohíbe la utilización y publicación de fotografías secuenciales en Internet y otros medios de comunicación en línea durante el partido (incluido el descanso). La liga alemana permite la posterior utilización y publicación de las fotografías para servicios móviles (especialmente MMS) y para DVB-H y DMB sólo después del final del partido. / ()

Creíamos que los jeques, el marketing y la Champions League se habían cargado el fútbol modesto. Ese en el que, hace unos años, cualquiera podía ganar a cualquiera, prácticamente. Pero se está demostrando que no, que David, de vez en cuando, sigue pudiendo ganarle a Goliath.

La inyección de capital privado por parte de jeques, magnates del petróleo y la construcción y demás seres de corbata cada día y poca idea de fútbol amenazaban con cambiar este maravilloso juego, tal y como lo habíamos conocido. Caprichosos como Roman Abramovich, aburridos de contar billetes y con ganas de trascender a nivel mediático, eligieron el fútbol para sentirse los reyes. La capacidad para invertir en fichajes de estos clubes superaba los límites conocidos antes del Siglo XXI y abría una brecha importante entre 'ricos y pobres'.

A eso había que sumar el 'problema' que había generado la Champions en ese sentido: los equipos que la disputan de manera regular y suelen llegar hasta cotas bastante altas de la competición se embolsan cantidades con las que los equipos pequeños sólo pueden soñar y relamerse. Para hacernos una idea, el Real Madrid ingresó 53,5 millones de euros sólo en concepto de premios por ganar la Champions en 2016. Es decir, sin contar lo que ingresaron en concepto de derechos de televisión y taquilla.

La impotencia de los modestos ante esta diferencia tan brutal, y además creciente, entre presupuestos de equipos que disputan las mismas competiciones nos llevaban a hacer trending topic frases como #ligademierda, que venía a evocar que tanta diferencia entre Barcelona y Real Madrid con el resto de plantillas hacía aburrida e insulsa la competición. Y algo parecido, no tan exagerado, pasaba en el resto de Europa.

Pero algo en los últimos tiempos está cambiando. Hay alguna duda sobre la paternidad de este proyecto de revolución entre los modestos. Hay quien se lo otorga directamente al Cholo, que le robó la maravillosa liga 2013-2014 a Barça y Madrid y que se ha colado ya dos veces en la final de la Champions League, sin pedir permiso. Pero seguramente, antes que Simeone, estuvo Jürgen Klopp con su Borussia Dortmund. Conviene recordar que el club que llena cada domingo el Signal Iduna Park estuvo al borde de la desaparición en 2005, por problemas económicos. Con un proyecto de cantera y fichajes de futbolistas jóvenes y baratos, el Dortmund le ganó la Bundesliga al Bayern Múnich dos años seguidos y estuvo a un gol de igualar con los de Heynckes en la final de la Champions de Wembley 2013.

Luego vino el Leicester campeón de la Premier League 2016 con Ranieri y otros casos más exóticos, como la Eurocopa que hizo Islandia el pasado mes de junio o incluso Pachuca, que fue campeón de México teniendo el sexto presupuesto del país. Si miramos las clasificaciones de algunas de las principales ligas europeas a finales de octubre (ya con un cuarto de la competición disputado) nos encontramos gratas sorpresas como el Niza de Lucien Favre, que le saca 6 puntos al todopoderoso PSG de Emery. En Holanda, un Feyenoord que parecía desterrado de la lucha por los grandes títulos comanda la clasificación con 5 puntos de ventaja sobre el Ajax. En Alemania, el Sportfreunde Lotte de tercera división, eliminó anoche al Bayer Leverkusen pese a estar jugando más de 40 minutos con un futbolista menos. Y en la Bundesliga el recién ascendido RB Leipzig está consiguiendo seguir la estela al Bayern de Ancelotti. En La Liga, Sevilla y Villarreal parecen haberse subido al carro del Atlético en el intento de complicarle la vida al Barça y el Madrid.

El fútbol es un juego y se ha demostrado que si se trabaja bien y con convicción, a veces, se puede lograr lo imposible. Y hoy empieza la Copa del rey para los grandes, un generador de ilusiones inagotable para los más modestos. Empezando, esta noche, por León.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?