Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 15 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Felipe II, un insensato manirroto

Cuando a Felipe II se le metía un monasterio entre ceja y ceja, no había quien se lo sacara de la cabeza. Y así, nació El Escorial

En septiembre de 1584, Felipe II asistió a la colocación de la última piedra de su gran proyecto, el monasterio del Escorial. Las obras habían durado 21 años. ¿Por qué le llamaban "el Prudente" si era un derrochador?

El Escorial costó una pasta gansa. No es de extrañar: 150.000 metros construidos, 2.000 habitaciones, 16 patios, 88 fuentes... Hagan números.

 

 

 


Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?