Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 19 de Agosto de 2019

Otras localidades

El asesinato de Jack Nance

El 30 de se cumplen 20 años de la muerte violenta del actor fetiche de David Lynch.

Él fue el encargado de dar el pistoletazo de salida a la investigación criminal más famosa de la televisión de los años 90: el asesinato de Laura Palmer. Jack Nance era uno de los protagonistas de “Twin Peaks”, el hombre que encontraba el cadáver de la chica. Su vida y su muerte resultaron tan rocambolescas y extrañas como la de los personajes de esa serie.

Jack Nance siempre decía que vivía de prestado. Que tenía que haber muerto a los cinco años cuando un coche le atropelló brutalmente en Boston, su ciudad natal, dejándole convertido en un amasijo de sangre, heridas y huesos rotos. En contra del pronóstico de los médicos el chico salió adelante y desde muy joven decidió dedicarse a la interpretación.

Jack Nance había hecho algo de teatro e intervenido como figurante en un par de películas cuando a comienzos de los años 70 tuvo la suerte de conocer a David Lynch quien le contrató como protagonista de su primera película, “Cabeza borradora”, uno de los films de culto de los años 70 y probablemente uno de los rodajes más prolongados de toda la historia del cine.

Nada menos que seis años tardaron en hacerla debido, sobre todo, a los problemas financieros de Lynch: “Filmábamos un plano cada noche –explicaba el director–. “Encontramos lo que se podría llamar nuestro propio ritmo. Y Jack y yo ensayábamos cada movimiento. Era el actor más minucioso con el que he trabajado en toda mi vida. Entraba en los detalles más insignificantes de una escena”. En esos seis años se forjó una estrecha amistad entre ambos y David Lynch convertiría a Jack en uno de sus actores fetiche, dándole pequeños papeles en casi todas sus películas: “Dune”, “Terciopelo azul”, “Corazón salvaje”, “Carretera perdida”…

Con su bigotito blanco, sus ojillos traviesos y su sonrisa enigmática Jack Nance resultaba muy fotogénico y era un buen actor, pero no logró hacer carrera en Hollywood. Era alcohólico y muy pocos cineastas confiaban en él. No obstante le vimos en varias películas al margen de las de David Lynch. Era, por ejemplo, el detective en la película “El borracho”, al lado de Mickey Rourke, o el peculiar banquero de “Labios ardientes”, un film dirigido por otro de sus mejores amigos: Dennis Hopper.

Durante el rodaje de “Cabeza borradora” Jack había conocido a su primera mujer, la actriz Catherine Coulson con la que estuvo casado ocho años. Catherine coincidiría con él nuevamente en “Twin Peaks” en la que daba vida a la misteriosa Lady Leño. En la serie Jack Nance interpretaba a Pete Martell, el simpático encargado de la serrería del pueblo. Aunque era uno de los personajes más secundarios, Jack siempre se hacía notar.

Con el éxito de la serie y pensando que su carrera como actor podría lanzarse por fin, Jack le pidió consejo a su amigo Dennis Hopper que le recomendó ingresar en una clínica de rehabilitación para su alcoholismo. Lo cierto es que no consiguió aguantar allí muchos días pero en la clínica conoció a la que acabaría siendo su segunda esposa: Kelly Van Dyke, sobrina del actor Dick Van Dyke, el deshollinador de “Mary Poppins”. Pocas semanas después de conocerse Jack y ella se casaban.

Pero Kelly no solo bebía, también era toxicómana desde que era una adolescente y de hecho había trabajado durante bastantes años como actriz porno para pagarse su adicción. Las drogas precisamente serían el desencadenante de la tragedia que tuvo lugar tan solo seis meses después de la boda. Jack Nance estaba fuera de Los Ángeles rodando la película “Los albóndigas 4, al rescate”. Aquella noche una fuerte tormenta azotaba la zona del lago Bass donde se filmaba la película. Kelly, muy nerviosa y bajo los efectos de las drogas, llamó por teléfono a Jack que intentó calmarla por todos los medios. La mujer no paraba de repetir, si me cuelgas me mato, si me cuelgas me mato… y en ese momento un rayo cayó sobre la red telefónica y la llamada se cortó. Pasaron 45 minutos hasta que se reactivó la red telefónica. Jack llamó de nuevo a su esposa pero no cogía el teléfono. Entonces avisaron a la policía. Cuando los agentes llegaron a la casa se la encontraron muerta. Se había ahorcado colgándose de la lámpara del comedor.

Cinco años después de aquello, el 29 de diciembre de 1996, la tragedia volvería a cebarse con Jack Nance. El actor había bajado a comprar unos donuts a una tienda cercana y algo debió ocurrir en el establecimiento ya que empezó a discutir con unos chicos que estaban allí. Al salir de la tienda los jóvenes le arrinconaron y comenzaron a golpearle. Jack Nance recibió una brutal paliza. El dueño de la tienda llamó a una ambulancia pero el actor no quiso que le llevaran a un hospital. Jack decidió irse a casa a descansar y a reponerse de los golpes. Incluso habló con unos amigos a los que les contó lo ocurrido y les dijo que se encontraba bien.

Al día siguiente Jack Nance fue encontrado muerto en la bañera. Tenía 53 años. La autopsia reveló que había sufrido una hemorragia en el cerebro provocada sin duda por los golpes que había recibido. Los jóvenes que le dieron la paliza nunca fueron identificados y el homicidio de Jack Nance permanece aún hoy en día sin resolverse. David Lynch no pudo contar con él para su siguiente película, “Una historia verdadera”. El papel que le tenía reservado lo interpretaría finalmente Harry Dean Stanton.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?