Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 09 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Exhibición de pundonor de Garbiñe Muguruza

Garbiñe accede a segunda ronda tras superar a Erakovic en un partido dramático en el que se resintió de sus dolores en la ingle

Garbiñe Muguruza cierra el puño en Australia / ()

Garbiñe Muguruza fue por momentos el Cid en Melbourne. Con la pierna derecha totalmente vendada y sin apenas poder moverse de forma lateral, ganó su partido de primera ronda a la local Erakovic en una demostración de casta, valentía y pasión por el tenis. Pese a quedar claro que su lesión en el aductor no está curada, Muguruza se resistió a admitir la realidad y se coló en segunda ronda del torneo.

Tras ganar el primer set 7-5 en una puesta en escena más que correcta, el paso del tiempo fue evidenciando que su aductor derecho no se encontraba en condiciones de una cita de esta enjundia. Fue en el descanso entre el primer y segundo parcial cuando la séptima cabeza de serie del torneo necesito de los servicios de los fisios. Un tiempo médico que se alargó más de lo normal y que hacía prever lo peor.

Un breve masaje y un vendaje de compresión después, Garbiñe Muguruza jugó el segundo set siendo practicamente incapaz de impulsarse con su pierna derecha. Erakovic rompió pronto su servicio y el juego se resumió en breves intercambios en los que la española  atacaba de forma kamikaze para terminar pronto las jugadas.

La jugadora nacida en Venezuela llegó a salvar tres bolas de 1-5 en contra en el segundo set, pero llegado ese momento ese maldito músculo empezó a calentarse. O quizás fue su cabeza la que se olvidó de él. Muguruza se relajó y comenzó a jugar más fácil, a mover a su rival, a obligarla a jugar al tenis. Y Erakovic empezó a notar cómo sus costuras se soltaban.

Escucha a Garbiñe Muguruza en El Larguero días antes del inicio del torneo

En una exhibición de coraje impropia de estas rondas temporada, Muguruza remontó el set y ganó el partido 7-5/6-4. En segunda ronda jugará ante la joven Samantha Crawford, pero sobre todo espera que ese músculo de su ingle deje de dar la lata.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?