Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 15 de Octubre de 2019

Otras localidades

'La grieta', cómic periodístico sobre las fronteras de Europa

El periodista Guillermo Abril y el fotógrafo Carlos Spottorno, ganadores del World Press Photo, profundizan en las fronteras europeas y los reugiados a través de un género que mezcla fotografía, cómic, periodismo y ensayo

FOTOGALERÍA: Imágenes del cómic periodístico 'La Grieta', de Guillermo Abril y Carlos Spottorno /

Con una cita de Stefan Zweig de El mundo de ayer arranca este ensayo periodístico que trata de encontrar los desequilibrios que están poniendo en jaque a la Unión Europea. "Se creía tan poco en recaídas en la barbarie -por ejemplo, guerras entre los pueblos de Europa- como en brujas y fantasmas". La cita Zweig es una advertencia. En realidad todo el libro lo es. Una advertencia de a dónde vamos si los augurios que nos asolan se cumplen.

La Grieta, editado por Astiberri Ediciones, es un libro difícil de clasificar, aspecto que lo hace mucho más atractivo. No es novela gráfica, no es un reportaje periodístico al uso, no es un libro de fotografías... ¿Qué es entonces? Algo así como la materialización del periodismo en el cómic o del cómic en el periodismo, pero con fotografías hechas viñeta.

Lo firman Guillermo Abril y Carlos Spottorno, reportero y fotógrafo de El País Semanal. Su jefa les propuso un reportaje cuando empezaban a llegar las primeras pateras a Lampedusa. Un reportaje sobre las fronteras. "No teníamos claro los destinos, pero empezamos por Melilla, donde lo más interesante es ver esa verja tremenda, ese muro que separa Europa y África", explica Abril. Los dos se adentraron en el Monte Gurugú, donde se agolpan en condiciones infrahumanas muchísimos jóvenes subsaharianos a la espera de saltar la valla y llegar a la tierra prometida.

FOTOGALERÍA | Algunas viñetas / LA GRIETA

Lo siguiente fue Lampedusa, donde subieron a un barco de la Marina Italiana. "Fue de los primeros operativos que se montó, uno de los primeros naufragios", añade el reportero. Así terminaron la primera tanda de reportajes que se publicaron en El País. Sin embargo, el trabajo no terminó: "Teníamos una historia en la cabeza de hacer la misma historia pero en las fronteras de Rusia y Grecia", dice Spottorno que logró una ayuda de la Fundación BBVA y consiguieron completar el círculo e investigar cada una de las fronteras del continente. La historia está contada en los reportajes, pero lo que no está es contado con un inicio y un final, que tú en una hora tengas una visión completa, una historia unida", añade Spottorno.

"Ni es un reportaje, ni es una novela gráfica. Lo más parecido es El fotógrafo, un cómic clásico tiene en común que es un diario de una persona, un fotógrafo que viaja a Afganistán con Médicos sin Fronteras donde combina fotografías y dibujos", relata el fotógrafo. El fotógrafo se inspiró también en los cómics de tono periodísticos como las obras de Joe Sacco o Guy Delisle.

De esta manera, aprovecharon las más de 25.000 fotografías y el contenido de los quince cuadernos que acumularon. "Hemos hecho un viaje para que el lector lo haga con nosotros, no contando batallitas de periodistas, pero sí explicando lo difícil que es hacer el trabajo en lugares tan opacos como las fronteras", justifica Guillermo Abril el hecho de que La Grieta cuente, no solo los testimonios; sino también el cómo se consiguieron. "Es enseñar la trastienda del periodismo que, en algunos casos, es interesante", apunta su compañero.

FOTOGALERÍA | Haz click para ver más viñetas / LA GRIETA

El lector ve una realidad más allá de los informativos. Ve rostros, preocupaciones, heridas, desilusiones. "Uno de los problemas de Europa es que no nos conocemos, no nos preocupa lo que pasa más allá de Berlín", dice Spottorno. Por eso fueron a la frontera entre Europa y Rusia, uno de los relatos más sorprendentes para el espectador español, por lo poco que ese punto de fricción aparece en los telediarios.

"Se va a llamar La Grieta"

"El eje de la historia es la frontera exterior, una metáfora muy sencilla que permite ver la frontera exterior de Europa como una grieta que la separa del resto del mundo y de conflictos. Y a partir de esa gran grieta salen pequeñas grietas". Se refiere el fotógrafo, autor del título, a las diferencias económicas entre el norte y el sur de la Unión Europea, al rechazo de refugiados en determinados países, al auge de una ultra derecha racista, al terrorismo o el Brexit.

Son las grietas que amenazan la estructura europea de paz y fraternidad. El objetivo de la Unión Europea fue garantizar la paz y la fraternidad entre los países del viejo continente. Ahora se encuentra en uno de las crisis más graves desde la Segunda Guerra Mundial y viene bien recordar esa cita de Stefan Zweig, que nadie parece ver venir aquellos peligros que amenazan la convivencia. No son los refugiados, como dicen algunos, sino la ruptura de una convivencia pacífica entre los ciudadanos europeos. "Un hielo que es compacto, aparece una grieta y empiezan a surgir muchas más. Europa está a un paso de atomizarse así", concluye Spottorno.

El libro culmina en la parte en la que se necesitan las soluciones, una responsabilidad de políticos y votantes que los europeos deberíamos tomar. No nos olvidemos que la gran grieta es lo que separa Europa de África y Siria.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?