Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 18 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Vanessa Redgrave, los 80 años de una gran actriz

El 30 de enero la actriz británica se convierte en octogenaria y en “Sucedió una noche” aprovechamos el aniversario para darle un repaso a su carrera.

La noche del 30 de enero de 1937 Laurence Olivier representaba Hamlet en un teatro londinense. En un descanso, después del duelo entre Laertes y el príncipe danés, Olivier salió al escenario para dar una noticia: Una nueva actriz acababa de nacer, Laertes había tenido una hija. El actor que interpretaba a Laertes era Michael Redgrave. A la niña la bautizaron como Vanessa y Olivier no se equivocó, con el paso del tiempo acabaría convirtiéndose en una gran estrella del teatro y del cine.

Mirada azul intensa, pelo rubio, una forma de recitar rítmica y cadenciosa… A sus 80 años Vanessa Redgrave es un mito viviente del teatro británico. En el cine su rostro se asocia a producciones de prestigio. “Regreso a Howards End”, “Expiación”, “La condesa rusa”, “Mrs. Dalloway”, “Camelot”… Una filmografía rica en la que abundan las películas de época y en la que, de vez en cuando, casi como una travesura, ha admitido personajes más comerciales como el que hacía en “Misión Imposible”.

Vanessa ha ganado el Oscar, el Globo de Oro, el Bafta y el Tony. Ha sido a partes iguales admirada y polémica. En 1977 ganó el Oscar por la película “Julia”. El día de la ceremonia había manifestantes judíos fuera del teatro que quemaban fotos de la actriz en protesta por el apoyo que ella le daba a la causa palestina. En el escenario Vanessa pronunció un agradecimiento que resuena todavía como uno de los más polémicos de toda la historia de los premios: “Y desde aquí yo os saludo y os rindo tributo por la firmeza demostrada durante las últimas semanas” –decía la actriz– “al no dejaros intimidar por las amenazas de un pequeño grupo de matones sionistas, cuyo comportamiento es un insulto a la verdadera talla de los judíos de todo el mundo y a sus grandes y heroicos antecedentes en su lucha contra el fascismo y la opresión.”

Vanessa militó en el Partido Revolucionario de los Trabajadores, fue candidata al parlamento británico en dos ocasiones y ha participado en todo tipo de movimientos: anti guerra de Vietnam, anti Thatcher, anti guerra de Irak. Su hija Natasha Richardson contaba que debido a su actividad política, a la cantidad de dinero que donaba a diferentes causas y a los boicots que sufría por sus ideas, la familia pasó por momentos de estrecheces.

Los inicios artísticos de la familia Redgrave se remontan al siglo XIX con Roy Redgrave, el abuelo de Vanessa, un popular actor de teatro. El padre de Vanessa fue Michael Redgrave, famoso en el cine por películas como “Alarma en el Expreso”, “A Electra le sienta bien el luto” o “Suspense”. Vanessa comenzó su carrera en el teatro británico a finales de los años 50. En el cine debutó en 1966 haciendo de Ana Bolena en la película “Un hombre para la eternidad”. Aunque no pronunciaba una sola palabra en toda la película fue suficiente para que Michelangelo Antonioni se fijara en ella y le diera un papel protagonista en “Blow up”, la película que retrataba el ambiente del Swinging London. Gracias a ésta y a su siguiente película, “Morgan, un caso clínico”, por la que ganó el premio a mejor actriz en Cannes y fue nominada al Oscar, Vanessa Redgrave se convirtió en uno de los símbolos de la revolución sexual de los años 60.

En 1962 la actriz se había casado con el director Tony Richardson con quien tendría a sus hijas Joely y Natasha, también futuras actrices, pero su matrimonio acabó en divorcio cuando Vanessa descubrió el affaire que Richardson mantenía con Jeanne Moreau. La actriz se rehízo del fracaso sentimental cuando durante el rodaje del musical “Camelot”conoció al actor italiano Franco Nero que interpretaba a Lancelot. Con él mantendría una relación de dos años y tendría a su hijo Carlo Nero, hoy en día guionista y director de cine.

Si en “Camelot” Vanessa demostró que sabía defenderse cantando en “Isadora”, retrato de la vida de la bailarina Isadora Duncan por la que Vanessa consiguió otra nominación al Oscar, pudo mostrar también sus dotes para el baile. Y es que la primera vocación de la actriz, antes de decidirse por la interpretación, fue la de bailarina de ballet.

En la década de los 70 pudimos verla en títulos como “Las troyanas”, “María reina de Escocia” o formando parte del mega reparto de “Asesinato en el Orient Express”. Aunque su mayor éxito de esta década fue “Julia”, la película de Fred Zinnemman que le hizo ganar el Oscar y en la que daba vida a una revolucionaria que luchaba contra los nazis.

Otro personaje reivindicativo, muy acorde con las ideas progresistas de la propia Vanessa fue el que interpretó en “Las bostonianas” de James Ivory donde daba vida a una sufragista. Con él conseguiría su quinta candidatura al Oscar. A partir de mediados de los años 80 Vanessa Redgrave se recicló en secundaria de lujo, poniendo su clase y su belleza otoñal al servicio de películas como “La casa de los espíritus”, “Regreso a Howards end”, “Lulú en el puente” y muchas más. La última vez que la vimos en pantalla grande fue hace un par de años en “Foxcatcher” donde daba vida a la madre de Steve Carell, en su papel del millonario que organizaba un equipo de lucha libre para competir en las olimpiadas.

Además de sus hijas, sus hermanos Corin y Lynn Redgrave también se dedicaron al cine y al teatro. Lynn, Vanessa y Natasha aparecían juntas en “La condesa rusa” y Vanessa repitió también con su hija en “El atardecer”. Sin embargo en 2009, Natasha, esposa del actor Liam Neeson, falleció tras sufrir un grave accidente de esquí.

Al año siguiente, sus hermanos Corin y Lynn también morían. La buena noticia en cambio llegó en forma de reencuentro. En 2006, 35 años después de su ruptura, Vanessa Redgrave y Franco Nero volvieron a juntarse y desde entonces forman pareja estable. La actriz cumple 80 años pero aún no piensa en retirarse. Tiene pendientes dos películas por estrenarse y en su agenda figuran varios proyectos para este año. Ya no le dan papeles protagonistas pero su presencia en cualquier reparto, por pequeña que sea, siempre es un lujo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?