La ScriptLa Script
Cine y TV

Cómo las redes sociales cambian la identidad

Entrevistamos al filósofo Santiago Alba Rico que acaba de publicar el ensayo 'Ser o no ser (Cuerpo)", una reflexión sobre las nuevas tecnologías y las redes sociales y sus consecuencias sobre el cuerpo y la identidad

Imagen del capítulo primero de la tercera temporada de la serie Black Mirror, sobre las nuevas tecnologías / CEDIDA

En tiempos de Twitter y de Instagram, donde el selfie es lo que nos define en la nueva esfera pública, es momento para reflexionar sobre las consecuencias de la sobreexposición y difusión. El filósofo, escritor y ahora político de Podemos Santiago Alba Rico, publica un ensayo donde vuelca sus preocupaciones sobre la tecnología y una de sus consecuencias: la negación del cuerpo. ¿Somos imagen? ¿somos lenguaje? ¿qué es lo que nos hace ser nosotros? ¿Por qué negamos el cuerpo? Es la pregunta que guía este ensayo, Ser o no ser (cuerpo) publicado por Seix Barral, en el que Alba explica que todo lo que hacemos es para huir de nuestro cuerpo.

Santiago Alba Rico, el cuerpo y las redes sociales

06:03

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/001RD010000004443497/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

"Esta cuestión del cuerpo, a través de la diferencia en Marx de valor de uso y valor de cambio, la usé para plantearme la mayor o menor presencia de las relaciones entre cuerpos, según la mayor o menor hegemonía de las relaciones de mercado", asegura el guionista de La Bola de Cristal y autor de libros como La ciudad intangible, Las reglas del caos o Capitalismo o nihilismo, donde ya le preocupaba la separación de la identidad y el cuerpo. "Yo describiría mi obra como un ascenso en espiral que concluye en este nuevo ensayo, Ser o no Ser (un cuerpo), donde introduzco elementos nuevos. Me interesa mucho el vector tecnológico como acelerador de esa distancia entre el lugar donde vivimos, donde están nuestros cuerpos, y el lugar donde se deciden las cosas decisivas".

Dice que la historia del ser humano es la lucha de clases -el autor nunca ha negado su pertenencia a la tradición materialista- y también la lucha por emanciparse del cuerpo. "En el libro yo hablo de los vectores de fuga, que son el lenguaje, la tecnología, los piercing, tatuajes, lifting, etc., y de estas recaídas que tinen que ver con la vergüenza, el aburrimiento, el dolor, la enfermedad... y todas ellas son liberadoras".

Hemos negado la vergüenza, el dolor, la enfermedad y el aburrimiento y hemos olvidado su potencial liberador. y frente a eso, nos hemos dado a las redes sociales, a una exposición en ellas que media nuestro trabajo y nuestras relaciones personales, como en más apocalíptico primer capítulo de la tercera temporada la serie británica Black Mirror, donde todo se mide por la acumulación de selfies brillantes y con apariencia de felicidad. El trinfo cultural de la tecnología ha hecho que la cámara se incorpore al cuerpo. "El selfie es el territorio de nuestro trabajo identitario", define el autor. Envueltos en una sociedad de la fantasía, que no de la imaginación, hemos borrado lo negativo, como la protagonista vestida de rosa de Black Mirror.

"Recordar que inevitablemente vamos a sentir dolor es recordar que vamos a necesitar cuidados, que somos dependientes. El aburrimiento ha sido clave para la creatividad. Hay que pensar que uno de los efectos de las sociedades de consumo es la proletarización del ocio, dispositivos para que no recaigamos en el aburrimiento", analiza Alba que incide en que esas tecnologías han construido una sociedad en al que se han prohibido aspectos inherentes a la vida: "Está prohibido aburrirse, está prohibido el dolor, el duelo y la muerte. Y allí dónde están prohibidas estas cuatro cosas es muy difícil construir una cultura humana digna".

Frente a eso, la tiranía de la felicidad que ofrecen la tecnología de la comunicación y las redes sociales. Imágenes de gente feliz, fotografías con filtros y cuerpos y rostros retocados conforme al ideal hegemónico de belleza, que nos aliena si no podemos conseguirlo y nos hace caer en traumas y enfermedades, algunas de ellas como la anorexia, que describe como "una vampirización del cuerpo". Sin embargo, el ensayo no es un decálogo contra la tecnología, sino una invitación a pensarla de otro modo, a buscar un lado emancipador, ¿es eso posible?

"Las redes sociales son irrenunciables. Podemos ir hacía atrás en derechos laborales y sociales; pero, salvo catástrofe, no se pueden revertir las adquisiciones tecnológicas. Por tanto, sean o no sean liberadoras, a partir de ahora es uno de los territorios en los que tenemos que luchar también", responde el filósofo, más posicionado en la línea de Silvia Federici (Calibán y la bruja), quien afirma que el cuerpo de la mujer es la última frontera del capitalismo, que de Toni Negri, que sí veía con claridad el poder emancipador de los avances tecnológicos.

"Lo que debe interesarnos de las tecnologías, sobre todo de las tecnologías de la información, no es tanto lo que nos permiten hacer, como lo que nos obligan a hacer, y esto lo pensamos poco. Pensamos en lo que nos permite y vemos la tecnología como algo positivo y progresista", matiza Alba Rico.

Volviendo a Federici, Santiago Alba Rico recuerda que en las redes sociales y la tecnología también hay una brecha de género. "Si hablamos de cuerpos, hablamos de cuidados, y es sobre las espaldas de las mujeres, sobre las que se han depositado las tareas relacionadas con los cuidados".

Como solución, el ensayo invierte la pregunta: ¿Hasta qué punto desde los cuerpos se puede uno liberar de las tecnologías? "Eso pasa por aceptar que somos una fuga del propio cuerpo y somos también recaídas. Recaídas dolorosas pero que son la oportunidad de la liberación". Aquí volvemos a las cosas dolorosas que la sociedad red, que diría Castells, ha eliminado. Por eso, Ser o no ser (un cuerpo), propone que acortemos distancias y el cuerpo sea el centro de todo.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad