Últimas noticias Hemeroteca

Luis Larrodera: de la popularidad al olvido

El monologuista, actor y presentador de televisión reflexiona sobre el 'Un, dos, tres..', su profesión, el éxito y el fracaso

El presentador Luis Larrodera. /

Monologuista, actor, presentador de televisión. Luis Larrodera es un poco de todo, pero admite que si le dan a elegir, se queda con presentador. Comunicador total, Larrodera ha pasado por radio, televisión y teatro: todo le gusta y no cierra las puertas a casi nada, porque cada uno de los medios "tiene algo que le hace único".

"He hecho de todo y sigo haciendo de todo, no queda otra". Los comienzos de esta trayectoria todoterreno fueron en Cadena Aragón, en el programa 'Que viene el lobo'. Un viernes fue de invitado al programa 'Chicho' Ibáñez Serrador. De aquel primer encuentro, años más tarde, surgiría la oportunidad de presentar la nueva edición del  'Un, dos, tres...' que se estrenó en enero de 2004. Para el programa, Ibáñez Serrador le cambiaría su apellido por Roderas. Sea como fuere, él recuerda el día de su debut como presentador del mítico programa como el "día más importante de su carrera porque supuso todo un cambio a nivel profesional y también personal" porque allí conoció a su mujer.

El efecto Un, dos, tres sigue acompañándole, para bien y para mal. Fueron 19 programas, pero "no de cualquier programa", explica Luis, que aún así se declara "orgulloso" de aquel trabajo. "Con el paso del tiempo ha habido facetas que he ido pudiendo mostrar y que han ido desplazando ese recuerdo del 'Un, dos, tres...'". En un lugar destacado está el mes que sustituyó a Jordi Hurtado al frente de 'Saber y ganar': "Es como entrar en el templo de la televisión". "Fue una experiencia inolvidable", rememora.

¿Por qué no funcionó el 'Un, dos, tres...'?

Tras la cancelación del programa, a Larrodera le quedó sensación de decepción, pero no de fracaso. "La gente esperaba un 'Un, dos, tres...' que no fue el que recibió", sentencia. ¿Por qué? El 'Un, dos, tres...' más mítico lo conformaban, explica, "tres patas: la parte de la cultura (que teníamos), la parte física (que desapareció completamente) y el azar (la subasta). Llegó un momento que era un programa tan patrocinado que los concursantes sabían perfectamente a lo que optaban, por lo que el punto de emoción no era tal".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?