Últimas noticias Hemeroteca

La lección de un colegio a sus alumnos por burlarse del equipo perdedor

El equipo masculino de baloncesto del Santa María del Pilar se mofó en las redes sociales de sus rivales y la dirección del centro ha retirado al conjunto de la Copa Colegial de Madrid

Un grupo de niños juega al baloncesto en Chico, California. /

A veces lo más importante no es ganar, sino aprender a saber ganar y perder. Esta es la lección que el Colegio Santa María del Pilar ha querido dar a los chicos de su equipo de baloncesto. La dirección del centro decidió hace unos días retirar a su conjunto masculino de la Copa Colegial de Madrid debido a una serie de comentarios ofensivos que algunos jugadores y alumnos vertieron en las redes sociales contra chavales del equipo contrario, el del Colegio Obispo Perelló, al que habían ganado y para el que 'El Pilar' solicita la victoria en la carta de renuncia. Leoncio Fernández, director del colegio, ha contado este miércoles en La Ventana cómo han reaccionado sus alumnos.

Los chicos no entendieron la medida al principio. No la veían justa, porque habían ganado, lo habían hecho por sus méritos y durante el partido no hubo nada que reprocharles. Fue luego en las redes sociales donde comenzaron a publicar memes burlándose de sus rivales. "Tenemos que hablar con ellos para saber si han aprendido el porqué, aunque hay algo que entendieron rápidamente y es a ponerse en el lugar del otro. La medida es un ejercicio de empatía para que a partir de ahí reflexionen", ha explicado el director.

Fernández, que no cree que esta decisión merme la competitividad del equipo, ha señalado que los padres han acogido este castigo ejemplar de forma diversa. Algunos no se lo han tomado muy bien, pero "otros, entendiendo la dureza de la decisión, la han apoyado, porque entienden que el valor del respeto va unido al hecho de educar".

El director ha querido subrayar, por otra parte, que en el deporte escolar hay muchos más casos de actuaciones positivas que negativas, porque la mayoría de entrenadores y monitores deportivos enseñan gestos y valores, relacionados con la actitud de no humillar al contrario. "Yo fui testigo de una derrota del equipo femenino de mi colegio en la que los padres del colegio vencedor, al terminar el partido, abrazaron a mis alumnas para darles ánimos".

La clave del error en el comportamiento, ha apuntado Fernández, está en el mal manejo de las redes sociales, porque se piensa que un tuit es una expresión momentánea de un sentimiento o un pensamiento, cuando realmente tiene un efecto prolongado en el tiempo: "En nuestro colegio trabajamos en esto cada día, porque tenemos que lograr que los alumnos sean conscientes de que un comentario, una foto, un meme, aunque lo publiquen sin mala intención, pues acaba generando una herida de la cual no son conscientes en el momento inicial".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?