Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 24 de Octubre de 2019

Otras localidades

Las otras Jackie Kennedy del cine

Esta semana ha llegado a las carteleras la película “Jackie” en la que Natalie Portman interpreta a Jacqueline Kennedy, papel por el que es candidata al Oscar este año. Actrices como Jaclyn Smith, Katie Holmes, Jaqueline Bisset, Jeanne Tripplehorn o Sarah Michelle Gellar se han metido también en su piel en películas para la televisión o la gran pantalla.

Jacqueline Kennedy fue una de las mujeres más famosas de Estados Unidos y se convirtió en un verdadero icono. Era una mujer de la clase alta neoyorkina, graduada en literatura francesa que trabajó de joven como fotógrafa y periodista. Fue así como conoció a John Kennedy. Aunque ella estaba prometida por entonces con un corredor de bolsa, el flechazo fue instantáneo y pocos meses después se casaban con todas las bendiciones de la familia Kennedy. Lo podemos ver en la serie de televisión "Los Kennedy" en donde Jacqueline está interpretada por Katie Holmes, la ex mujer de Tom Cruise.

Jacqueline se convirtió en un gran apoyo para la fulgurante carrera política de su marido. Junto a él hizo campaña y a su lado vivió como le elegían presidente en 1960.

Con 31 años Jackie Kennedy se convirtió en primera dama, la tercera más joven de la historia hasta ese momento, y enseguida se hizo notar. Su primer gran proyecto fue redecorar la Casa Blanca. Gran amante de la cultura, la llenó de obras de arte y objetos históricos. El 14 de febrero de 1962 realizó una visita guiada por la Casa Blanca para la televisión norteamericana. Aquel programa de televisión disparó su popularidad y a partir de entonces se convirtió en un icono para los norteamericanos.

Las mujeres copiaban su estilo y su ropa, los hombres fantaseaban con ella. Como primera dama impuso un nuevo estilo presidencial, más culto, moderno y cosmopolita. A las fiestas y cenas de estado acudían premios nobel, escritores o artistas de todo el mundo como el violonchelista Pau Casals.

Todo ello contribuyó decisivamente a moldear la figura pública de JFK. Pero Jackie también vivió junto a su marido los episodios de Bahía de Cochinos o la crisis de los misiles, dándole su apoyo incondicional. Tuvo que aguantar las infidelidades de su marido y superar la muerte de su hijo Patrick que solo murió con solo dos días de vida debido a problemas respiratorios.

Así hasta que llegó aquel fatídico 22 de noviembre de 1963 en Dallas. Por películas como "Parkland", que es el nombre del hospital donde fue trasladado Kennedy tras sufrir el atentado, sabemos que Jackie, interpretada en ese film por la actriz Kat Steffens, no quiso separarse ni un segundo de su marido; que en sus manos llevaba los restos que habían saltado sobre ella con los disparos.

En “El mayordomo” vemos también que no quiso quitarse durante horas el tristemente famoso traje rosa “chanel” lleno de sangre. En “JFK, caso abierto” y en otros films vimos su templanza en el funeral de Estado que se celebró por la muerte de Kennedy.

Tras la muerte de su marido Jackie desapareció un tiempo de la vida pública pero unos años después, tras el asesinato de Bobby Kennedy, le entró el pánico. Pensaba que la familia entera sufría una persecución y temiendo por la vida de sus hijos decidió abandonar los Estados Unidos. Fue entonces cuando recurrió a un viejo amigo: Aristóteles Onassis.

En 1968 se unió en matrimonio al magnate griego. Fue un matrimonio de pura conveniencia. Ella se alejaba de la maldición de los Kennedy y él absorbía algo de la posición social de Jacqueline. Sin embargo nunca se amaron. De hecho se despreciaban mutuamente.

La muerte de Onassis en 1975 evitó un divorcio que ya estaba en trámites. Jacqueline Kennedy pasó los últimos años de su vida junto a Maurice Tempelsman, un comerciante de diamantes belga, y dedicada a la edición de libros. Murió en mayo de 1994 víctima del cáncer. Lo que nunca dejó de hacer fue preservar el legado de su primer marido. Es más, fue en gran parte a través de su recuerdo por el que se fue gestando el mito de la presidencia de Kennedy como un Camelot moderno, un tiempo breve de esperanza que vivió el mundo, en el que la justicia y la razón prevalecían y que desgraciadamente terminó de forma trágica.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?