Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 15 de Octubre de 2019

Otras localidades

Natasha Richardson, una tragedia en la nieve

“La crónica negra de Hollywood” se ocupa esta semana de la muerte de la hija de Vanessa Redgrave y esposa de Liam Neeson, fallecida el 18 de marzo de 2009 a causa de un accidente de esquí.

La tragedia comenzó con unas inocentes clases de esquí en la estación canadiense de Mont Tremblant, cerca de Canadá. Natasha Richardson se encontraba con sus hijos y un instructor deslizándose por la nieve cuando de repente se resbaló y sufrió una caída. Al principio, el accidente parecía no tener mucha importancia. Solo el susto y un fuerte golpe en la cabeza. Según algunas versiones el instructor llamó a los servicios sanitarios. La actriz no presentaba aparentemente ninguna herida, pero fue inmovilizada por seguridad. Según otras fuentes, Natasha Richardson se marchó por su propio pie. Una hora después, la actriz empezó a sentirse mal.

Fue trasladada primero a una clínica cercana y posteriormente al hospital del Sagrado Corazón de Montreal donde Natasha Richardson entró en coma por un traumatismo craneal. Su marido, Liam Neeson, viajó desde Toronto, donde se encontraba rodando la película “Chloe” y tomó la decisión de trasladar a su esposa en un jet privado a Nueva York, al hospital Lennox Hill. Allí, ante el estado de muerte cerebral, sus familiares decidieron desconectarla de los aparatos que la mantenían con vida.

Natasha Richardson tenía 45 años. Cuando se supo la noticia de su fallecimiento se guardó un minuto de silencio en Broadway y en el West End londinense. Nadie podía creérselo. Natasha Richardson derrochaba tan solo unos días antes una felicidad completa. Era respetada en su trabajo, querida por su esposo y sus hijos y pertenecía a una de las estirpes de actores y actrices más prestigiosas del cine británico. En el siguiente reportaje os contamos su historia.




Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?