Viernes, 05 de Marzo de 2021

Otras localidades

CINE

Los videoclubes que resisten

Reunimos a los propietarios de algunos negocios que siguen alquilando películas a pesar de los nuevos hábitos tecnológicos

Un joven ante la variedad de películas de un videoclub.

Un joven ante la variedad de películas de un videoclub. / Getty Images

En el año 2007 España contaba con unos 8.000 videoclubes, mientras que hoy tan solo subsisten alrededor de 500. Sin embargo, alquilar las películas en estos negocios se ha vuelto para algunos un concepto romántico, en contra de la oferta cinematográfica que brindan las plataformas online. En Hoy por hoy con Gemma Nierga hemos reunido a tres responsables de videoclubes de diferentes puntos de España.

Muchos han vuelto a las tecnologías retro, como fruto de la nostalgia que tanto está de moda. Quizá el videoclub sea una de esas cosas que vuelva a nuestras vidas, pero de momento, son pocos los que se mantienen a flote. Tan pocos, que han formado un grupo de WhatsApp para apoyarse y crear nuevas tendencias para sus negocios.

En Algeciras tan solo queda uno, cuando hace unos años superaban la veintena. El responsable del último negocio superviviente, Estudio 54, se llama Aitor Estévez y cuenta que, entre las novedades que pretende introducir está el servicio a domicilio de las películas. En este negocio, Aitor se preocupa principalmente por que los clientes, o amigos, entren a su negocio en familia.

Aurora Depares, lleva el videoclub Video Instan en Barcelona y piensa que, aunque se planteen llevar las películas a casa, es bueno que no nos acomodemos tanto. A pesar de que los nuevos hábitos tecnológicos ofrezcan nuevas ventajas, el videoclub tiene muchas otras como el trato personal, las recomendaciones y los bajos precios. "Ahora el trato con el cliente es mucho más personal", destacaba.

En Madrid, con más de 3 millones de habitantes, quedan menos de diez negocios de este tipo. Uno de ellos es Ficciones, regentado por Marcia Eburo. La propietaria destaca la importancia y la belleza de observar las carátulas. "Los clientes pueden estar 40 minutos viendo una carátula tras otra", remarcaba.

Aunque sean un tipo de negocio que decrece, sus propietarios no se muestran hostiles ante los nuevos modelos de negocio en internet. "Las plataformas digitales no son enemigos, es una competencia legal", destaca Aurora. "El problema viene cuando hay un consumo ilegal e irresponsable del cine", dice para referirse a la piratería. Los tres coincidían en que para sostener un videoclub hace falta ser un amante del cine. "Me da para comer y hago lo que me gusta", concluye Marcia.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?