Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 29 de Febrero de 2020

Otras localidades

Moción de censura

Cierto que Suarez consideraba a González su alternativa y que Mariano Rajoy no tiene ni remotamente el mismo concepto de Pablo Iglesias, pero pretender ventilar su moción de censura con su portavoz, sería un intento, no de combatir su propuesta, sino de ignorarle

La vida parlamentaria en las democracias exige una serie de comportamientos reglados. El debate puede tener toda la dureza o ironía que se quiera, pero no es posible ignorar que todos los diputados encarnan la soberanía nacional y que el principio de representatividad existe para todos y cada uno de ellos.

Viene a cuento de la anunciada decisión del Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de no intervenir en la moción de censura que ha presentado el grupo parlamentario de Unidos Podemos contra él. Es verdad que la moción de censura, tal y como se plasmó en la Constitución, tiene dos patas: una, sirve para explicar por qué se quiere censurar políticamente al gobierno y otra, está pensada para que el nuevo candidato se someta a una especie de duro examen ante todo el Congreso. Él y no el presidente en ejercicio.

En la primera y más famosa moción de censura de la democracia, la que presentó el PSOE en mayo de 1980 contra el gobierno de Adolfo Suárez, intervino no solo el portavoz de Unión de Centro Democrático, sino el entonces vicepresidente y hasta seis de sus ministros. Y el propio Suárez subió a la tribuna brevemente, no tanto para argumentar contra el proyecto de Felipe González, sino simplemente para dejar constancia de una especie de cortesía parlamentaria.

Cierto que Suarez consideraba a González su alternativa y que Mariano Rajoy no tiene ni remotamente el mismo concepto de Pablo Iglesias, pero aun así pretender ventilar la respuesta la moción de censura de Unidos Podemos con la única intervención del portavoz popular, Rafael Hernando, sería un intento, no de combatir su propuesta, sino de ignorarle. Y sucede que el grupo parlamentario de Unidos Podemos representa tanto como los demás la soberanía nacional, algo que debería impedir mostrarle desprecio.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?