Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 13 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Las chicas son guerreras

El estreno de "Wonder Woman" ha hecho que recordemos a otras heroínas de acción que hemos visto en el cine.

En las primera décadas del cine las mujeres tenían asignados unos papeles y unos personajes, digamos, poco atrevidos. Las chicas podían ser reinas del melodrama, de la comedia o el musical pero en cuanto comenzaba la acción tenían poco que decir. Su papel solía reducirse al de damisela en apuros o al de esposa encargada del reposo del guerrero.

Tomemos por ejemplo el western, uno de los géneros en teoría más misógenos. La dama sureña, la dulce indiecita, la chica del salón o la fiel esposa eran básicamente los papeles que representaban las actrices. En el western las mujeres eran las encargadas de civilizar el entorno del héroe, domesticándole. Solo había algunas pocas excepciones.

Lo mismo pasaba en otros géneros como el bélico o las películas de piratas. Jean Peters fue durante muchos años la única mujer pirata del cine. En las décadas de los 60 y 70 la revolución feminista permitió que la mujer asumiera nuevos roles en la sociedad pero en el cine la cosa costó un poco más. Habría que esperar hasta 1979 para que el cine de grandes estudios nos mostrara a su primera heroína de acción. La teniente Ripley que Sigourney Weaver interpretó en su odisea contra el baboso alien, marcó un antes y un después.

Durante los años 80 las más aguerridas son las mujeres del cine de espada y brujería tipo "Conan el bárbaro". Y poco más. Las películas de artes marciales de Cynthia Rothrock, Amy Madigan en "Calles de fuego" las heroínas del cine de acción de los 80 aparecen con cuentagotas.

Es en los años 90, cuando el papel de la mujer cambia definitivamente dentro del cine de acción. Sandra Bullock manejaba el autobús de "Speed". Carrie Ann Moss, alias Trinity, se ocupaba de proteger a Keanu Reeves en "Matrix". Catherine Zeta Jones demostraba ser una ladrona muy preparada físicamente en "La trampa" y Geena Davis emulaba a Jean Peters haciendo de pirata en "La isla de las cabezas cortadas".

Con la llegada del siglo XXI la figura de la mujer dentro del cine de acción cobra aún mucha más fuerza. Las películas se llenan de chicas fuertes, resolutivas y con capacidad de liderazgo. Películas como "Tigre y dragón" o La casa de las dagas voladoras nos enseñaban que en lo tocante a artes marciales, ellas nada tienen que envidiar a los discípulos de Bruce Lee.

Del mundo de los videojuegos nos llegó la protagonista de "Tomb Rider, Lara Croft", arqueóloga y aventurera temeraria a la que puso rostro Angelina Jolie. Pero sin duda la heroína más temible del cine de comienzos de siglo nos la mostró Tarantino en Kill Bill. Con su chándal amarillo y repartiendo sablazos con una catana, a Uma Thurman le daba igual el número de enemigos a los que se enfrentaba.

Cameron Diaz, Lucy Liu y Drew Barrymore llevaron a la pantalla las aventuras de "Los ángeles de Charlie". Mención aparte merecen las superheroínas. Antes, en las películas de superhéroes, las mujeres estaban allí principalmente para ser rescatadas. Pero en las últimas décadas ellas también se enfrentan con gallardía a los supervillanos. La viuda negra, Catwoman, La mujer invisible de "Los cuatro fantásticos" o Pícara, Tormenta y demás heroínas mutantes de los "X-men".

Otra franquicia de acción de éxito protagonizada por una mujer es "Resident evil", con la mata-zombies Alice, a la que da vida Milla Jovovich. Lo mismo que Kate Beckinsale y las películas de "Underworld".

La tendencia ha continuado en los últimos años. Lisbeth Salander, protagonista de las películas de la trilogía "Millenium" o Katniss, la heroína de "Los juegos del hambre" a la que da vida Jennifer Lawrence. Y hace tan solo unos meses vimos como Scarlett Johansson, mitad mujer mitad robot, repartía estopa en Ghost in the Shell, el alma de la máquina.

Ahora llega a las pantallas Wonder Woman. El personaje que interpreta Gal Gadot es una heroína que nada tiene que envidiar al hombre de acero en valor y que, como él, tiene clara su misión. Ya lo dijo Rudyard Kipling: “La hembra de cualquier especie, incluyendo la humana, es siempre más letal que el macho”, y el cine actual da fe de ello.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?